A tres años del cierre de Carrefour, un predio de Coghlan sigue abandonado

En 2018 los vecinos presentaron un proyecto para que el Gobierno de la Ciudad convierta el terreno en un parque público, pero todo hace suponer que en esa manzana se levantará un edificio.

Desde que existe el barrio de Coghlan, la manzana delimitada por las calles Naón, Quesada, Estomba y la avenida Congreso siempre tuvo una historia que contar. Primero albergó a la textil Sedalana, donde en 1934 se posó el célebre dirigible alemán Graf Zeppelin. Posteriormente se instaló la fábrica de televisores Zenith, famosos en el mundo entero.

A fines de la década del 90 llegó el Supermercado Norte, que tras su cierre fue adquirido por Carrefour. Pero desde mediados de agosto de 2017, cuando la cadena francesa vendió la propiedad, el enorme predio luce abandonado, en ocasiones con sus pastos crecidos, como si se tratara de la entrada a un pueblo fantasma. Los vecinos denuncian en las redes que la zona se llenó de ratas y expresan el deseo de que el lugar se convierta en un parque de uso público, algo que difícilmente sucederá.

El supermercado Carrefour, días antes de su cierre definitivo en agosto de 2017. Hoy el lugar se asemeja a un pueblo fantasma.

Cuando funcionaban los supermercados, los clientes que ingresaban al local por la Av. Congreso 3851 disfrutaban las bondades del pequeño espacio verde. Era un centro comercial atípico, que al menos ofrecía un desahogo a tanto cemento en un barrio carente de plazas. Durante casi dos décadas, ese modesto pulmón brindaba color y oxígeno a los vecinos de Coghlan.

Al parecer es inevitable que, más temprano que tarde, en esa manzana se levante un complejo edilicio. La noticia no es novedosa, ya que la informamos a los pocos meses de la salida de Carrefour, hace tres años. Recientemente el bar de la esquina cerró sus puertas y la propiedad está en venta, lo que permite suponer que toda la manzana podría integrarse a un mega proyecto inmobiliario.

A comienzos de año, este mismo medio recordaba que vecinos del barrio presentaron en 2018 un proyecto para que el Gobierno de la Ciudad adquiriera el predio y lo convirtiera en un parque público, sin saber que el lugar ya había sido vendido a particulares que tienen planes muy diferentes. “No podemos confirmar el rumor, aunque no sería extraño dado el fuerte crecimiento inmobiliario que experimentó el barrio en los últimos años, particularmente en la zona del corredor Donado-Holmberg conocida como DO-HO”, escribió el Arq. Jorge Luchetti.

La pequeña plaza que ocupaba el frente del Carrefour de Congreso era un pequeño pulmón para los visitantes, que no sólo se acercaban a comprar.

“Lo ideal sería que la manzana en cuestión termine siendo un espacio verde -se ilusionaba Luchetti en el mismo artículo-. No es una propuesta caprichosa sino una necesidad que tiene Coghlan, ya que en porcentaje de áreas verdes es uno de los barrios de la ciudad con menor cantidad. Tomemos en cuenta que, salvo el espacio perteneciente a la estación del ferrocarril, la zona carece de plazas y parques. Sólo cuenta con algunos canteros y pequeñas plazoletas, que en algunos casos son secas”.

A fines de la década del 90 se instaló en el lugar una sucursal del desaparecido Supermercado Norte.

Una fuente consultada del sector inmobiliario confirmó que el lugar tiene custodia privada y que suele haber un perro que hace las veces de guardián. “Adquirieron la tierra y esperarán años si es necesario a que se recupere el sector de la construcción”, admitió el informante, lo que hace presumir que esa postal fantasmal de Coghlan podría permanecer durante largo tiempo en el barrio.

Comentarios Facebook