«Teníamos la necesidad de saber qué pasó»

A diez años de la escandalosa definición del torneo argentino entre Vélez y Huracán, Marcelo Benini -director de este periódico- investigó junto a Pedro Fermanelli la trama oculta de aquel partido definitorio. “La final bastarda” es una publicación incómoda que aporta indicios, pistas y certezas sobre lo ocurrido el 5 de julio de 2009 en Liniers. Tras ese sospechoso encuentro, el árbitro Gabriel Vito Brazenas no volvió a dirigir.

Vuele alto, Loco

René Houseman fue una gloria de Huracán y campeón mundial en 1978. Vivía en el Bajo Belgrano, muy cerca de la Comuna 12, y en 2001 se prestó a charlar con este periódico. Habló de sus adicciones y reconoció errores.

Carlos Babington: Confesiones desde el destierro

Un ascenso, un descenso, un equipo inolvidable que no pudo salir campeón, peleas con referentes y transferencias bajo sospecha son la fórmula del cóctel explosivo que empujó su salida de Huracán por la puerta de servicio. Dice que la final perdida ante Vélez y las suspicacias en el pase de Javier Pastore rompieron su relación con los hinchas. A casi seis años de su caída, sin poder pisar el Ducó ni Parque Patricios, el Inglés rompe el silencio.

Murió el gato de Brazenas

La mascota era, según el propio ex árbitro, su único amigo. En la entrevista con este periódico había anticipado su próximo final.

Gabriel Brazenas rompe el silencio

Poco y nada se supo de él desde el 5 de julio de 2009, cuando quedó en el ojo de la tormenta tras la polémica final entre Vélez y Huracán.