Científicos argentinos desarrollan un producto para combatir el dengue

Se trata de una formulación líquida que mata a la larva del mosquito transmisor. “Es segura tanto para personas como para animales y tiene potencial para ser industrializado”, destaca el INTA.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, conocido por sus siglas INTA, acaba de presentar un desarrollo biológico contra las larvas del mosquito transmisor del dengue, Aedes aegypti.

Se trata de un biolarvicida de formulación líquida, elaborado a base de Bacillus thuringiensis israelensis (Bti), que cuenta con el potencial para ser rápidamente industrializado. El Instituto de Microbiología y Zoología Agrícola (IMYZA), del INTA Castelar, es el área responsable de este nuevo avance de la ciencia argentina.

El dengue se contrae por la picadura del mosquito Aedes aegypti.

“Si bien en el país actualmente existen productos biológicos similares para combatir este mosquito, la novedad es tener disponible para la industria un biolarvicida igualmente eficaz, como los mejores productos de importación, pero utilizando un protocolo de producción con insumos más económicos y de fácil acceso”, destacan desde el INTA.

Esta tecnología podrá sustituir a productos importados y ya está disponible para ser licenciada a empresas interesadas en producirla y comercializarla. “El compromiso del INTA con la salud pública, a través de este y otros desarrollos, permite brindar colaboración a las firmas o instituciones interesadas en la puesta a punto de protocolos de producción en pequeña escala, paso previo y necesario para el escalado y producción industrial”, explican.

Se trata de una formulación líquida que permite controlar al mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue.

“Este biolarvicida es el resultado de años de investigaciones con esta bacteria de origen natural y de la cual surgieron otros prototipos de bioinsumos destinados al control de plagas, como insectos lepidópteros, coleópteros y dípteros”, enfatizan los científicos. Cabe recordar que el mosquito Aedes aegypti, además de ser el vector del dengue, también transmite otras enfermedades como la fiebre amarilla, la producida por el virus de zika y la fiebre o artritis epidémica chikungunya.

“Una de las principales características de este producto es que la larva del mosquito muere, pero es inocuo para el ambiente donde se aplica. Además, debido a que es seguro tanto para las personas como para los animales, se puede incorporar en agua potable si se respetan las indicaciones del marbete –etiqueta–, en cuanto a las dosis recomendadas”, subrayan.

Larva viva del mosquito Aedes aegypti. Además de ser el vector del dengue, también transmite otras enfermedades.

Tampoco “presenta inconvenientes al usarlo de manera permanente, ya que la radiación solar lo elimina del medio. Se considera que, una vez aplicado, si está expuesto al sol, debe ser repuesto después de 10 o 15 días de aplicado, aunque demostró una vigencia de hasta 30 días cuando los ambientes acuáticos son sombreados o semisombreados”.

Por último, los investigadores del INTA recuerdan que este tipo de productos son reconocidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), al establecer que el éxito de los bioinsecticidas se basa en dos pilares fundamentales: su eficacia y la seguridad ambiental.

Este producto representa un nuevo avance de la ciencia argentina.

Cabe recordar que, según el último Boletín Epidemiológico Semanal de la Ciudad de Buenos Aires, publicado el pasado 15 de mayo, del 1° de enero al 9 de mayo se confirmaron 6.896 casos de dengue en la Capital Federal, de los cuales 250 corresponden a la última semana analizada (del 3 al 9 de mayo).

Del total de contagiados, “se considera que 6591 (95,6%) no viajaron a una zona con circulación viral y 305 (4,4%) sí lo hicieron”, detalla el informe oficial y destaca que “continúa la tendencia estacional en disminución, al igual que en las últimas cuatro semanas”.

Estos 19 barrios porteños, entre los que se encuentra Villa Urquiza, concentran el 90% de los casos de dengue en la Ciudad.

En cuanto a la distribución de los casos, se registran en toda la Ciudad, pero con distintos grados de impacto. El barrio más afectado en relación con su población es Flores, seguido por Barracas, Villa Soldati, Vélez Sarsfield y Villla Lugano. Todos ellos concentran el 55% de los casos porteños.

Con referencia a las comunas, las 7 y 8 son las más afectadas. La 12, integrada Villa Urquiza, Saavedra, Coghlan y Villa Pueyrredon, es la séptima con más casos entre las 15 jurisdicciones porteñas. En lo que va de este año, el distrito presentó 343 contagios, de los cuales 241 (70%) corresponden al barrio de Villa Urquiza.

Comentarios Facebook