Cantina Bruno cumple 63 años y lo celebra con un menú imperdible

En su semana aniversario, el bodegón familiar de Villa Urquiza ofrece -bajo la modalidad de delivery o “take away”- un mix con frutos de mar que te transportará al Mediterráneo.

  • 424
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Desde el 1º de julio, el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) entró en dos semanas de cuarentena estricta por la pandemia de coronavirus y por tal motivo sólo pueden permanecer abiertos los supermercados, farmacias y comercios esenciales, además de los locales gastronómicos, que están autorizados para realizar delivery de comidas o “take away”.

Uno de los tantos restoranes que debió adaptarse a esta emergencia sanitaria, acaso el más tradicional de Villa Urquiza, es Cantina Bruno, ubicado en Pedro Ignacio Rivera y Bucarelli. En la semana de su 63ª aniversario, el típico bodegón de barrio ofrece un menú con frutos de mar que te transportará al Mediterráneo.

La propuesta gastronómica es un mix de mar que incluye calamarettis fritos, rabas a la romana y langostinos gabardina. En la carta también se destacan el pulpo español a la gallega, las ranas toro a la provenzal y los ostiones gratinados, entre otros platos. Para el postre, la casa recomienda el tiramisú, una delicia a base de biscoti, mascarpone y café, con maridaje de Saint Felicien Semillón Doux. Hacé tu pedido con anticipación, sin costo de envío, al 4524-0832. Además de Villa Urquiza, el radio de delivery engloba a Villa Pueyrredon, Villa Devoto, Saavedra, Núñez y Belgrano. En caso de optar por el “take away”, acercate a Dr. Pedro Ignacio Rivera 5308, siempre respetando las medidas sanitarias de prevención.

Acerca de la Cantina
En una época en donde Villa Urquiza todavía estaba poco poblada, un inmigrante italiano tuvo la idea de crear un bar de paso para alimentar a los trabajadores de las fábricas de la zona. Ese hombre fue Pedro Pablo Bruno, quien el 6 de julio de 1957 compró un local en Ceretti y Cullen -considerado la primera pulpería del barrio- e instaló la Cantina Bruno (“bodega negra u oscura”, en italiano).

El restorán diariamente convocaba a los empleados de la cigarrería Avanti, Simplex, Algodonera Urquiza y algunas industrias de San Martín, que contribuyeron decisivamente en la expansión y desarrollo de la zona. Años después, la cantina se mudó a su ubicación actual, la esquina de Rivera y Bucarelli, siempre conservando la impronta que marcaron Pedro Bruno y su esposa, Ángela Guerra.

En 2017, Diego Pérez y su colega Alejandro “Huevo” Müller almorzaron en Cantina Bruno para el ciclo gastronómico “Pantagruélico”.

Ranas, caracoles, rabas, calamarettis y cintas negras amasadas con tinta de calamar son algunos de los platos que engalanan una carta típicamente tana. “Cantina Bruno nació dándole de comer a la clase obrera y fue aggiornándose a medida que el barrio se desarrolló”, cuenta Pablo Bruno, administrador del local y nieto del fundador. Criado en Ceretti y Pedro Ignacio Rivera, donde vivía su abuelo, comenzó a trabajar en el local gastronómico pasados los 20 años. Hoy lo acompañan su madre Rosa, su hermosa familia y los colaboradores de siempre. También está el recuerdo imborrable de su papá, Juan.

Comentarios Facebook
  • 424
  •  
  •  
  •  
  •  
  •