Recordamos con nostalgia al periodista Diego Bonadeo, fallecido el 14 de octubre a los 77 años, quien nos brindó una polémica entrevista a comienzos de 2010. Contó por qué se fue de El Gráfico, fustigó el fútbol basura y reconoció que su célebre incontinencia verbal, que le hizo perder infinidad de trabajos, se agravó con la edad. “Cuanto más viejo más hijo de puta te volvés”, dijo.

Por Marcelo Benini
mbenini@periodicoelbarrio.com.ar

El 14 de octubre falleció, repentinamente, el periodista Diego Bonadeo. La noticia nos afectó porque habíamos tenido la oportunidad de conocerlo en profundidad. Fue protagonista de una intensa y comentada entrevista que este periódico le realizó a comienzos de 2010 tras descubrirlo una noche en La Zaranda, el desaparecido restaurante de Roosevelt y Triunvirato. En Villa Urquiza vivían su hija, su yerno y dos de sus nietos. “Como estoy jubilado, me gusta merodear por algunos lugares -contaba-. Por ejemplo el bazar gastronómico de Triunvirato y Congreso, donde encontré unos lindos cuchillos para el asado. Cosas de viejo pelotudo, ¿no?”.
Lo visitamos en La Lucila un día caluroso de enero. Alto y corpulento, vestía bermudas, zapatillas y una chomba. Curiosamente, no llevaba puestos los anteojos de armazón grueso que desde siempre lo caracterizaron. Tampoco fumaba. Nos contó que había dejado el cigarrillo hacía dos años. “Ya no tengo razones laborales para salir de casa, sólo escribo para Página 12 una columna semanal que envío por e-mail. Los que manejan este negocio se olvidaron de mí (…) Soy una mezcla de proscripto con autoproscripto”, se presentó, mientras descalificaba a su gato con uno de sus adjetivos preferidos: “Es un imbécil”. A continuación dejó una serie de impiadosas reflexiones:

Sobre la revista El Gráfico. “Estuve menos de dos años. Dante Panzeri se fue por cuestionar a Alvaro Alsogaray, esto fue a fines de 1962 o principios de 1963. Constancio Vigil fue el responsable de que se fuera, cuando Panzeri le enseñó a escribir. Igual, Vigil nunca aprendió. Después la revista se fue convirtiendo en un esperpento por culpa del máximo responsable del periodismo gráfico basura en la Argentina que es Carlos Fontanarrosa, uno de los creadores de revista Gente”.

Sobre el antifútbol. “Soy un hincha de Boca medio extraño. Cuando lo dirigía Juan Carlos Lorenzo quería que se fuera al descenso. Una discusión que tengo con Menotti es cuando dice que el gran responsable del fútbol basura es Osvaldo Zubeldía; yo digo que hay un antecesor que es el Toto Lorenzo. El empezó a regar canchas y es responsable de algunas tristísimas historias que dejaron secuelas en muchos jugadores”.

Sobre el Huracán de 2009. “¡Qué placer agarrar Pueyrredon, Jujuy y Colonia! El fenómeno Huracán demostró cómo es la historia: fue enorme la cantidad de hinchas de otros clubes, inclusive de San Lorenzo, que apoyaron la gestión de Mario Bolatti, no la de Cappa. Digo esto aunque Angel es muy amigo mío. Bolatti es uno de los mejores jugadores que vi en mi vida. Todavía me duele la estafa que fue la final. Gabriel Brazenas no dirige más y nadie dice nada. Niembro le gritó el gol de Vélez con toda su voz a Diego Latorre, que piensa como nosotros”.

Sobre Víctor Hugo Morales. “¡Víctor Hugo nunca jugó a la pelota! Tampoco entiende un pito de música: para él todos los flautistas son eximios y las arpistas deliciosas. Va al Teatro Colón y como se aburre cuenta las lamparitas de la araña central. Una, dos, tres, dos mil. ¡No sabe nada! Vive disfrazando la realidad. Le gusta enfatizar las erres, disfruta decir el recurrente recorrido de Arruabarrena. Es un imbécil”.

Sobre su incontinencia verbal. “Se agravó con la edad. Además la uso para todo. Mi mujer encontró una carta de una de mis nietas, la hija mayor de Gonzalo, de cuando tenía cuatro años. Abuelo, no me gustan los chistes que me hacés, decía. ¿Está clara la respuesta? Sí, soy medio cabrón, pero voy de frente. Y soy arbitrario, pero no necio. ¡Vos estás desde hoy pretendiendo que yo no sea como soy! ¿Sabés qué? Cuanto más viejo más hijo de puta te volvés”.

Sobre la Selección Argentina y el Mundial 2010. “Espero que Nigeria le haga 10 goles en el debut y quede eliminada en la primera ronda. ¡Terminemos con esta farsa, es la única manera de que el fútbol argentino renazca! Basta de Grondona, basta de Bilardo y basta de Maradona”.

Sobre las transmisiones de fútbol. “Si yo fuera el dueño de los derechos de televisión del fútbol -¡Dios me libre de que lo sea!- pondría las cámaras al servicio del juego. No quiero ver ni a la Guardia Imperial, ni a los Borrachos del Tablón, ni a la Doce, ni a Menotti, ni a Cappa, ni a Bilardo ni a ningún director técnico. No quiero ver los bancos de suplentes, excepto antes del partido para saber cómo son las caras de los jugadores que pueden entrar. ¡Basta de notas de color, no quiero más una cámara en la manga! ¡Vamo’ eh! ¿Qué significa vamo’ eh? ¡Son imbéciles! Después la tiran para arriba. Amo el fútbol y detesto su entorno. Pero mientras haya Huracán del año pasado, mientras haya Barcelona y me pongo de pie, mientras haya liga inglesa, hay esperanza”.

Comentarios Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.