Aumentó en más del 100% la cantidad de locales en alquiler y venta en la Ciudad

El dato se desprende de un relevamiento de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios. Por su parte, CAME registró una caída de las ventas minoristas del 17,8% en agosto.

Compartir:

Según se desprende de un relevamiento efectuado durante el mes de agosto por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), el número de locales en alquiler y venta en las principales áreas comerciales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires registró un incremento del orden del 109% “en relación a lo que sucedía antes de la cuarentena” por la pandemia de coronavirus.

En concreto, durante el mes pasado se detectó un total de 238 comercios disponibles para la venta o alquiler en los sectores relevados, que incluyen a las principales arterias comerciales porteñas: las avenidas Córdoba, Pueyrredón, Santa Fe, Cabildo, Corrientes, Rivadavia, Avellaneda y la Peatonal Florida.

Sin embargo, respecto a la medición anterior, correspondiente al mes de junio, se registró una baja del 27%, ya que para entonces el total de locales ofrecidos era 328. La entidad patronal, fundada en 1924, realiza este relevamiento desde el año 2014.

Según la CAC, el número de locales en alquiler y venta en la Ciudad aumentó en más del 100%.

Por otro lado, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) registró una caída de las ventas minoristas del 17,8% en agosto, tanto en locales físicos como en la modalidad online. En la región del AMBA la retracción escaló al 33%, mientras que en el resto del país fue del 9,4%. “Así, en lo que va del año, acumulan una caída anual de 30,5% que se explica por las fuertes bajas registradas en marzo, abril, mayo, junio y julio”, detalló CAME.

Los datos se desprenden en base a 1100 comercios de todo el país, relevados entre el lunes 31/8 y el sábado 5/9 por un equipo de 30 encuestadores de la entidad localizados en las capitales del país, GBA y CABA. “En mayor o menor medida todos los rubros finalizaron en baja, incluso aquellos considerados esenciales como alimentos, farmacias o materiales eléctricos y ferreterías”, resume el informe.

Y explica: “Si bien muchas ciudades del interior normalizaron su actividad, el cumplimiento de los protocolos, los menores ingresos de las familias, los altos niveles de endeudamiento y la menor circulación de gente en las calles siguen afectando el consumo. Más difícil es la situación en la región AMBA, donde el aislamiento social, preventivo y obligatorio es más estricto”.

Comentarios Facebook
Compartir: