A 10 años del derrumbe de Orion Gym, la peor tragedia de la historia de Villa Urquiza

El 9 de agosto de 2010 murieron tres personas después de que colapsara el gimnasio de Mendoza 5030 por irregularidades en una construcción aledaña.

Compartir:

Hace diez años, más precisamente el 9 de agosto de 2010, ocurrió la peor tragedia de la historia de Villa Urquiza. La edificación que se encontraba en Mendoza 5030, donde funcionaba el Orion Gym, se derrumbó provocando la muerte de tres personas e hiriendo a otras 11.

En la propiedad adyacente al local había una obra en construcción, que debido a irregularidades produjo temblores. Alarmados, todos los negocios de la cuadra cerraron sus puertas menos este lugar. El Gobierno de la Ciudad aseguró en un primer momento que estaba todo en regla, pero la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) denunció que tenía problemas estructurales.

Días después se confirmaron las fallas graves en la excavación que derivaron en el colapso, razón por la que el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, decidió despedir a Oscar Ríos, el titular de la Agencia Gubernamental de Control. Villa Urquiza vivía por entonces un boom inmobiliario que implicaría grandes desastres edilicios.

El derrumbe del gimnasio de Mendoza 5030, en pleno corazón de Villa Urquiza, se cobró la vida de tres personas.

Las víctimas y la causa

El desplome de la propiedad obligó a realizar un megaoperativo, del que participaron casi 200 efectivos. Los rescatistas buscaron por largas horas a la mayoría de los once heridos (unos pocos pudieron salir por su cuenta) y encontraron entre los escombros a las tres víctimas fatales: Guillermo Fede, que tenía 37 años y era empleado del gimnasio; Luis Lu, joven de 23 años de origen oriental; y Maximiliano Salgado, estudiante de 18 años de la carrera de Ciencias de la Comunicación.

En la causa que se abrió por el hecho, los peritajes indicaron que el gimnasio se derrumbó como consecuencia de un mal apuntalamiento de la obra en construcción que se estaba levantando al lado. El expediente quedó a cargo del Juzgado en lo Criminal de Instrucción N° 45, de la jueza Ana Fontbona de Pombo, y tuvo como principales apuntados a Daniel Menta, titular de la empresa constructora; el ingeniero Guillermo Hecaya Varela, encargado de la obra; y Luis Pataro, dueño de la empresa de excavaciones.

De acuerdo con el sitio Parque Chas Web, que recientemente publicó una nota sobre el tema, “Menta y Heyaca Varela fueron condenados, pagaron un resarcimiento a las víctimas, pero no llegaron a cumplir prisión efectiva”.

Comentarios Facebook
Compartir: