En el transcurso de la vida de la mujer se suceden cuatro instancias que imprimen un sello emblemático y conllevan fluctuaciones hormonales que propician modificaciones en los hábitos alimenticios. Hablamos de la adolescencia, el embarazo, la lactancia y el  climaterio. En esta oportunidad desarrollaremos el climaterio, que se extiende aproximadamente entre los 45 y 55 años.
En este período hay varias causas que influyen en el temido aumento de peso. Una de ellas es el descenso de estrógenos, que lleva a la disminución de serotonina y eso genera deseos de comer dulces y harinas. A su vez, esta situación favorece la aparición de estados depresivos, que pueden contrarrestarse con buenas relaciones sociales, actividad física regular, una ocupación gratificante y, de ser necesario, un acompañamiento psicoterapéutico.
En líneas generales, decimos que para bajar de peso hay que realizar una dieta reducida en grasas saturadas (frituras, embutidos, lácteos enteros) e hidratos de carbono simples (harinas y azúcares), con una ingesta de dos litros de agua por día y actividad física adecuada. Se debe asegurar, además, un buen aporte de lácteos para prevenir la osteoporosis.
Por último, cabe aclarar que cada mujer transita los diferentes momentos de la vida con su personal estilo de sentir y vivenciar, resolviendo los desafíos que presentan unas cuantas hormonas en conflicto.

Dra. Mónica Gemignani
Médica Nutricionista
MN 62613 – MP 454750
4523-9245 / 4522-1112
15-5320-9358

Comentarios Facebook
https://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2019/06/Climaterio-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.