La diputada Inés Gorbea (Evolución) presentó un proyecto en la Legislatura porteña para crear una línea que circule por la colectora de la avenida entre los barrios de Villa Devoto y Núñez. Tendría nueve estaciones, pasando por Villa Pueyrredon, Villa Urquiza y Saavedra, y su funcionamiento estaría a cargo del Estado.

A casi 60 años de la desaparición del tranvía en la Ciudad de Buenos Aires, un proyecto de ley propone el regreso de este histórico medio de transporte. Se trata de la iniciativa parlamentaria de la diputada Inés Gorbea (Evolución), presentada a principios de octubre en la Legislatura porteña, que plantea crear el “Tranvía General Paz”. La línea circularía por la colectora de la avenida, entre los barrios de Villa Devoto y Núñez, contaría con nueve estaciones y su servicio y tarifa estarían a cargo del Estado.
«Es una necesidad inminente conectar a los barrios de Villa Devoto, Villa Pueyrredon, Villa Urquiza, Saavedra, Belgrano y Núñez debido a la falta de soluciones en materia de transporte en esas zonas», destaca la legisladora, cuyo bloque es aliado del oficialismo porteño. Según indicó Télam, entre las características que contempla el proyecto figura que los tranvías deberán contar con suspensión neumática, iluminación interior LED, ser apto para el transporte de personas con movilidad reducida (incluyendo el traslado de sillas de ruedas), estar habilitado para llevar bicicletas y circular a una velocidad promedio de 40 kilómetros por hora.
«Mediante la implementación de una opción ecológica, rápida y eficiente, los vecinos tendrán la opción de utilizar y combinar las líneas Mitre, Belgrano Norte, Urquiza y San Martín de ferrocarriles. Asimismo, podrán hacer uso de las más de veinte líneas de colectivo que transitan por la zona y hacer conexiones con el Metrobus», agrega Gorbea.
Las estaciones previstas en el recorrido serían nueve: la colectora de la General Paz y Ricardo Gutiérrez, luego a la altura de la Avenida San Martín, Albarellos, Constituyentes, el Parque Sarmiento, Plaza, Cabildo, Del Libertador y la Avenida Lugones, en la zona de la Ciudad Universitaria. Estas paradas tendrían que contar con «alimentación mediante paneles solares, baterías para almacenar energía y terminales automáticas de recarga de tarjeta SUBE», aclara el proyecto.

Antigua foto del tranvía 96, que hasta mediados del siglo pasado unía Villa Urquiza con Plaza de Mayo.

La historia del tranvía
Este medio de transporte de origen galés funcionó por primera vez en la Ciudad de Buenos Aires en 1863, como una prolongación del Ferrocarril del Norte. Por entonces, era con tracción a sangre y hacía su recorrido desde Plaza de Mayo hasta Retiro. “El tranvía se independizó del ferrocarril y estrenó vías y líneas propias el 27 de febrero de 1870. Pocos años después, una crecida red tranviaria -que llegó a ser la más extensa del mundo- nos haría vanagloriar de estar viviendo en una urbe conocida aquí y afuera como la Capital del Tranvía”, destacaba el historiador y colaborador del periódico Luis Alposta en una nota publicada el año pasado.
“A fines del siglo XIX, la ‘tracción a sangre’ le cedió paso a la electricidad. A treinta millas por hora y con capacidad para 36 pasajeros sentados, estos trepidantes ‘loros’ y ‘marfiles’ (en alusión a sus respectivos colores) atravesaron una época que coincidió con el desarrollo y la prosperidad de los barrios. En aquel tiempo, con 146 kilómetros de vías tranviarias, Buenos Aires fue conocida como la ciudad de los trainways”, añadía el también médico y poeta.
Ricardo Bazzi, socio de la Asociación Amigos del Tranvía, evocaba en una nota de 2005 cómo se dio el arribo de este medio de transporte a nuestros barrios: “Hacia fines de 1902, una solicitud de alrededor de 750 vecinos de Villa Urquiza fue elevada al Intendente Municipal para pedir que alguna de las líneas tranviarias existentes llegaran hasta el barrio. Como consecuencia de ello, la zona contó con este medio de transporte desde abril de 1909, al aparecer la línea 96, y dispuso durante los 45 años de existencia de cinco líneas: dos de la empresa Anglo-Argentina (35 y 96, de color marfil) y tres de la Compañía Lacroze (7, 15 y 22, luego 90, con los colores verde y blanco). Cuando las empresas fueron nacionalizadas, su color pasó a ser plateado con una franja azul bajo los ventanales”.
Las líneas de la empresa Lacroze dejaron de funcionar en diciembre de 1951 y las dos restantes resistieron hasta 1954. Sin embargo, este medio de transporte cayó en desgracia al poco tiempo y finalmente desapareció en 1962.

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2019/11/General-Paz-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.