¿El Gobierno de la Ciudad analiza vender el Parque Sarmiento?

La versión fue publicada por el colega y vecino Ramón Indart, de América TV. El polideportivo de Saavedra sería uno de los terrenos apuntados para nivelar el saldo negativo de las cuentas públicas.

Compartir:

El pasado 6 de septiembre, desde el portal de noticias Entre Líneas, Ramón Indart informó que a “un parque muy importante cercano a la General Paz” le estarían por colgar el cartel de venta. La decisión guardaría estrecha relación con que las arcas del Gobierno de la Ciudad se encuentran en rojo. “Para encarar y asfaltar el camino hacia el poder en 2023, Larreta tiene que acomodar esas cuentas. Ya hay quienes señalan que se apuntaría a la venta de terrenos importantes. Nada nuevo bajo el sol porteño”, escribió el periodista, que desde su cuenta de Twitter compartió una captura del fragmento de su nota bajo la frase “Preparen la Legislatura”.

El Sarmiento, en la mira
Ahora bien, ¿a qué parque se refiere Indart? Consultado desde este medio, el colega y vecino de Saavedra -autor del libro El poder del juego, además de columnista político en América TV y redactor en Perfil.com– confirmó que se trata del Parque Sarmiento, el polideportivo de Av. Dr. Ricardo Balbín 4750.

En los próximos días el predio de Saavedra cumplirá 39 años. Obra de Estanislao Kocourek, fue inaugurado el 17 de setiembre de 1981. Por su diseño y la variedad de actividades que se podían desarrollar en sus 70 hectáreas, en ese momento era considerado “el complejo polideportivo más importante de Sudamérica”. Kokourek, un arquitecto muy reconocido, es autor de otras obras notables como el Edificio Conurban, la Torre Madero y los parques Julio Roca y Jorge Newbery, este último concedido en 1992 al Club de Amigos por 20 años, que en 2010 fueron renovados hasta 2030.

Nacimiento, muerte y resurrección
Durante los primeros tres años de vida, el Parque Sarmiento fue gestionado por la Cooperadora de Acción Social (COAS), una entidad sin fines de lucro conocida por organizar la Feria de las Naciones. Tras el advenimiento de la democracia, en 1984 el intendente radical Julio César Saguier decidió cancelar los contratos de concesión vigentes en todos los centros deportivos construidos durante el gobierno militar y asumir su control con el propósito de “cumplir la función social para la que habían sido creados”. A contramano de esa expresión, el Parque Sarmiento fue mal administrado, no cumplió fin social alguno y esa desidia se tradujo en un paulatino deterioro de sus instalaciones.

En la década del 90 el polideportivo fue privatizado durante la gestión de Carlos Grosso y recién una década más tarde, bajo el mandato de Enrique Olivera, fue recuperado mediante un operativo sorpresa apoyado por un fallo judicial. Se lo encontró en un estado general de profundo deterioro, lo que hizo imposible su habilitación inmediata.

El 15 de abril de 2000 el Parque Sarmiento fue reinaugurado tras una primera etapa de reacondicionamiento de 28 hectáreas. Estas correspondieron a la reja perimetral, portones, sector de administración, seis canchas de tenis, cinco frontones, núcleos sanitarios, juegos infantiles integrados (para todo tipo de chicos, incluso los de necesidades especiales), área de parrillas (con capacidad para 1.500 personas), seis canchas de fútbol, una pista de atletismo, espacio verde para uso libre y trabajo aeróbico, una cancha de usos múltiples, la bicisenda y dos canchas de pelota a paleta.

Negocio para terceros
Sin embargo, este intento de recuperación duró poco y paulatinamente el lugar fue cayendo otra vez en la desatención, iniciando así un nuevo período de explotación privada. En 2011 Mauricio Macri, por entonces jefe de Gobierno de la Ciudad, concesionó la construcción y explotación comercial de un driving de golf en un predio de seis hectáreas bajo el lema “Golf para todos”. Se trataba del “Florentino Molina Golf Range”, que funcionó pocos años.

Seis hectáreas del parque fueron concesionadas al “Florentino Molina Golf Range” a comienzos de la década pasada por Mauricio Macri.

En 2015 el Gobierno de la Ciudad planeó construir una cancha de rugby donde hoy se encuentra la pista de atletismo con el objetivo de albergar a 10.000 personas en un torneo a disputarse entre 2016 y 2020. Ante el rechazo de organizaciones vecinales, la idea fue desechada. “El desarrollo de los estudios de impacto ambiental, a cargo de la Agencia de Protección Ambiental porteña, y el análisis de alternativas para reemplazar la pista de atletismo que se perderá llevarán un plazo prolongado, que altera la fecha prevista de comienzo de obra. El estadio no podrá estar listo a tiempo en esta ubicación, así que queda postergado”, informó el subsecretario de Deportes de la Ciudad, Francisco Irarrazaval.

No sin polémicas, la pista de atletismo fue reemplazada provisoriamente a comienzos de 2017 por un estadio tubular para la serie de Copa Davis entre Argentina e Italia. Fuente: AAT.

Del 3 al 5 de febrero de 2017 el Parque Sarmiento fue sede de la serie de Copa Davis ante Italia. Esto generó malestar entre los usuarios del complejo, ya que la cancha de tenis se construyó sobre la mencionada pista de atletismo. Otra polémica sucedió en 2019, cuando al ex jugador de Boca Sebastián Battaglia le adjudicaron la explotación de un complejo de once canchas de fútbol a pesar de haber perdido una licitación pública.

Las canchas de fútbol del ex jugador Sebastián Battaglia, otro ejemplo del proceso de privatización iniciado en el Parque Sarmiento.

Como sucedió en sus casi cuatro décadas de su existencia, el Parque Sarmiento vuelve a enfrentarse a la incertidumbre. Dependiente de la Subsecretaría de Deportes, ninguna administración logró dotarlo de un plan y de los recursos económicos necesarios para ponerlo al servicio de la comunidad de manera óptima. Casi siempre funcionó parcialmente, en condiciones precarias, como si al gobierno de turno le pesara gestionarlo. Lejos de sus brevísimos años de gloria, su futuro es nuevamente una incógnita.

Comentarios Facebook
Compartir: