Entre mediados de los años 80 y 2007 funcionó, en Mendoza y Ávalos, uno de los primeros videoclubes de Villa Urquiza. Circula el mito no verificado de que fue el más grande del país hasta la llegada de los Blockbuster. Se llamaba “Estilo” y, por su original concepción, hacía honor su nombre. Lo atendía con mucha dedicación la familia Longhitano, encabezada por el todoterreno tano Miguel. El local era una especie de laberinto de dos plantas, que contaba con taller propio para reparar las videocaseteras y los casetes; también había un rebobinador de cintas a disposición de los clientes. Recorrer su interminable superficie era un espectáculo cautivador.

Tras la crisis del alquiler de películas hogareñas y la prematura muerte de su dueño, el local fue alquilado a un restaurante que, a modo de homenaje, integró el nombre a su marca.

Un vecino que trabaja como director de fotografía en cine y publicidad le contaba en 2012 a la revista El Guardián: “El videoclub estaba dividido por géneros y tenía una sección de clásicos donde podías encontrar casi cualquier película desde los inicios del cine. Realmente tenía un catálogo completísimo y muchísimos estudiantes de cine éramos socios. Incluso algunos que no eran del barrio se iban hasta allá especialmente, porque había pocos videos como ése en la ciudad”.
Quienes deseen compartir fotografías de inmuebles antiguos de nuestra comuna que se hayan conservado intactos o casi, para compararlos con el entorno edilicio del presente, pueden enviarnos el material por e-mail a correo@periodicoelbarrio.com.ar

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2018/01/Estilo-1-150x150.jpg