En un geriátrico de Villa Urquiza hubo 31 infectados y 4 muertos por Covid-19

Los contagiados son 21 adultos mayores y 10 empleados de la Residencia del Arce. Indignación de familiares de los pacientes por declaraciones que el director del establecimiento hizo a este medio.

Días atrás, luego de que a través de las redes sociales se difundieran supuestos casos y fallecimientos de Coronavirus en la Residencia del Arce, desde esta web contactamos al director del geriátrico ubicado en Franklin Roosevelt 5570. José Carlos Puig Boo negó enfáticamente las acusaciones y dijo desconocer de dónde provenían las denuncias, además de describir una situación sanitaria controlada.

Luego de la difusión de la noticia, varios familiares de residentes se comunicaron con este medio en las últimas horas para expresar su malestar con las declaraciones del máximo responsable del establecimiento de Villa Urquiza y confirmaron que ya “hay 31 casos, 10 empleados y 21 residentes, y 4 muertes”, cifras ratificadas por la residencia a los parientes en una comunicación vía Zoom y a través de correos electrónicos.

Desconcierto y preocupación
Uno de los testimonios que recibimos pertenece a Cristina Vidal, hija de Yolanda Maronna, fallecida a los 94 años el pasado 13 de junio en el Hospital Churruca. “¡Es inadmisible leer que las autoridades de la Residencia Del Arce nieguen que hay Coronavirus en su población de adultos mayores y que no tienen muertos! Soy la hija de una de las residentes fallecidas por esta pandemia, que vivió allí durante cinco años. Los últimos días de mayo informaron a los familiares que tenían una cuidadora que había dado positivo, aislada, y mediante reunión por video llamada la médica y el dueño nos pidieron que nosotros tomáramos la decisión de hisopar a los residentes o no, pero que iba a ser traumático para los ancianos. Nos dejamos llevar por su consejo. Hicieron hisopar a todos los empleados y a dos residentes, a pedido de sus respectivas familias, y así tuvieron un caso positivo”, cuenta Cristina.

“A fines de mayo ya tenían el virus dentro del geriátrico y no cumplían con los protocolos de distanciamiento, tenemos pruebas fehacientes. La primer semana de junio me informaron que una de las compañeras de la habitación de mi madre, eran tres en el mismo cuarto, había sido derivada al hospital por Covid-19 positivo, por lo que aislaron a mi madre. Al día de hoy hay 21 residentes internados en distintos nosocomios, 10 empleados infectados y cuatro muertos,según nos confirmaron. ¿Cómo pueden seguir negándolo?”, se indigna Cristina, que además se sorprende por la ausencia del Estado a pesar de las denuncias efectuadas.

Los familiares de los residentes del geriátrico de Roosevelt 5570 piden la intervención de las autoridades de salud porteñas.

Testeos sólo a empleados
Diego Yosco es el hijo de otro de los residentes, Francisco Héctor Yosco (79), internado hace poco más de una semana en el Hospital Pirovano. Relata que para prevenir contagios el geriátrico cerró las puertas a los familiares una semana antes de que se comience la cuarentena, es decir el 13 de marzo. Nadie que no fuese empleado podía ingresar al lugar. “El 28 de mayo enviaron un mail donde notificaron el resultado positivo de una de las empleadas y que comenzaban con el protocolo correspondiente -agrega Diego-. En una siguiente charla vía Zoom nos informaron que sólo le realizarían testeos a los a los empleados”.

Según Diego, el 30 de mayo enviaron un mail confirmando el hisopado del 100% de sus empleados y la derivación de un residente con posibles síntomas de Covid-19. “El martes 2 de junio notificaron los resultados de 50 tests (48 empleados y 2 residentes), con dos casos positivos, una empleada y un adulto mayor. “A partir del 9 de junio ya no dicen en los mails a cuántas personas derivan, sólo nos informan que hay ocho casos confirmados de esas derivaciones y de ellos tres ya estaban ‘prontos’ a volver a la residencia”, señala Diego.

Siempre de acuerdo con el testimonio familiar, el sábado 6 de junio Francisco Yosco tuvo un pico fiebre y recién el miércoles 10 de junio llamaron al servicio de emergencias, aunque el médico que lo atendió decidió no derivarlo porque se encontraba estable. El viernes 12 de junio finalmente fue internado en el Hospital Pirovano -“información comunicada muy pobremente por José Carlos Puig Boo, el director institucional”, acota Diego- y ese mismo fin de semana llegó la confirmación de que tenía Covid-19.

“Toda la información que detallé fue enviada por mail a través Mariela Slotnisky, la directora administrativa de la Residencia del Arce -aclara Diego-. Mi papá padece demencia senil, a pesar de lo cual nadie del geriátrico se puso en contacto con nosotros para preguntarnos acerca de su estado. Sólo lo hicieron cuando nosotros llamamos para que envíen sus medicamentos al Hospital Pirovano”.

El miércoles 17/6 la Residencia del Arce reconoció a las familias la existencia de 21 casos de Covid-19 entre los adultos mayores.

Crónica judicial de un contagio anunciado
Que la Residencia del Arce fuera invadida por este virus letal es una profecía autocumplida, ya que hace dos meses se produjo un conflicto legal entre el establecimiento y el Gobierno de la Ciudad. El 24 de abril pasado Fernando López, en su carácter de apoderado de la Residencia del Arce S.R.L., inició una acción de amparo en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario N° 23 de la Ciudad de Buenos Aires contra el Gobierno porteño “a fin de solicitar que se ordene a la demandada suministrar, con carácter urgente y en forma semanal, noventa y seis (96) test rápidos PCR a fin de prevenir de manera temprana cualquier foco infeccioso dentro de la institución cuya representación ejerce”.

El Juez Francisco Ferrer resolvió el 5 de mayo, a pesar de que el Gobierno de la Ciudad planteó la improcedencia de la pretensión, hacer lugar parcialmente a la medida cautelar solicitada y “ordenó al Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad que ante la denuncia de casos sospechosos de Covid-19 por parte de la Residencia del Arce S.R.L. proceda inmediatamente a la realización de los correspondientes tests PCR”.

El Estudio López Canfora López Melnyk y Asociados, que promovió la acción de amparo, consideró insuficiente la medida, ya que “no resuelve el problema y sigue poniendo en serio riesgo a los ancianos residentes de geriátricos”. En un comunicado publicado en su web, sostuvo que el recurso no ha sido resuelto e invitó a todas las residencias de CABA a presentarse en el proceso colectivo y hacer valer sus derechos: “Vemos con preocupación una pretensión de trasladar la responsabilidad de los contagios a las residencias cuando no hay protocolo alguno que alcance sino se realizan los testeos preventivos pedidos”.

“Nosotros presentamos ante la Justicia un amparo solicitando testeos de manera periódica, ya sea semanal o quincenal, más allá de todas las medidas que tomamos, porque cumplimos con los protocolos y tomamos aún más medidas de precaución. Pero la única forma de detectar a los asintomáticos antes de que haya un contagio masivo es haciendo los hisopados, sino no es posible”, declaró el pasado 13 de mayo Flavio Asch, directivo de la Residencia del Arce, al diario La Nación.

Según Asch la Justicia se expidió en “tiempo récord” sobre el amparo que él presentó y le solicitaron al Ministerio de Salud de la Ciudad que haga los testeos. “El Gobierno nos respondió que los argumentos planteados en la causa no son suficientes y dijo que sigamos los protocolos que nos enviaron. Yo ya hice testeos con mi plata, pero si los hago todos me fundo en dos semanas. En Nueva York están haciendo el testeo en los geriátricos dos veces por semana”, advirtió en la misma entrevista, dejando entrever una razón económica como base del diferendo.

En el medio de esta disputa jurídica entre la Residencia del Arce y el Gobierno de la Ciudad, hubo 25 residentes -cuatro de ellos ya fallecidos- y 11 empleados contagiados de Coronavirus. Para los familiares de las víctimas no hay explicaciones que valgan. “¿El dinero y la fama valen más que las vidas humanas? Esto es una tragedia barrida bajo la alfombra de Villa Urquiza”, resume con angustia Cristina Vidal.

Comentarios Facebook