El ingeniero que sueña con la reconstrucción de Huracán a 10 años

Gustavo Ortolá proyecta la creación de un polideportivo en el terreno de la ex Estación Buenos Aires. También tiene propuestas para modernizar la sede y mejorar el Ducó. Sostiene que el nuevo barrio y el Distrito Tecnológico ofrecen la gran oportunidad de salir del profundo proceso de envejecimiento edilicio y societario.

Por Marcelo Benini
mbenini@periodicoelbarrio.com.ar

 

En los últimos meses, el nombre de Gustavo Ortolá se hizo conocido en Huracán a partir de una gestión exitosa. El martes 3 de diciembre la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) firmó un acuerdo con el club de Parque Patricios para ceder el uso del terreno ubicado en la intersección de las calles Luna y Olavarría, a 150 metros del estadio Tomas Adolfo Ducó. Con una superficie de 15 mil metros cuadrados y una constructibilidad de 30 mil, allí se levantará un polideportivo.

“Este proyecto y otros en los que estoy colaborando deberían trascender a esta gestión y considerarse una política de Estado. Hay que pensar el club a 10 años, porque toda esta infraestructura se incorporará a la historia de Huracán. Hace 80 años nuestros próceres construyeron la sede y el Ducó, lo último que se hizo fue La Quemita. Ahora debemos trabajar todos juntos, en equipo, para lograr los objetivos. Personalmente, hago que las cosas pasen: así me gusta definirme”, se presenta Ortolá.

Según puede leerse en el diario digital Memo, entre 1992 y 2017 este ingeniero industrial -a través de su empresa Go Real Estate- ha desarrollado y gestionado comercialmente proyectos como Nordelta, Ciudad Ribera Rosario, La Defensa Lofty Suites San Telmo, Almar Pinamar, La Tahona Montevideo, Quartier Lomas de la Horqueta, Distrito las Artes Córdoba, Nuevo Chañar Neuquén y Ecodistrito Sur Rosario, entre otros. Ahora sueña, de aquí a 2030, con la reconstrucción de Huracán, un club que en palabras del ingeniero “sobrevive en un profundo proceso de envejecimiento edilicio, societario y de representación”.

-¿Qué clase de proyecto imaginás para el club?
-Huracán tiene muy disgregada su oferta de servicios. Tenemos la sede, La Quemita, el Ducó y ahora el nuevo terreno, que se llamará Estación Quemera. Hay que definir bien la actividad de cada lugar y potenciarlo mediante un plan integral de largo plazo. En el terreno de la ex Estación Buenos Aires vamos a hacer un polideportivo con canchas de fútbol 5 de césped sintético, pileta y cancha de patín. Hay que reformar las propuestas de la sede, porque en Huracán todo es a medias tintas. No queremos duplicar las actividades. Hoy la oficina de socios está en Caseros, pero esa operatoria la queremos trasladar al Ducó, debajo de la Tribuna Colonia, donde se abrirá la calle y se construirá un gimnasio.

A 150 metros del estadio Tomas Adolfo Ducó, en un terreno de 15.000 metros cuadrados, Huracán levantará un polideportivo.

-¿Cómo se encuentra estructuralmente el Ducó?
Alexis Cattáneo, el intendente, hizo un trabajo espectacular, a pulmón, y el estadio está hermoso, a pesar de ser viejito y tener problemas estructurales. Por ejemplo, hay que mejorar la iluminación. Es una de las canchas más lindas de la Argentina, una de las pocas a los que se puede llegar en subte.

-¿Cómo puede capitalizar Huracán el nuevo barrio que se construyó detrás de la Platea Miravé?
-De repente, donde antes era el fin del mundo, vivirán 10.000 personas, muchas de las cuales potencialmente pueden ser hinchas y socios de Huracán. Esos nuevos vecinos representarán el 20 por ciento de la población de Parque Patricios, que hoy asciende a 40.000 personas. Si manejamos bien el tema, muchos de ellos irán a la cancha con sus hijos. Es una gran oportunidad que nos dio el destino. La otra ola, como la llamo yo, es el Distrito Tecnológico, la política urbana más exitosa del Gobierno de la Ciudad en los últimos años.

El nuevo barrio Estación Buenos Aires, donde vivirán 10.000 personas, ofrece una gran oportunidad para el club.

-El Distrito Tecnológico existe desde hace más de una década y ofrece a las empresas allí radicadas beneficios impositivos hasta el año 2034. Sin embargo, hasta hoy, Huracán no se subió a ese tren.
-Huracán sigue siendo el Parque Patricios de hace un siglo. En el Distrito Tecnológico hay 15.000 empleados que todos los días se movilizan al barrio y consumen en él. En las últimas elecciones presenté un proyecto incipiente a Gustavo Mendelovich para mejorar el estadio, que está dentro del Distrito Tecnológico, y construir locales comerciales y oficinas en los bajo tribunas que le generen a Huracán un canon locativo importante. Nada de esto altera la arquitectura del estadio. Si una oficina se mudara al estadio, por ejemplo, tendría el beneficio de la desgravación impositiva. Tenemos disponibles unos 6.000 metros cuadrados que, siendo pesimistas, podrían generar un ingreso en concepto de alquileres de 15.000 dólares mensuales, unos 200.000 dólares por año. A su vez, mejoraríamos la iluminación de la cancha, reformaríamos los palcos, quitaríamos el alambrado perimetral y haríamos a nuevo los baños. En el mundo los estadios están incorporados a la trama urbana y Huracán tiene esa posibilidad. Hace diez años era impensado, pero ahora tenemos el subte a tres cuadras, el Distrito Tecnológico y el nuevo barrio. El día que Mendelovich perdió las elecciones me dijo que le presentara el proyecto a Alejandro Nadur. Empecé a escribirle a Alejandro y ahora estoy asesorándolo. Pero si Nadur no gana las próximas elecciones es importante que esto continúe. Él quiere que todo esto se haga, ya sea con él o con quien venga.

-Tu gestión posibilitó la obtención de un terreno con permiso de uso perpetuo. ¿Qué hará Huracán allí?
-Yo fui uno de los tantos que se ilusionaron con los terrenos del gas, imaginaba ahí un microestadio y en ese momento no me metí. Cuando vi los terrenos de la ex Estación Buenos Aires, le dije a Nadur que había que avanzar. Mientras, consensuamos con la AABE seguir el reclamo legal por los terrenos del gas. La mayor caricia de los últimos años me la hizo el club al reconocer públicamente mi gestión a través de la Voz del Estadio, porque es un orgullo para mis hijos y para mi abuelo que está en el cielo. Eso redobló mi entusiasmo, que dentro de poco va a ser exponencial, que me llevó a continuar una gestión que había empezado Nadur por el Pasaje Colonia. Yo tengo una relación muy estrecha con el Gobierno de la Ciudad. Pensemos que los nuevos habitantes del barrio tendrán que hacer un rodeo al Ducó para poder llegar al subte. Entonces ofrecimos abrir un pasaje detrás de la Tribuna Colonia, que se cerrará por la noche. El Gobierno nos va a construir a cambio un gimnasio totalmente equipado, de 650 metros cuadrados, más locales y una oficina social de Huracán. También va a arreglarnos la calle y haremos un mural de las glorias quemeras.

Detrás de la Tribuna Colonia se abrirá un pasaje, que permitirá a los vecinos evitar el rodeo al estadio para acceder al subte. A cambio, el Gobierno de la Ciudad construirá un gimnasio y locales, además de arreglar la calle.

-¿Qué fue lo que se hizo diferente esta vez para asegurar que los nuevos terrenos no se perderán, como sucedió con los del gas?
-Cuando te dan una concesión, hay que cumplir con el reglamento. Presentar en 60 días corridos la mensura, para lo cual contratamos un agrimensor. Nos dieron el recibido y colocamos los carteles. Ahora hay que empezar a moverse, esto requiere acción.

-Te definen como “el ingeniero que resucita espacios muertos en los suburbios”. Ampliá el concepto.
-Me especializo en recuperar terrenos sub-óptimos, genero el negocio inmobiliario en los “no lugares”. Lo que le da valor a la tierra depreciada es lo que está anclado sobre ella. Huracán quedó en medio de un circuito virtuoso, que es el Distrito Tecnológico. Ese es el futuro.

-¿Como se llevará el proyecto del polideportivo en la ex Estación Buenos Aires a la realidad? Se necesitan inversores…
-Tendremos un 20 por ciento más de vecinos en el nuevo barrio, construido a través del PROCREAR. De esos 10.000 nuevos habitantes me planteo como objetivo que 4.000 sean socios. Para lograr eso, además del estadio, hay que darles oferta deportiva y social en Estación Quemera. Debemos desarrollar allí actividades sociales y deportivas de explotación mixta, con disciplinas como fútbol 5, natación (pileta de 25 metros de largo), patín, básquet, bar, quincho y estacionamiento para el Palacio. Ya hay dos grupos que están interesados en construir las canchas: el modelo de negocio consiste en que Huracán las explote de 8 a 18 y el concesionario de 18 en adelante, a cambio además de la construcción de dos canchas profesionales de césped sintético en La Quemita.

-¿Qué proyecto tenés para la sede social?
-El terreno tiene 4.568 metros cuadrados, con salida a tres calles, y la superficie construida ocupada es de 7.822 metros. Es un edificio singular y su fachada tiene protección cautelar porque es art decó, pero encima de la sede se pueden construir 27.000 metros cuadrados o seis pisos. Hace pocos años el Código Civil incorporó el llamado “derecho de superficie”. Permite vender por plazo, digamos 50 años, el espacio aéreo de un terreno. Huracán podría ofrecerle a un grupo inversor que construya oficinas, las explote y, como contraprestación, nos ceda metros para alquilar y remodele la sede. Cuando se venza ese plazo, lo construido le queda a Huracán.

-Huracán parece tener un potencial enorme que está desaprovechando…
-Así es. El club aprovecha apenas un 10% de su potencial.

-Si de acá a diez años Huracán capitalizara todo su potencial, ¿cómo impactaría eso en términos de convocatoria e ingresos, por ejemplo?
-Soy ingeniero y me gustan los números. Si hacemos la reingeniería del estadio, la sede y la Estación Quemera, eso debería traducirse en el equivalente a 8.000 socios más en términos de ingresos. Unos 4.000 nuevos socios efectivos y el equivalente a otros tantos por cánones locativos. Hay que romper el techo inviable de los 20.000 socios. ¿Existe el campeonato de fútbol del Distrito Tecnológico? ¿Podría jugarse la final en el Ducó? Hay 15.000 empleados que trabajan en 350 empresas de la industria de la Tecnología de la Información y las Comunicaciones (TIC) que comen y van al gimnasio en la zona. A una cuadra de la sede hicieron un Megatlon, que tiene miles de socios. El tren pasa una vez y algunos se van subiendo…

“Lo que le da valor a la tierra depreciada es lo que está anclado sobre ella. Huracán quedó en medio de un circuito virtuoso, que es el Distrito Tecnológico. Ese es el futuro”, afirma el Ing. Ortolá.

-¿Cómo se puede hacer para que los accesos al estadio estén en mejores condiciones, más iluminados?
-El motor del desarrollo de infraestructura es el desarrollo inmobiliario, que está llegando a Parque Patricios y va a llegar a la cancha. El Gobierno de la Ciudad quiere darle vida a este sector, quiere contrapesar la Ciudad hacia nuestro lado. Y nos apoya.

-¿Los terrenos del gas son una oportunidad perdida o se pueden recuperar a mediano plazo?
-Si allí se muda el Ministerio de Trabajo, como se anunció oportunamente, habrá 6.000 empleados que también pueden consumir los servicios brindados por Huracán. Y si eso no sucede, nos habilita a intentar recuperar las tierras. Pero primero hagamos buena letra con Estación Quemera y las cosas decantarán solas.

Comentarios Facebook