La Auditoría General de la Ciudad denuncia problemas de infraestructura en el Tornú

Un informe del organismo de control consigna que el hospital público de Parque Chas presenta “alarmantes” irregularidades edilicias.

  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un reciente informe elaborado por la Auditoría General de la Ciudad revela que el Hospital General de Agudos Dr. Enrique Tornú presenta -al menos desde 2017- “alarmantes” problemas de infraestructura que “conllevan riesgos a la seguridad de los pacientes y trabajadores” de la institución, ubicada en Combatientes de Malvinas 3002, barrio de Parque Chas.

El documento enumera, entre otras irregularidades, “la pérdida de camas de internación, la falta de insumos y recursos, el desprendimiento de mampostería, roturas en paredes, pisos y cielorrasos, humedad en los cimientos del edificio y el mal estado de los sanitarios con mobiliarios rotos, cables y caños expuestos”. “El 89% de los matafuegos del hospital se encontraba sin carga o con el mantenimiento vencido, y varios puestos contra incendio vacíos, es decir sin matafuego, en múltiples pabellones de la institución”, precisó el auditor por el Frente de Todos Lisandro Teszkiewicz.

El funcionario señaló además que el edificio “no cuenta con la señalización adecuada o es inexistente” y agregó “la falta de luces de emergencia o algo básico como puertas corta fuego, que están ausentes en al menos cuatro puntos relevantes del hospital”. “Lo mismo sucede en algunas salidas de emergencias, que están bloqueadas. Si todo esto no parece lo suficientemente alarmante, además el hospital tiene pérdidas de gas en algunos mecheros y la presencia de material combustible en dos pabellones”, expresó con preocupación.

El auditor por el Frente de Todos Lisandro Teszkiewicz describió alarmado la situación edilicia del Hospital Tornú.

“La higiene tampoco parece uno de los fuertes de la gestión del Gobierno de la Ciudad. Aquí destacan la falta de separación entre áreas sucias y limpias en el sector de enfermería, falta de limpieza en múltiples pabellones y la falta de campana de extracción de vapores”, detalló el funcionario del organismo de control externo del sector público que preside Mariana Inés Gagliardi.

En conclusión sobre el informe, que fue aprobado por unanimidad en el Colegio de Auditores de la Ciudad, Teszkiewicz sentenció con dureza: “Lamentablemente, esta imagen que puede verse con detalle en el informe sobre el Tornú es la imagen de muchos hospitales públicos de la Ciudad. También es la imagen de empresas de mantenimiento que incumplen sus obligaciones, de un gobierno que mira hacia otro lado y por sobre todo es la imagen de una ‘gestión’ que ve lo esencial como un gasto”.

En este contexto cabe recordar que, en abril pasado, se supo que el Tornú contaba con todas las camas de terapia intensiva ocupadas en el marco de la pandemia de Covid. “La sala de internación también está casi a pleno y la guardia está saturada de pacientes”, informó hace casi dos meses Marcelo Fernández, médico de la institución. “Estamos tratando de sostener la situación con el shock room, que es una mini terapia de la guardia y tiene su límite, y en los casos que podemos derivar pacientes por sus obras sociales o prepagas lo hacemos. Los pacientes que llegan a terapia necesitan asistencia respiratoria porque no pueden seguir ventilando por sus medios”, explicó en su momento.

Comentarios Facebook
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •