Más conocido como Pala, está viviendo una carrera vertiginosa. Con 22 años acaba de salir campeón con Platense y ahora la rompe en el Nacional B. Primo de Erik Lamela y oriundo del barrio de Florida, el 10 está en el club desde la 9º División y antes se destacó en Futsal. Fatto in casa…

Por Julián Amerise
platense@periodicoelbarrio.com.ar

-Para los que no conocen mucho de tus comienzos, ¿dónde te criaste?
-Soy de Florida, acá en Vicente López, y arranqué a jugar a los cuatro años en Aristóbulo del Valle. Luego jugué en el Futsal de Platense y a los 7 años me fui a probar a cancha de 11. Ahí desde Infantiles hice todo: 9º, 8º, 7º, todas las inferiores… Hasta que en Primera me tocó debutar en 2015.

 -¿Recordás cómo fue el salto de Futsal a Fútbol 11? Porque eras chiquito y uno imagina las dimensiones completamente diferentes.
-El Futsal me encanta y hoy lo sigo mirando, pero cancha de 11 me gustó más. El Futsal te enseña a resolver rápido en espacios reducidos, en una cancha de 11 con espacios ajustados te puede ayudar, pero después todo es muy diferente.

-¿Quienes fueron tus “maestros” desde que entraste a las inferiores?
-Y… el Bocha Baena estuvo en Infantiles. Después uno de los DT que más recuerdo es Walter Corigliano, quien me ayudó mucho: con él en 6º empecé a tener continuidad, también en 5º con Carlos Orsi. Luego hice la pretemporada con la Reserva y cuando se volvió a armar el plantel, luego de dos meses, me llamaron para la Primera, un amistoso con Banfield. Ahí a las cinco fechas debuté con Roque Alfaro. Fue todo muy rápido.

 -Recién dijiste “cuando era chico”, pero sos joven todavía, recién estás arrancando.
-Sí, me acuerdo que cuando jugaba en 5º lo hice los últimos diez partidos y después me llamaron a la Reserva, entrené con Primera y ya me quedé. 

-¿Que te llevó a Platense? ¿Familiares hinchas, amigos del barrio, cercanía?
-La cercanía del barrio y que desde chico empecé a jugar ahí, todo eso te vuelve simpatizante de Platense.

-De a poco dejaste de ser el “primo de Erik Lamela” para ganarte un nombre y ser Agustín Palavecino.
-Con Coco hablo siempre: la última vez que vino, o antes de ir a jugar, le deseo suerte o él a mí.

 -Venías bien, pero empezaste a explotar en el campeonato pasado, justo para tener un gran año y ser campeón. Todo empezó con aquel golazo ante Defensores de Belgrano en la primera fecha. ¿Fue así?
-Sí, creo que fue así. Me ayudaron mucho mis compañeros y el cuerpo técnico, al transmitirme confianza. Eso te ayuda a mantener el nivel. 

-¿Qué tiene o tuvo de distinto Fernando Ruiz para lograr lo que otros no pudieron?
-Creo que Fernando marcó una idea de juego desde el primer día y me parece que al plantel le cayó bien, por las características de jugadores que teníamos, por eso cada uno cumplió muy bien su función.

 -Fue un torneo raro, porque sufrieron lesiones graves, apretadas de la barra, pero pudieron ser campeones. ¿Que marcó la diferencia con respecto a otros planteles de la B Metropolitana?
-Creo que el grupo fue fundamental, porque pasamos muchos momentos difíciles. A veces los resultados no ayudaban cuando nosotros dejábamos todo en la cancha, pero hubo que dar más todavía. Por eso pudimos sacar adelante esos momentos y lograr el campeonato soñado. Me parece que fuimos justos merecedores de ese título.

-¿Cómo recordás los últimos días previos a la coronación, desde ese partido en un barrial con Colegiales hasta la vuelta contra Estudiantes en Lanús?
-Uno iba a la cancha de Colegiales ilusionado con dar la vuelta olímpica ahí. La cancha no estaba en condiciones, pero sabíamos que podíamos ser campeones y para nosotros era la final del mundo. Hicimos todo lo que pudimos dentro de lo que se pudo jugar en ese campo de juego y casi terminamos perdiendo sobre el final. Como te digo, obviamente queríamos ser campeones ese día pero al saber que teníamos una final a los tres días no había tiempo para bajonearse. Estábamos preparados para jugarla al día siguiente si hacía falta. Creo que estuvimos muy mentalizados.

-Dicen que no hay mal que por bien no venga. ¿No hubiera sido muy amargo todo si salían campeones en Colegiales, casi sin hinchas de Platense, la cancha inundada? ¿No fue mejor como se dio todo al final con una final con alargue, estadio repleto, Obelisco?
-Sí, por supuesto. Fue una final, con público de ambos equipos, partido único, alargue… durísimo. Pero por suerte se terminó dando todo para nosotros, creo que merecidamente porque lo buscamos desde principio de año y no bajamos nunca los brazos.

Palavecino elude a Casco, de River, en la derrota de Platense por Copa Argentina.

-En ediciones anteriores hablamos con Facundo Curuchet y él destacaba la buena relación que forjó con vos casi desde el primer día. ¿Es así?
-Cuando Curu llegó a la pretemporada que iniciamos en Escobar se sentó en la misma mesa que yo y enseguida entablamos relación, jodiendo, haciendo bromas, y así se formó una linda amistad. El otro día le regalé la camiseta de mi gol contra Chicago y él me prometió la camiseta que use cuando vuelva a las canchas, que ojalá sea pronto.

-¿El día de su lesión con River les pudo haber afectado la noticia en el entretiempo? Porque habían hecho un gran primer tiempo…
-Mirá, para nosotros Curu es un jugador importantísimo. Creo que en el momento no tomamos magnitud de lo que le había pasado. Estábamos todos tan metidos en lo que teníamos que hacer que no caímos. Cuando nos enteramos fue un baldazo de agua fría. Ese día hicimos un buen primer tiempo y al segundo tiempo hicimos lo que pudimos. Ahora tendremos que esperarlo, aunque los chicos nuevos que llegaron lo están haciendo de la mejor manera. A Curu lo necesitamos bien para la segunda ronda, así que esperamos que esté bien para arrancar el año con todo.

-Empezó este Nacional B y Platense, salvo algunos partidos puntuales, viene mostrando un muy buen nivel, inclusive cayendo en forma inmerecida tres de los cuatro partidos que perdió. ¿Lo ves así?
-Sí, somos concientes de eso. Creo que hubo un par de partidos en los que tuvimos grandes actuaciones pero no se nos dio la sumatoria de puntos que mereceríamos tener. Si fuera por merecimientos, me parece que deberíamos estar peleando el campeonato. Pero bueno, esto es así, la categoría es así, los partidos se definen por detalles y nos equivocamos, los otros equipos no nos perdonaron y tuvimos esa mala racha de cuatro encuentros con derrota. Pero lo pudimos levantar con victorias. 

-Esa racha negativa provocó que Platense haya llegado a estar en descenso directo por unos días. El hincha se asustó aunque falte muchísimo y el nivel demostrado en el campo de juego no se condecía con esa tabla maldita…
-Esto es muy cambiante y sí, como recién ascendiste tenés que mirar también para abajo. Pero este grupo sabe que no fuimos inferiores a nadie, que vamos a seguir así con esa confianza que nos tenemos y pienso que vamos a hacer un gran torneo.

-¿Crees qué será posible terminar peleando arriba por un ascenso?
-Creo que sí, porque a estos equipos ya los enfrentamos y los conocemos. Si no se da el torneo, creo que a nadie le será fácil cruzarse con Platense si nos metemos al reducido. Más con este plantel que ya viene de ganar algo y sabe dar peleas importantes…

-¿Te favorece esta categoría teniendo en cuenta que los campos de juego están en mucho mejor estado que en la B Metro y que sos un jugador de “buen pie”?
-Sí, noté eso. Mismo lo había hablado con mis compañeros antes de empezar el torneo. Hay más espacios para jugar y los otros equipos también tienen jugadores de jerarquía como los nuestros.

-¿Puede ser que más allá del buen torneo que hiciste el año pasado ahora te sientas más dueño del equipo y que te la den cada vez más?
-Me siento bien. Estoy en una posición nueva, por izquierda, creo que eso me suelta más a la hora de marcar y llego con más aire a los últimos metros.

-Si todo sigue bien, parecería ser que sos un jugador con futuro de algún grande de Primera División, ojalá que con Platense, y tal vez de fútbol europeo. ¿Qué te gustaría para tu carrera profesional?
-Obviamente que todo jugador quiere llegar a lo más alto que puede dar. Yo hoy estoy en Platense dando lo máximo que tengo y eso creo que dará sus frutos para lo que venga en un futuro. Pero como te digo, hoy estoy acá y lógicamente me gustaría algún día llegar a jugar en Primera División y también en Europa.

-¿Qué recibís por parte de los hinchas que te quieren cada días más?
-La verdad que estoy muy contento porque el cariño se transmite mucho y eso es lo más lindo que le puede pasar a un jugador. Conozco mucha gente de Platense y cada vez que te cruzás con uno te lo hacen sentir. Lo agradezco mucho.

Foto de portada: Club Atlético Platense.

Comentarios Facebook
https://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2018/12/Pala-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.