Una ley, sancionada por la Legislatura porteña en noviembre de 2011, establecía que la escultura que homenajea al poeta Pedro Bonifacio Palacios debía ser repuesta en una plazoleta de Saavedra ubicada en la calle Miller, entre Ruiz Huidobro y Balbín. Sin embargo, descubrimos que la normativa está incumplida hasta el momento. El triste derrotero que padeció la obra.

Tras una nota publicada por este periódico en marzo de 2011, el por entonces legislador de la Ciudad y vecino de Villa Pueyrredon Raúl Puy presentó un proyecto de ley en la Legislatura porteña para que se repusiera, en la plazoleta de Miller entre Ruiz Huidobro y Dr. Ricardo Balbín, el busto de bronce en homenaje al poeta Pedro Bonifacio Palacios, más conocido como Almafuerte. La iniciativa parlamentaria fue sancionada con fuerza de ley el 3 de noviembre de ese año y publicada en el Boletín Oficial de la Ciudad el 31 de enero de 2012, pero advertimos que hasta el día de hoy está incumplida. Además de la reposición del monumento, obra del escultor Isaías Cotone, la ley establecía la colocación de una placa al pie, con la leyenda “Pedro Bonifacio Palacios, Almafuerte (1854-1917). Poeta, periodista y maestro. Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires”.

Largo peregrinar
Emplazado originalmente el 15 de abril de 1945, el busto tuvo numerosas ubicaciones antes de desaparecer. Según se observa en la foto, estuvo en el bulevar de Av. Ricardo Balbín y Plaza. También en la plazoleta circundada por Balbín y las calles Naón y Crisólogo Larralde. En un momento dado, la entonces Municipalidad de Buenos Aires decidió repavimentar la ex Av. del Tejar y la escultura fue a parar a la placita ubicada en Balbín, entre Miller y Valdenegro.
Se transformó en una especie de monumento viajero, ya que luego de un tiempo fue instalado en un espacio pequeño ubicado en la calle Miller, entre Ruiz Huidobro y Balbín. Allí se quedó y con el tiempo se fue cubriendo de ramas de árboles cercanos, maleza y arbustos. Las autoridades municipales se olvidaron de la obra, que fue robada: sólo quedó el pedestal. En 1998 el vecino Juan Carlos Sapienza había hecho un pedido para que fuera repuesta, pero el expediente fue cajoneado.

Pedro Bonifacio Palacios, popularmente conocido con el seudónimo Almafuerte (1854-1917).

Sobre el personaje
Pedro Bonifacio Palacios nació en la ciudad bonaerense de San Justo el 13 de mayo de 1854. Muerta su madre y abandonado por su padre siendo un niño, su crianza quedó a cargo de familiares. Se dedicó a la enseñanza en la provincia de Buenos Aires, a pesar de no tener título habilitante. A los 16 años dirigió una escuelita en el pueblo de Chacabuco (donde conoció a Sarmiento, en 1884) y más tarde en Trenque Lauquen. En 1887 se radicó en La Plata, donde trabajó en el diario Buenos Aires durante tres años, y luego dirigió El Pueblo. Para esa época, muchas publicaciones periodísticas ya levantaban artículos y versos de su autoría.
En vida publicó dos libros y mucha de su obra inédita se ha perdido, no obstante lo cual fue un poeta popular. Evangélicas (1915) fue su escrito más representativo. Respecto al seudónimo, tuvo su origen en uno de los comentarios sobre temas de actualidad que publicaba, en el diario de La Plata, el periodista Carlos Olivera, que firmaba “Alma-Viva”. En desacuerdo con algunas de sus ideas, el poeta resolvió contestarle en otro diario con el seudónimo de “Almafuerte”. La casa donde vivió sus últimos años y en la que murió el 28 de febrero de 1917, a los 62 años, fue declarada Monumento Provincial y Monumento Histórico Nacional. Allí se conservan sus obras, escritos y dibujos.

Comentarios Facebook
https://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2019/04/Busto-de-Almafuerte-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.