Con carteles y flores pegados a un árbol, homenajean en Villa Urquiza a Pil Trafa

Las referencias aparecieron en Tamborini y Bucarelli, esquina donde el cantante de Los Violadores y Pilsen nació y vivió hasta finales de los 90. La muerte lo sorprendió en Perú el pasado 13 de agosto.

  • 95
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La noticia de la muerte de Enrique Héctor Chalar -ocurrida el pasado 13 de agosto en Lima, Perú, donde residía hace dos décadas- causó consternación en el ambiente de la música nacional. El legendario cantante de Los Violadores y Pilsen, parte de la historia grande del punk en Argentina, falleció de manera repentina a los 62 años.

La noticia fue comunicada en las redes sociales de Pilsen, su actual banda, con la que semanas atrás había ganado el Premio Gardel gracias a su álbum Carne, Tierras y Sangre en la categoría Álbum Pesado/ Punk: “No hay palabras que alcancen para expresar nuestro pesar. Acompañamos especialmente a su mujer y a su hijo en este momento y abrazamos a todos sus seguidores que tanto significaron siempre para Pil. Pil Chalar 1959-2021 a la eternidad”.

Su antiguo compañero Stuka, guitarrista de Los Violadores, escribió en su cuenta personal de Facebook: “Y no lo puedo creer, fuck! no se qué decir, hacer o pensar, se fue el compañero de la vida, el partenaire de las mejores y más gloriosas batallas. Espero que tengas lo que te merecés en el más allá… del bien y del mal. Mis sinceras condolencias para Claudia y para Ian. QEPD Enriquito querido!!!”.

Más conocido como Pil Trafa, Chalar nació en Villa Urquiza. Su casa familiar se encontraba en Tamborini y Bucarelli, donde residió hasta el año 2000 aproximadamente. La propiedad original fue demolida y en su lugar se levantó un edificio. Como para dejar registro de que esa esquina fue su patria chica, pocas horas después de su muerte aparecieron carteles y flores pegados en un árbol próximo. “Aquí vivió Pil. Músico, un guía que marcó y acompañó a varias generaciones, un amigo, un referente, un grande. Te vamos a extrañar enormemente, pero jamás te olvidaremos. QEPD”, puede leerse en las hojas impresas, protegidas por folios plásticos transparentes.

Sin dudas, el autor de este sensible homenaje conocía muy bien a Chalar. Tanto como Robert “El Polaco” Zelazek, bajista de Los Violadores, quien en su cuenta de Instagran le dedicó unas palabras desgarradas por el dolor: “Se fue mi amigo de la infancia, se fue mi adolescencia, se fueron mis primeros pasos en la música, se fue mi compinche de Urquiza, se fueron mis primeras borracheras, se fueron mis primeros planes para tocar, se fueron las pizzas de Carmen, la habitación de la calle Bucarelli, se fueron mis diferencias imbéciles que tenía con él, se fue la persona con la cual crecí, se fueron décadas de ruta, décadas de amor y odio, se fue todo al carajo. Mi más sentido dolor por la partida de este gran poeta, compañero, que siempre estuvo en las malas a lado mío, se fue el que reía cuando rompí el bajo y el socio con el cual hacíamos descalabros en los hoteles. Su partida se acaba de llevar gran parte de mi vida con él. Sólo van a quedar fotos, el gran corazón que tenía… todo para la historia. Nunca te olvidaré, mi gran hermanito, con dolor te despido. Buen viaje y espero verte cuando me toque partir. Tu estrella jamás dejará de iluminar a este mundo de mierda. Buena eternidad te deseo, desde el dolor de mi alma”.

Comentarios Facebook
  • 95
  •  
  •  
  •  
  •  
  •