Hoy cumple años Parque Chas, el gran laberinto de Buenos Aires

Saludamos a los vecinos del barrio en el 95º aniversario de su fundación.

  • 1.4K
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Parque Chas fue el último de los barrios porteños en oficializarse como tal, ya que en 1976 el intendente de facto Osvaldo Cacciatore le quitó esa condición. Casi 30 años después, el 6 de diciembre de 2005, volvió a ser considerado oficialmente, cuando la Legislatura de la Ciudad aprobó su formación a través de la Ley Nº 1907/06. Pese a este tardío reconocimiento, los vecinos del laberinto respetan la fecha en que se fundó originalmente: el 29 de septiembre de 1925, cuando el antiguo Concejo Deliberante firmó la Ordenanza Nº 1129.

“Apruébase el trazado de calles propuesto por el señor don Vicente Chas, para el terreno de su propiedad limitado por la Avenida de los Constituyentes y calles Pampa y Triunvirato, en la forma en que se indica en el plano agregado a este expediente (…), firmado con fecha agosto del corriente año por los señores ingenieros Guerrico y Frehner, y el visto bueno del Director del Departamento de Obras Públicas ingeniero Rebuelto”, decía el documento.

Este joven barrio -el número 48 de la vasta metrópoli- tiene sus orígenes en tierras que en un principio pertenecieron a los jesuitas, luego formaron parte de la colonia de vacaciones del Colegio Real de San Carlos, para finalmente terminar en manos de Don Francisco Chas, un descendiente de Manuel Belgrano.

Postal aérea y nocturna de Parque Chas, que hoy cumple 95 años de vida. Crédito: @buenosaires (Instagram)

El 27 de noviembre de 1927, Gerónimo Grosso llevó a cabo la primera subasta de lotes desde La Pampa hasta Av. de los Incas por Av. Triunvirato. Las jornadas de remates eran muy pintorescas, ya que se instalaban carpas donde los interesados podían hacer sus ofertas. Se realizaron treinta remates a lo largo de diez años y se llegaron a vender 3.000 lotes desde 20 pesos mensuales en 100 cuotas sin interés. A los que adquirían un lote se les entregaba diez mil ladrillos gratis. Por cinco pesos más se les daba veinte mil ladrillos y por seis los materiales necesarios para construir una habitación. Como rezaba el afiche del loteo: “Inquilino: ¡Usted no tiene casa porque no quiere tenerla!”.

Las ventas de las tierras fueron un éxito; en pocos años quedaron escasos terrenos disponibles y el crecimiento del barrio fue rápido y efectivo. Entre otras razones por las facilidades que se dieron no sólo para la compra de los lotes sino también por la financiación de los materiales de obra, lo que aseguraba una rápida construcción y crecimiento del lugar.

Las primeras poblaciones que se asentaron estuvieron formadas por inmigrantes europeos, principalmente españoles e italianos, que eligieron estas tierras fundamentalmente debido a los bajos costos en comparación con los valores de las tierras más cercanas al centro de la ciudad. Estos nuevos pobladores bautizaron a sus calles con nombres de ciudades europeas, entre las que se encuentran Berlín, Dublín, Cádiz, Londres y Liverpool.

Cádiz y Victorica, en la década del 60. Foto: AGNA.

Los tipos de construcciones debían adaptarse a terrenos reducidos y formas algo antojadizas, que dejaban como resultado sitios habitables poco usuales. De todas formas, esto no impidió que siempre existiera un lugar para tener un pequeño gallinero; en un principio existía una cláusula que exigía el retiro de tres metros desde la línea municipal hacia el interior del lote, espacio que generalmente era usado como huerta o para la plantación de algún frutal. En la actualidad, en muchas de las viviendas de origen, este espacio ha sido transformado en cocheras y en otras fue usado como una nueva habitación. Esto que parece ser ventajoso a su vez le resta al barrio metros de espacio verde, que tanta falta le hacen.

Un círculo vicioso

En forma de círculos concéntricos fue diseñado Parque Chas, una especie de espiral laberíntico que haría perder al más baqueano. Son sus calles entreveradas las que tienen la particularidad de desorientar al transeúnte, constituyéndose en una especie de claustro de difícil escapatoria. Como se suele escuchar en el barrio, “todos entran a Parque Chas, aunque lo difícil es salir”. La desorientación es producto de la estrechez de sus calles intrincadas y de la altura de la edificación, que si bien no es elevada siempre está presente y nos impide una visión global del lugar, que serviría para encontrar el rumbo perdido.

El origen geométrico de sus calles, que podrían ser emparentadas con el tejido de una telaraña, hoy sigue siendo una incógnita. Algunos lo atribuyen a la inspiración de Francisco Chas en las fortalezas medievales concéntricas, que iban creciendo en derredor a algún castillo. Aunque quizás la versión más acertada sea la opinión de aquellos que relacionan al delineado del barrio como una necesidad de aprovechar el terreno al máximo. Una mera especulación inmobiliaria que favorecía económicamente a la familia Chas.

El diseño laberíntico del barrio hace perder a los transeúntes.

Estos caminos circulares multidireccionales que dan la peculiaridad a Parque Chas se encuentran cruzados por tres importantes diagonales, Gándara, Victorica y Avalos, que convergen en el centro geométrico del barrio. Entre otras particularidades, vale mencionar la redondez casi perfecta de sus calles. Como el caso de Bauness, que vuelve a tropezarse nuevamente con Bauness. Esto deja a las claras lo laberíntico que se ha hecho el barrio, aunque existe un secreto para salir de este enredo: tomar cualquier calle que no tenga nombre de ciudad y nos llevará a una salida inmediata.

De todas formas, como decía Borges, el mundo es un gran laberinto y el hombre se encuentra perdido en él. Tomando esta premisa, podemos pensar que Parque Chas no es otra cosa que parte de ese mismo laberinto, sólo que en el trazado tiene diferente geometría. Aunque también este enredo urbano podría ser comparable con aquellas representaciones enmarañadas que supieron expresar Xul SolarPiranesi en sus gráficos o Kafka e Italo Calvino en sus cuentos.

Festejo diferente

Por la pandemia de coronavirus, los vecinos no podrán reunirse y organizar la tradicional celebración en la Plaza Éxodo Jujeño, de Gándara y Bauness. Sin embargo, la Comisión de Festejos del Aniversario ideó una creativa iniciativa para conmemorar la fecha: decorar las fachadas de las casas.

“Los invitamos desde el 29 de septiembre hasta el 4 octubre a vestir de fiesta las viviendas con globos, guirnaldas, carteles y dibujos para que nuestro querido barrio se vea y se sienta de fiesta aunque no podamos reunirnos en la plaza”, propone la comisión.

Además de esta propuesta, el próximo domingo a las 17 se realizará una transmisión en vivo en el canal de YouTube Parque Chas y en la cuenta de Facebook Parque Chas Barrio. “Este año nos toca festejar en casa. Cuidarte es cuidarnos”, afirman con responsabilidad los organizadores.

Crédito de foto de portada: @buenosaires (Instagram)

Comentarios Facebook
  • 1.4K
  •  
  •  
  •  
  •  
  •