Marcelo Valli dejó Coghlan en 1978, disgustado por la realidad política, y desde entonces vivió entre Italia y Suiza. Allí formó una familia, se recibió de antropólogo y trabajó dos décadas como investigador. Cuarenta años después, decidió regresar al país y remodeló la casa de sus padres, en Roque Pérez y Congreso, donde abrió un espacio cultural con diversos talleres y actividades.

Por Tomás Labrit
tlabrit@periodicoelbarrio.com.ar

La dictadura militar, Alfonsín y el regreso de la democracia, la década menemista, De la Rúa y el estallido del 2001, el interinato de Duhalde, las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner y la irrupción de Cambiemos. Pasaron más de 40 años desde que el vecino Marcelo Valli dejó el barrio de Coghlan. Tenía 22 y vivía con sus padres, en una casa ubicada en Roque Pérez y Congreso. Militaba en la izquierda y estaba estudiando Filosofía en la universidad, pero decidió abandonar el país, disgustado por la realidad política. Corría el año 1978, pleno auge del “proceso”.
“Como tenía el pasaporte suizo, primero viajé a ese país y luego me mudé a Milán, Italia, donde viví en los años 80. Allí empecé de cero la carrera de Filosofía con orientación antropológica y formé pareja con una inglesa, con quien tuve dos hijos. Después volví a Suiza para cursar una Maestría en Ciencias Sociales en Lausana y en los últimos 20 años trabajé en la municipalidad de esa ciudad como investigador en política social para los jóvenes”, cuenta Valli, antropólogo de formación.

-¿Es superlativa la diferencia de calidad de vida entre Suiza y Argentina, como se suele creer?
-Sí, no se puede comparar. En Suiza hay un nivel de consumo exacerbado, con la contradicción al mismo tiempo de que es uno de los países con mayor tasa de suicidio joven. Hay una situación muy privilegiada financieramente, pero a la vez un malestar por la dificultad de encontrar un sentido. La gente trabaja y consume.

-¿En algún momento quiso regresar al país, pese a ese bienestar?
-Sí, en el 89, porque estaba mi hija recién nacida, pero justo era el momento de la hiperinflación. Desde entonces viví en Suiza y el año pasado paré mi actividad para volver a instalarme en Argentina.

-¿Se asienta definitivamente?
-Sí, es la idea, aunque todavía me estoy acomodando. Retomé la casa de mis padres en Coghlan y en junio del año pasado inauguré allí el espacio cultural “Tinta Roja”.

-¿De qué se trata?
-Siempre tuve el proyecto de crear en el barrio un lugar de encuentro, debate y reflexión, sin identificación partidaria. También es una suerte de homenaje a Goyeneche, a quien mi papá conoció cuando era chofer de la línea 19. Me contaba que, cuando empezó a hacer sus primeras presentaciones en barcitos de Corrientes, iban todos los vecinos del barrio a escucharlo y apoyarlo. Justamente sobre eso estoy trabajando con un par de amigos y un cineasta, con el objetivo de organizar un taller para reconstruir la historia del barrio siguiendo la línea del Polaco.

-¿Qué actividades ofrece “Tinta Roja”?
-La idea es promover talleres y encuentros musicales. Estoy contactando a los músicos del barrio para que puedan venir y presentarse ante los vecinos. Hicimos un taller de canto grupal y en marzo pasado largamos con el taller de lecturas, que lleva adelante la gente de la Biblioteca Popular Sudestada, de Vicente López. También hay talleres de yoga, trabajo corporal y escritura creativa para niños y adolescentes. Para más información sobre las distintas actividades pueden entrar en nuestro perfil de Facebook: “Tinta Roja – Espacio Cultural”.

-¿Cómo encontró a Coghlan después de tantos años?
-Cambió mucho, aunque por esta zona las casas se han mantenido casi igual. Un problema que encontré, y que trato de combatir, es que los vecinos ya no ponen las sillas en la calle ni conversan entre sí.

-Y al país, en general, ¿cómo lo ve?
-Veo que está complicada la relación entre la gente: o estás de un lado o estás del otro, no hay punto medio ni posibilidad de poner en discusión ciertos temas. En Buenos Aires hay una tensión muy pesada.

Comentarios Facebook
http://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2019/04/Marcelo-Valli-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.