Ubicada en Caracas y Griveo desde 1921, la institución fue fundada el 10 de junio de 1907 en Villa Urquiza y de ese barrio adoptó su denominación. Tiene el privilegio, junto a otros cinco clubes, de haber formado la actual Asociación Argentina de Tenis. Fue cuna de grandes campeones y hasta Gabriela Sabatini disputó una final en sus canchas. Este mes festejó 110 años y lo celebró con sus socios.

Cuando el tenis era todavía un deporte incipiente en el mundo entero y siete décadas antes de que Guillermo Vilas revolucionara el deporte en nuestro país, los barrios de Villa Urquiza y Villa Pueyrredon compartieron el privilegio de ver nacer a uno de los más antiguos clubes de esa disciplina existentes en Argentina. El Urquiza Tenis Club, ubicado en Caracas y Griveo, cumplió 110 años el pasado 10 de junio y lo celebró con un almuerzo al que asistieron 140 personas, entre socios e invitados especiales.

Origen inglés
La institución debe su existencia a un grupo de empleados del ferrocarril, de origen inglés. Gran Bretaña había exportado el tenis a todo el mundo y la Argentina rápidamente adoptó al llamado deporte blanco. La mayoría de los clubes de tenis deben su origen a iniciativas semejantes en distintas partes del país, en especial a la vera de los rieles. El UTC comenzó sus actividades alquilando las instalaciones del Club Kimberley, de Villa Urquiza, aunque no en su ubicación de Le Bretón y Mariano Acha.
Su nombre original fue General Urquiza Athletic Club, el 3 de febrero de 1940 se aprobó el cambio de denominación a Club Atlético Urquiza y la asamblea del 24 de setiembre de 1972 lo modificó por el actual. Conocido antiguamente como “el club de los ingleses”, en 1914 la institución -junto a Rosario Athletic Club, Villa Ballester Lawn Tennis, Belgrano Athletic, Devoto Tennis y Buenos Aires Lawn Tennis Club- fundó la Argentine Tennis League, precursora de la Asociación Argentina de Tenis. Desde 1921 el Urquiza Tenis Club funciona en la intersección de Caracas y Griveo, a sólo una cuadra de Monroe y Constituyentes.
Sus logros tenísticos son numerosos. Luego de muchos años sin acceder a la división mayor del tenis argentino, en 1971 el club ganó el ascenso con un equipo formado por Jorge Ferraro, José Izquierdo, Eduardo Gayá, Eduardo Plantón y Osvaldo Girolami. Otro año imborrable para el club fue 1981, ya que los primeros equipos de damas y caballeros obtuvieron su pase a la siempre soñada primera división. En los últimos años el UTC compitió en primera división con muchísimos halagos, formando equipos poderosos con jugadores que ostentaban ranking internacional de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP).
Gustavo Marcaccio, Patricio Rudy, Juan Pablo Guzmán, Diego Veronelli, Francisco Cabello, Andrés Scheneiter y Giovanni Lapenti son algunos de los grandes nombres que le permitieron al club coronarse campeón nacional de Primera División en 2001. Algo parecido ocurrió con las damas, con nombres como Natalia Gussoni, Jorgelina Cravero, García Sokol, Vanessa Furlanetto y Sol Rotondo. Gracias a ellas se logró el primer campeonato de primera división en 2003, logro repetido en 2005. Incluso Gabriela Sabatini, en su primera etapa como jugadora, llegó a jugar una final en el club de Villa Pueyrredon venciendo al crédito local Verónica Platz.

Salir a flote
El 21 de enero de 2001 la entidad sufrió las consecuencias de la catastrófica inundación que se produjo en la ciudad de Buenos Aires, que dejó todas las canchas de tenis y gran parte de las instalaciones bajos las aguas. A raíz de ello hubo que llevar a cabo una intensa y costosa reparación, que impidió la práctica de este deporte durante varios meses. Gracias a la gestión de la Comisión Directiva de ese momento, como al aporte personal y económico de un grupo de socios, la situación fue superada.

El club padeció la inundación del 2001.

Uno de los históricos dirigentes del Urquiza Tenis Club es Carlos Beillard, periodista y vecino de Villa Urquiza, que el año pasado asumió la presidencia. Lo acompañan en la tarea cotidiana Alejandro Trani, vicepresidente; Alejandro Espiñeira, secretario; Gustavo Valdez, tesorero; Alejandro Del Giudice, Ernesto Caffaro, Patricio González y Daniel Pitacco, vocales; Raúl Dato, intendente; y Patricio González, capitán de tenis.
“Me propongo es respetar la raíz tenística del club. El nuestro es un club exclusivo de tenis, como el Buenos Aires, el Argentino, Olivos, Gascón, Adrogué o Discobolo. La idea es volver a tener una buena escuela. Bajo la conducción del director de tenis de la institución, Julio Manzi y la directora de la escuela, Claudia Furlanetto, junto con un grupo de calificados colaboradores, los sábados y domingos por la mañana se están llevando a cabo los cursos para principiantes y avanzados de 5 a 14 años. Ya hay más de cien chicos y esperamos muchos más, para que luego pasen a la etapa de entrenamiento y puedan competir”, cuenta Beillard.
El club posee seis canchas de polvo de ladrillo iluminadas, una de cemento para singles, cancha de bochas, quincho, buffet y juegos para chicos, además de un soberbio natatorio, climatizado y con techo corredizo que permite la práctica de la natación todo el año. Esta actividad está concesionada a la Escuela Hipocampo, que ofrece tanto en verano como en invierno colonia deportiva y recreativa. “El nuestro no es un club cerrado, elitista, sino de clase media. Es cierto que en alguna época la mayoría de sus socios eran ingleses, pero eso cambió. El objetivo de mi gestión es ordenar las cuentas y sumar nuevas familias a la práctica del tenis”, reflexiona Beillard.

El Urquiza Tenis Club festejó 110 años y lo celebró con sus socios.

Curiosidades del UTC
* En 1916 diecinueve socios de la institución se ausentaron del país para participar de la Primera Guerra Mundial.
* En 1919 ingresan al club, sin pago de cuota, 15 veteranos de guerra.
* Recién en 1929 se instalan en el club los servicios de agua caliente y teléfono.
* Ese mismo año se organiza un torneo abierto con 419 inscripciones y el torneo interno registra 148 anotaciones, cuando el total de socios era de 187.
* Recién en 1944 ingresan al “club de los ingleses” los primeros socios argentinos: los señores García Beaumont, Capecchi y Pardal.
* En 1952, con un padrón de 380 socios, se extienden 300 carnets de pileta, cifra nunca alcanzada hasta ahora.
* En 1962 se empieza a escribir la palabra tenis sin doble “n” en las Actas y Memorias del club.

Comentarios

Comentarios

http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2017/06/UTC-1-150x150.jpg