A 45 años de la masacre, recordaron con una misa a los mártires palotinos

Los sacerdotes Pedro Dufau, Alfredo Leaden y Alfredo Kelly y los seminaristas Salvador Barbeito y Emilio Barletti fueron asesinados en la parroquia de Villa Urquiza el 4 de julio de 1976, durante la última dictadura.

  • 221
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

A 45 años de la Masacre de San Patricio, la comunidad palotina homenajeó con una misa a los cinco religiosos asesinados por el terrorismo de Estado. Se trata de los sacerdotes Pedro Dufau (67), Alfredo Leaden (57) y Alfredo Kelly (43) y los seminaristas Salvador Barbeito (29) y Emilio Barletti (23), que fueron fusilados por un grupo armado en la parroquia de Echeverría y Estomba, Villa Urquiza, el 4 de julio de 1976, poco después de comenzada la última dictadura cívico-militar.

La misa fue concelebrada por el obispo auxiliar de Buenos Aires Monseñor Joaquín Sucunza, el párroco P. Pablo Bocca y el delegado provincial de la Congregación Palotina P. Juan Sebastián Velasco. El comunero Pablo Ortiz Maldonado fue una de las autoridades que estuvieron presentes en la jornada, donde se reclamó Memoria, Verdad y Justicia por los mártires palotinos.

La Masacre de San Patricio es no sólo del episodio más sangriento que jamás haya ocurrido en Villa Urquiza sino también el capítulo más oscuro en la historia de la Iglesia Católica en la Argentina. Fueron cinco tiradores que utilizaron cuatro armas semiautomáticas y una ametralladora, con un saldo de cinco víctimas fatales. Hubo un solo y milagroso sobreviviente, el padre Rodolfo Capalozza, quien en aquel momento tenía apenas 20 años: tras una salida al cine, había decidido irse a dormir a su casa en vez de regresar a la parroquia.

Los principales medios de comunicación atribuyeron falsamente los homicidios al “extremismo” y la Justicia nunca pudo identificar a los autores materiales del crimen. Paradójicamente, el único condenado fue el periodista que investigó el magnicidio, Eduardo Kimel (1952-2010), acusado de calumnias e injurias por el juez Guillermo Rivarola tras la publicación del libro La masacre de San Patricio. Convertido en un proceso paradigmático por la libertad de expresión, Kimel presentó el caso en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que en 2008 falló en su favor y en contra del Estado argentino.

Comentarios Facebook
  • 221
  •  
  •  
  •  
  •  
  •