Juan Szafrán y su hijo, desde el corazón de la pandemia de Coronavirus

El periodista deportivo y el joven futbolista, ex vecinos de Villa Urquiza, residen en España e Italia respectivamente. Cómo es la vida en los dos países europeos más afectados por el Covid-19.

  • 15
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Marcelo Benini
mbenini@periodicoelbarrio.com.ar

Cuando el periodista Juan Szafrán partió el 5 de febrero junto a su esposa Marcela a España, en busca de un nuevo sueño, no imaginó que estaba viajando en dirección al epicentro de una pandemia. De hecho, la entrevista que le realizamos hace 45 días para este periódico giró sobre otros temas.

Recordemos que luego de desvincularse de ESPN, advirtiendo el destrato laboral sufrido en los últimos años, el vecino de Villa Urquiza decidió a emigrar a España. En Málaga tiene previsto instalar, antes de fin de año, un restaurante que le permitirá dedicarse a su otra gran pasión: la cocina.

Pero nada hacía suponer, al momento de viajar, la tormenta que se avecinaba. Una semana antes de su arribo, el 31 de enero, se registró el primer caso de Coronavirus en el país de Cervantes. Se trató de un turista de nacionalidad alemana, en la isla canaria de La Gomera, después de haber contraído el virus en su país de origen. Poco y nada se conocía por entonces de esta nueva enfermedad, similar a una gripe pero con mayor poder de contagio.

Recién 43 días después de iniciada la epidemia, y 18 más tarde de la detección de los primeros casos positivos locales, el gobierno español decretó el Estado de Alarma. Previsto en el artículo 116 de la Constitución, permite que en casos de gravedad sanitaria, “tales como epidemias y situaciones de contaminación graves”, se tomen una serie de medidas drásticas que limitan el movimiento de los ciudadanos. Para entonces, ya había en España 4.000 infectados y 90 muertos. Una semana más tarde, la cifra alcanza los 20.000 contagios y los 1.000 fallecidos.

Coronavirus en España, en directo
El primer caso positivo de Covid-19 en España se registró el 31 de enero, seis días antes de la llegada de Juan Szafrán.

En Argentina, el primer caso positivo se dio el 3 de marzo -un mes después de la partida del matrimonio Szafrán a Málaga- y el “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, también conocido como cuarentena y equivalente al Estado de Alarma español, fue declarado apenas 17 días después, con la experiencia europea como señal de que había que anticiparse al problema. Actualmente hay 128 infectados y 3 muertes, sin que se hayan reportado casos autóctonos.

Hoy Szafrán y su esposa cumplen la cuarentena en la casa de su ahijado y no salen más que para realizar las compras necesarias. “Para que tengan una idea, los ingresos a las playas de Málaga están precintados y la gente no puede hacer actividad deportiva en las calles -nos cuenta vía WhatsApp-. Ayer fui al supermercado y a buscar paracetamol a la farmacia. El chofer del ómnibus no me aceptó monedas, para evitar el contacto, y me dejó viajar gratis, pese a que yo no tenía el abono. El pueblo español tomó conciencia de la gravedad del asunto y cumple con todas las recomendaciones. Cuando el Coronavirus toma impulso, impresiona el porcentaje de crecimiento diario”.

“Para que tengan una idea, los ingresos a las playas de Málaga están precintados y la gente no puede hacer actividad deportiva en las calles”, cuenta Szafrán.

-¿Reaccionó tarde el gobierno español?
-Para algunos sí, ya que hubo un ida y vuelta entre el presidente Pedro Sánchez y la oposición, esas miserias que muchas veces tiene la política. La semana pasada se declaró el Estado de Alarma y todas las noches en Málaga la gente sale a aplaudir al trabajo sanitario. Ciertas medidas muestran el superávit del gobierno, por ejemplo ante el cierre de los restaurantes. Los propietarios pagan el salario de los mozos hasta el momento que efectivizaron su trabajo; a partir de ese momento el Estado español se hace cargo del 75 por ciento de los sueldos y libera a los dueños de las cargas sociales.

También en Italia
Szafrán no sólo está preocupado por lo que sucede en España, sino también en Italia. Es que su único hijo, Lucas, reside en la Lombardía y juega al fútbol en el equipo de Breno, un pueblo de 5.000 habitantes ubicado a 130 kilómetros de donde explotó la pandemia en Europa. Entrevistado por FM Forty 106.9, para el programa “Un plan perfecto”, el joven de 23 años contó cómo es la situación en el norte de Italia.

“A partir del lunes 16 de marzo empecé a notar el verdadero cambio: las cosas están muy serias, las calles desiertas, los negocios cerrados con excepción de supermercados y farmacias. La gente no va a trabajar. Hace tres semanas que no jugamos y ahora suspendimos hasta los entrenamientos. Estamos en cuarentena. En los supermercados hay que entrar con guantes, que te proporcionan en el lugar, y debés llevar barbijo”, relató Lucas, quien pidió a los argentinos que tomen conciencia de la gravedad del Covid-19.

Lucas Szafrán tiene 23 años y está jugando al fútbol en Italia, en lo que sería la Primera C de Argentina, en un club que se llama Breno.

Los primeros casos de la pandemia de Coronavirus en Italia se confirmaron también el 31 de enero de 2020, cuando dos turistas chinos en Roma dieron positivo. A la fecha, es el país más comprometido del mundo con 33.000 contagios y 3.405 muertes, superando a China en las estadísticas de decesos. Recién el 10 de marzo el primer ministro Giuseppe Conte profundizó las restricciones a los desplazamientos y cerró los espacios públicos en todo el país por la expansión de la enfermedad.

Comentarios Facebook
  • 15
  •  
  •  
  •  
  •  
  •