Denuncian que el Parque Sarmiento está “absorbido por la voracidad privatizadora”

La ingeniera María Eva Koutsovitis y el abogado Jonatan Baldiviezo, titular del Observatorio del Derecho a la Ciudad, aseguran que el predio de Saavedra dejó de ser de acceso público, enumeran los sectores que fueron concesionados en los últimos años y llaman a la “resistencia vecinal”.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

María Eva Koutsovitis, Ingeniera Civil y Coordinadora de la Cátedra de Ingeniería Comunitaria de la FIUBA, y Jonatan Baldiviezo, abogado y titular del Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC), publicaron en las últimas horas una crítica nota en la que denuncian que el Parque Sarmiento está siendo “absorbido por la voracidad privatizadora”.

El artículo, disponible en la página web del ODC, una asociación civil dedicada al “seguimiento e intervención en políticas urbanas”, afirma que el polideportivo de Saavedra es “un parque público que no es de acceso público porque se debe pagar una entrada general” y apuntan contra los sectores concesionados del complejo, que “en la última década se incrementaron año tras año”.

Los firmantes recuerdan que “la Ordenanza 46.229, aprobada en 1993 y actualmente vigente, prohibió al Poder Ejecutivo ‘otorgar concesión, cesión, transferencia de dominio, tenencia precaria, permiso de uso ni cambio de destino de todo espacio destinado a parque, plazas, plazoletas perteneciente al dominio público’ de la Ciudad de Buenos Aires”.

Sin embargo, “a pesar de estas reglas bastantes claras, el ingreso al Parque Sarmiento no es público y en realidad es un predio estatal exclusivo y mercantilizado en violación flagrante al mandato de que los espacios públicos deben ser de acceso libre y gratuito, como establece la Constitución de la Ciudad y las leyes mencionadas previamente”, aseguran.

A colación de este punto, Koutsovitis y Baldiviezo enumeran en el artículo el extenso listado de sectores del complejo que fueron concesionados en los últimos años, entre los que se encuentran como más recientes la construcción de canchas de rugby por parte del Belgrano Athletic Club y la instalación de un circo del coreógrafo Flavio Mendoza, ambos ocurridos este año, la edificación de un complejo de canchas de fútbol administrado por el ex jugador de Boca Sebastián Battaglia, en 2019, y la organización de una serie de Copa Davis entre Argentina e Italia, en 2017.

“¿Se imaginan si en el Parque Centenario o en el Parque Lezama se cobrara una entrada para ingresar, se construyeran canchas de rugby y fútbol explotadas por privados, se instalaran circos y hubiera que pagar nuevamente una entrada para poder usar estos espacios? La verdad, resulta inconcebible que la ciudadanía porteña acepte estas agresiones a lo público”, analizan los autores, que llaman a la “resistencia vecinal”.

La concesión más reciente fue la otorgada al Belgrano Athletic para construir canchas de rugby.

“Recientemente, el Consejo Consultivo de la Comuna 12 junto con algunas asambleas comenzaron una campaña para recuperar el parque -cuentan-. Entre las acciones se encuentra la presentación de una acción de amparo colectivo patrocinada por el Observatorio del Derecho a la Ciudad, la Cátedra de Ingeniería Comunitaria de la FIUBA, el IPYPP y la Defensoría de Laburantes. El Parque Sarmiento es un parque público fantasma que puede volver a materializarse si recupera su verdadero carácter de acceso público, libre y gratuito, y se termina con las privatizaciones de sus espacios. Es lo que establece el derecho a un ambiente urbano sano y equilibrado, y nuestro Derecho a la Ciudad”.

Comentarios Facebook
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •