El servicio de Justicia es esencial y no puede interrumpirse por la pandemia

Durante la cuarentena por el Coronavirus, el trabajo a distancia en los juzgados resolvió parcialmente las necesidades jurídicas. Damián Demirdjian, abogado de Villa Urquiza, opina sobre el tema.

El 20 de marzo último, comenzó en nuestro país el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio decretado por el Poder Ejecutivo Nacional debido a la pandemia de Coronavirus. La justicia local, así como la justicia nacional y los abogados litigantes en los diferentes fueros, implementaron el denominado teletrabajo o trabajo a distancia como herramienta para seguir brindando el servicio de justicia a toda la comunidad.

Esta modalidad laboral fue más fácil de llevar adelante para algunos tribunales y abogados porque ya se encontraban prestando tareas de forma digital desde antes de la cuarentena. Pero no todos los juzgados y letrados pudieron afrontar esta situación de igual manera. En efecto, si bien el Poder Judicial de la Ciudad, el Poder Judicial de la Nación y los estudios jurídicos han estado trabajando desde hace tiempo en la implementación de medios tecnológicos para la gestión de los expedientes judiciales, frente a esta situación de aislamiento, no todos se encontraban en condiciones óptimas para seguir prestando normalmente el servicio de justicia y asesoramiento jurídico legal.

En determinados casos, como el del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires y el Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires, la mayoría de los expedientes se encontraban en su totalidad digitalizados y los empleados y funcionarios trabajaban habitualmente con un sistema informático para la gestión interna de casos. Por lo cual la transición, con ciertas dificultades, no tuvo mayores sobresaltos. Lo mismo puede aseverarse respecto de algunos juzgados de la Justicia Nacional y abogados particulares.

Los diferentes actores de nuestro sistema de justicia pusieron especial énfasis en la necesidad de no paralizar el servicio de justicia y han dispuesto diversas medidas para continuar con el trabajo de manera remota. De esta forma se han celebrado audiencias a través de sistemas de videoconferencias, tanto en el ámbito judicial como extrajudicial (mediaciones y conciliaciones).

Las causas más frecuentes iniciadas durante este período de cuarentena han sido las vinculadas a cuestiones habitacionales o alimentarias. También los asuntos más urgentes, como los casos en los cuales una persona se encuentra privada de su libertad. Asimismo, en el ámbito de las mediaciones extrajudiciales, se han llevado adelante reclamos civiles de distinta índole, como los originados con motivo de accidentes de tránsito, entre otros.

Puede concluirse que, sin lugar a dudas, el servicio de justicia es esencial y no se debe interrumpir, pese a la pandemia. Por ello, y a pesar de las carencias todavía evidentes en algunos fueros y juzgados, deben arbitrarse todos los medios tecnológicos al alcance para lograr que los abogados podamos continuar el trabajo de asesorar y patrocinar a los justiciables y los tribunales puedan seguir adelante con sus tareas.

En estos tiempos de incertidumbre, el servicio de justicia constituye una demanda social muy importante que debe ser atendida sin demoras.

 

Damián Jorge Demirdjian
Abogado
Centro jurídico para la resolución de conflictos
Juramento 4908
Tel/Fax: 4522-2498
Urgencias: 15-5812-7469
damian.demir@centro-juridico.com.ar
www.centro-juridico.com.ar

Comentarios Facebook