El árbol devorador de carteles, una “curiosidad botánica” de Villa Urquiza

El ejemplar, que se encuentra en Bucarelli y Roosevelt, se está engullendo la chapa publicitaria de un comercio del barrio. Hugo Campos, Técnico Superior en Ecología, explica el fenómeno.

Compartir:

A metros de la Estación General Urquiza, sobre la calle Bucarelli entre las vías del ferrocarril y la calle Franklin Roosevelt, un árbol de gran porte domina la escena. Lo que llama la atención de este ejemplar no es su altura, sino el llamativo detalle de que está devorándose un cartel publicitario.

En efecto, la chapa ya oxidada de un comercio de la calle Iberá 5639 fue doblada a la mitad y en poco tiempo más será deglutida por el tronco. Imposible saber qué nos proponía el aviso, aunque parecería tratarse de un curso de mecánica automotriz. En la mencionada dirección existe actualmente un negocio de electromecánica que vende repuestos para vehículos.

La chapa fue doblada a la mitad y en poco tiempo más será deglutida por el tronco.

Explicación científica
Ahora bien, ¿qué llevó al árbol a “comerse” el cartel? El Manual para el monitoreo comunitario del crecimiento de árboles, escrito por Silvia Purata Velarde, Patricia Gerez Fernández y Charles Peters, nos da una pista. Los árboles crecen en tres direcciones: hacia abajo por medio de las raíces, hacia arriba con el tallo y las ramas como crecimiento primario y hacia los lados en su tronco y ramas como crecimiento secundario. Conforme el árbol crece, estas capas se expanden con el tronco y son las responsables de que se genere madera hacia el interior del árbol y corteza hacia el exterior.

“Resulta que los árboles se van engrosando a medida que crecen. Esto hace que año a año les nazca un nuevo anillo de modo interno. Por ese motivo es que cuando uno ata una soga o cable, el tronco lo va fagocitando del mismo modo que sucede con el cartel. No es algo que esté bueno para la planta, porque corre el riesgo de padecer alguna infección, pero también es la forma en que puede continuar con su normal desarrollo”, analiza Hugo Campos, Técnico Superior en Ecología y Licenciado en Gestión Ambiental, además de vecino de Saavedra.

El árbol de Villa Real se tragó el cartel completo de la calle José Pedro Varela.

Casos frecuentes
El mismo fenómeno se aprecia en la calle José Pedro Varela al 5600, en el barrio de Villa Real, perteneciente a la Comuna 10. Allí el árbol se fue engullendo lentamente la chapa enlozada de la calle y hasta desarrolló la forma de una boca. La historia fue compartida hace algunos meses por una usuaria de Twitter, que mostró en una secuencia de cuatro fotos cómo el árbol terminó tragándose el cartel a lo largo de los años.

El fenómeno es común en todo el mundo. Los árboles hallan en los carteles un obstáculo para crecer.

La situación es bastante frecuente en todo el mundo. Quienes colocan señales de tránsito o carteles publicitarios sobre la madera de los árboles no están haciendo otra cosa que invadir la naturaleza. Sepamos que más temprano que tarde ésta se defenderá de la agresión devorándose al objeto en cuestión.

Comentarios Facebook
Compartir: