Investigan en Mar del Plata una estafa inmobiliaria con pasado en Villa Urquiza

La noticia fue publicada por el diario La Capital, tras la difusión del tema en nuestro medio. A partir de una denuncia de Mauricio Battistoni Calabrese, el caso recayó en la Fiscalía de Delitos Económicos.

  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Según publicó hoy el diario La Capital, la justicia de Mar del Plata analiza una denuncia presentada contra una organización delictiva dedicada a construir edificios y comercializar sus unidades de vivienda y oficinas bajo un sinfín de irregularidades. El caso está a cargo de la Fiscalía de Delitos Económicos.

Mauricio Battistoni Calabrese, que había vuelto a Mar del Plata después de trabajar varios años en España, se decidió y junto a su mujer optaron por invertir sus ahorros en un tres ambientes de una torre que los anunciantes levantaban en Colón e Independencia. Sin embargo, lo que debía ser la concreción de un sueño se convirtió en una pesadilla que devino en una denuncia penal por estafa contra tres hombres y una mujer, y que ahora investiga la Justicia local”, presenta el tema el diario marplatense.

El tema había sido publicado el 4 de octubre por este medio. “Más de 20 años después de los hechos, que dejaron un tendal de damnificados y edificios sin terminar, Antonio Nicolosi vuelve a ser noticia por el mismo tema a 400 kilómetros de distancia. Nuevas víctimas señalan al empresario como responsable de cuantiosas maniobras fraudulentas en el mercado inmobiliario de Mar del Plata”, publicamos entonces, sobre la base del testimonio acusatorio de Battistoni Calabrese.

La Capital publicó una extensa nota sobre el tema en su edición online, aunque evitando mencionar a los acusados.

Aunque hoy La Capital omite mencionar a Nicolosi, bajo el argumento de que “sus datos no se darán a conocer hasta tanto la Justicia no defina su situación procesal”, hace cuatro años que el matutino conoce las prácticas del empresario inmobiliario en Mar del Plata. El 19 de agosto de 2016 publicó una extensa nota que ayuda a comprender la magnitud de la denuncia de Battistoni Calabrese.

“La construcción de edificios en distintos puntos de Mar del Plata, en particular frente al mar, fue la principal manera de lavar dinero que encontró una de las bandas de narcotraficantes más grande de la historia en la Argentina -dice el artículo-. Carlos Daniel Salvatore, el líder de la organización que cayó en el denominado operativo ‘Carbón Blanco’, ordenó que se construyeran al menos nueve edificios en esta ciudad con las ganancias del contrabando de cocaína disimulada en bolsas de carbon”.

Continúa aquella nota de La Capital: “Uno de los aspectos más llamativos es que esa modalidad delictiva se complementaba con otra, mediante la cual los edificios construidos violaban alguna de las disposiciones municipales, por ejemplo, superando la cantidad de pisos autorizados. La obra se detenía y los responsables de la construcción -ante la desesperación de los compradores por no poder escriturar- recompraban las mismas unidades a precio vil. No casualmente Salvatore desembarcó en Mar del Plata a través de NS Construcciones, una sociedad que mantenía con el empresario de la construcción y antiguo cliente, Antonio Nicolosi“.

Mauricio Battistoni Calabrese invirtió todos sus ahorros en un departamento que nunca le entregaron.

“A través de sus averiguaciones, Battistoni Calabrese supo que el padre del hombre que figura como dueño de la constructora fue condenado a 13 años de prisión por ser uno de los artífices de una megaestafa en el barrio porteño de Villa Urquiza, cometida a mediados de la década del ’90 -explica La Capital-. La modalidad delictiva fue entonces la misma: la organización a la que pertenecía el acusado se dedicaba entonces a la construcción y comercialización de edificios que no llegaban a ser habilitados porque violaban el Código de Planeamiento Urbano”.

Para evitar nombrar a Nicolosi, quien fue juzgado y condenado por aquel hecho, La Capital cuenta que la Justicia concluyó en 1999 -tras diez meses de juicio oral y público- que el ex presidente del desaparecido Concejo Deliberante de Buenos Aires, José Manuel Pico, encabezaba la asociación ilícita que se quedaba con el dinero de las personas que abonaban sus propiedades en pozo. “En tanto, el padre del dueño de la firma que opera en Mar del Plata era el titular de la sociedad formal y su nombre, posteriormente, aparecería en los medios de comunicación vinculado al de Carlos Salvatore, el fallecido abogado líder de la organización narcotraficante más grande que se descubrió en el país tras el denominado operativo ‘Carbón Blanco'”.

El diario marplatense recuerda hoy que la banda desbaratada tras aquellas estafas en Villa Urquiza había ordenado la construcción de nueve edificios en Mar del Plata con el objetivo de lavar el dinero proveniente del tráfico de estufefacientes. “Algunos de ellos no fueron terminados y al día de hoy sólo presentan sus ‘esqueletos’ en distintos puntos de la ciudad”, reconoce.

Con todos esos datos, Battistoni Calabrese se presentó ante la Fiscalía de Delitos Económicos y denunció a los tres hombres con los que tenía contacto tras consumar la operación -padre, hijo y agente inmobiliario- y a la mujer que oficiaba de empleada administrativa por considerar que conforman una asociación ilícita dedicada a estafar a sus clientes compradores de inmuebles.

El caso quedó a cargo del fiscal David Bruna, que en los próximos días instruirá distintas medidas con el objetivo de determinar en detalle cómo se produjeron las operaciones presuntamente fraudulentas y tomar conocimiento también de las demás demandas presentadas por particulares en la Justicia Civil, que serían más de 60.

Desde este medio intentaremos contactarnos con Antonio Nicolosi a fin de conocer su versión de los hechos denunciados. En 2009 el empresario tuvo la oportunidad de ejercer el derecho a réplica en una larga entrevista, posiblemente la única que concedió a un medio periodístico.

Comentarios Facebook
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •