Juan Szafrán cumplió su sueño: es maître de un restaurante en España

El periodista deportivo, ex vecino de Villa Urquiza, se radicó hace cuatro meses en Málaga. Allí se asoció con un ahijado para atender dos parrillas ubicadas en el casco histórico de la ciudad.

Por Marcelo Benini
mbenini@periodicoelbarrio.com.ar

 

Mientras su voz continúa escuchándose en Argentina, a través de la repetición de viejas finales de tenis por ESPN, Juan Szafrán dio vuelta la página y desarrolla una vida muy diferente en Málaga, España. Si bien el periodista se fue del país el 5 de febrero, tras desvincularse en términos poco amistosos del canal de deportes, esa fecha cercana ha quedado lejos en el almanaque.

Pasaron menos de cuatro meses desde que Szafrán colgó el micrófono y abandonó Villa Urquiza, decisión que contó en exclusiva desde este medio, pero su ausencia del barrio y la pantalla chica parece más prolongada. Será que, confinamiento de la población mediante, desde que el mundo se paralizó por la pandemia de Coronavirus los días se escurren más lentamente.

Lo cierto es que el Estado de Alarma, como se conoce en España a la cuarentena, está llegando a su fin. Aunque la normalidad no será plena, porque continúa el distanciamiento social, se ha reanudado la vida en los grandes centros comerciales. Ese final del aislamiento llegó con una propuesta inesperada para Szafrán, que aceleró los plazos que tenía en mente para desarrollar su propio proyecto gastronómico y cumplir así con un viejo sueño.

Tras alojarse durante tres meses en la casa de su ahijado, el periodista se mudó con su esposa a su propio departamento. Pero en ese tiempo de convivencia familar recibió la invitación de asociarse al negocio gastronómico que su ahijado y su hermana desarrollan desde hace tres años mediante el restaurante Pampa Grill (http://www.pampagrillmalaga.com).

Una propuesta de su ahijado aceleró los plazos que tenía en mente para desarrollar su propio proyecto gastronómico.

Se trata de un local de gran categoría ubicado en el centro histórico de Málaga, sobre la calle Sánchez Pastor 10, que una semana antes de que empezara a regir el Estado de Alarma inauguró un segundo local justo al lado, en el Nº 8 de la misma arteria, aunque apenas funcionó una semana. “Autentica parrilla argentina, carne de alta calidad y vinos argentinos famosos en el mundo”, es la propuesta gastronómica de Pampa Grill.

Pampa Grill es una parrilla típicamente argentina ubicada en el centro histórico de Málaga.

“Ellos me propusieron ser parte del restaurante -explica Szafrán-. Yo pensaba tomarme un año sabático, dada esta realidad sanitaria. Pero el lunes 18 de mayo autorizaron abrir las terrazas, como le dicen los españoles a las las veredas, al 50% del aforo y con buen andar de público. Trabajamos con doce mesas en este momento. Alguna vez Guillermo Vilas me dijo Dios apuntala a los valientes. No es que yo lo sea, pero en este momento reconozco tener un poco de osadía y el apoyo de mi mujer Marcela“.

Consultado sobre cuál será su función en este nuevo proyecto, Szafrán cuenta que alternará en los dos locales haciendo todo lo que requiera su intervención. “A veces armo y desarmo las mesas, he levantado pedidos y serví el café o el postre, porque todavía estamos trabajando con una sola persona -detalla-. Dentro de una semana se podría empezar a atender en el interior del local, pero hay una duda porque el Gobierno Nacional quiere que la ocupación sea del 33%, el Ayuntamiento de Andalucía propone que sea del 40% y la Asociación de Ostería pretende ocupar el 50% del aforo. Mi función cuando se reincorpore el resto del personal será la de maître, manejar las relaciones públicas del restaurante. Estoy muy feliz, en el lugar donde quiero estar. Si todo marcha bien, proyectamos abrir un tercer restaurante en Madrid”.

“Alguna vez Guillermo Vilas me dijo ‘Dios apuntala a los valientes’. En este momento reconozco tener un poco de osadía”.

Szafrán dice haber transitado la cuarentena sin temor extremo, pero con precaución, cumpliendo con las actividades permitidas. “Yo era en la casa el encargado de hacer las compras. Mi preocupación mayor eran mi hijo Lucas, que juega al fútbol y vive en la Lombardía italiana, y mis amigos de Argentina. Como sucede allí, por aquí también hubo gente que perdió de vista al ser humano. Me molesta que se anteponga la economía por sobre la sanidad. Primero la vida, después las finanzas”, concluye Szafrán.

 

Comentarios Facebook