Asociación Amigos de la Estación Coghlan

EN BUSCA DE UNA PLAZA PARA TODOS

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

(Edición del Mes: 8 Año: 1999 )

EN BUSCA DE UNA PLAZA PARA TODOS

Asociación Amigos de la Estación Coghlan

EN BUSCA DE UNA PLAZA PARA TODOS

Emilio Bence, presidente de la Asociación Amigos de la Estación Coghlan, afirma que en poco tiempo más se firmará un acuerdo con el Estado que le permitirá al barrio recuperar sus derechos sobre los terrenos lindantes a la estación. De esta manera se estaría más cerca de conseguir que ese lugar se transforme en una plaza pública.

Por Daniel Artola

La Asociación Amigos de la Estación Coghlan (AAEC) está a un paso de recuperar sus derechos sobre las parcelas lindantes a la estación de tren. En efecto, el Ente Nacional de Bienes Ferroviarios (ENABIEF) le comunicó en diciembre último su intención de ceder el predio. De esta manera, los vecinos recuperarían un espacio que cuidaron por más de treinta años y que constituye el único pulmón verde del barrio. La instancia siguiente a la firma del acuerdo es lograr que allí se levante una plaza pública, ya que Coghlan no cuenta con otra.

Un poco de historia

“La AAEC surge en 1967 por iniciativa de los vecinos y el impulso del interventor de Ferrocarriles Argentinos. El objetivo era cuidar las parcelas adyacentes a la estación Coghlan”, cuenta Emilio Bence, presidente de la entidad, entre papeles y recortes de diarios que certifican el trabajo que realizaron en beneficio de la comunidad. “Por entonces el lugar estaba muy abandonado, ya que Ferrocarriles no se encargaba de cuidarlo. Fueron los vecinos quienes hicieron las obras de iluminación, el camino de acceso a la estación y pintaron el lugar”, apunta el entrevistado. Los vecinos colaboraban con una pequeña cuota para solventar los gastos y con muchas horas que les robaban al descanso y a las familias. En dos oportunidades la estación fue premiada por las autoridades de Ferrocarriles Argentinos por su excelente conservación. Luego la institución consiguió un local en el mismo predio para funcionar y sus acciones se extendieron al aspecto cultural. En 1982 se inauguró la Biblioteca Infantil Bartolomé Mitre. “Debe ser la única que funcionó en una estación”, calcula Bence con entusiasmo. También señala sobre la mesa fotos que guardan imágenes de asados y carreras de embolsados para los chicos, que se organizaron para recaudar fondos.

El desalojo

Con la privatización de los Ferrocarriles comenzaron los problemas para los integrantes de la asociación. “Nosotros pagábamos un canon simbólico al Estado por el uso del sitio. De pronto, el organismo administrador incrementó el monto a una cifra imposible de pagar”, rememora Bence. Cerradas todas las puertas de la negociación, llegó lo inevitable: el desalojo en 1996. “Se llevaron todas las herramientas y los libros de actas”, detalla. Desde ese momento la AAEC funciona en el Colegio Horizontes, ubicado en Estomba 2626. Bence se muestra agradecido a los propietarios del establecimiento, que le dieron un lugar para realizar las reuniones sociales. “De esta manera no se perdió el espíritu de la asociación vecinal”, comenta.

La ordenanza

Pero aparte del trago amargo del desalojo también debieron luchar contra un proyecto inmobiliario que pretendía levantar unas torres en el predio, similares a las de Plaza y Ruiz Huidobro. “Esta noticia movilizó a todo el barrio. También intervinieron los concejales Norberto Laporta y Arturo López Santos, entre otros”, recuerda Bence. El 9 de agosto de 1990 se sancionó la ordenanza que le otorgó a esa franja de terreno en litigio la categoría de UP (Urbanización Parque) del Código de Planeamiento Urbano. Con esta medida se evita la construcción de edificios altos. En otro párrafo de la ordenanza se autoriza al departamento ejecutivo de la comuna a que interceda ante el Poder Ejecutivo Nacional para que promueva una ley ante el Congreso que transfiera esos terrenos a la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. “Pero ese proyecto duerme el sueño de los justos en algún cajón”, dice Bence. Ahora, con la perspectiva del acuerdo inminente, el presidente de la AAEC espera que se sancione esa ley salvadora.

Otro de los proyectos que desean vitalizar es levantar en la vieja usina de la calle Estomba un Centro Cultural, en comunión con la Junta de Estudios Históricos de Coghlan y la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad.

Los próximos pasos

Para poder realizar el nuevo convenio con el ENABIEF la asociación está actualizando su situación legal, ya que su personería jurídica quedó sin vigencia. Luego se elegirán a las nuevas autoridades, ya que las actuales tienen el mandato vencido. Una vez completados estos pasos y con el convenio en la mano, los integrantes de la AAEC se proponen a dialogar con la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), que son los permisionarios de la estación y del ramal de la ex Línea Mitre, para poder retornar al local de donde fueron desalojados. Y, como destino final, conseguir de una vez por todas y para siempre una plaza para Coghlan.

Comentarios Facebook
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •