La década que marcó a los cuarentones, en forma de libro

Dalia Ber es vecina de Villa Urquiza y escribió junto a su primo José Esses una obra dedicado a los años 80. A pesar de Madonna y el Mundial 86, no fue un tiempo inocente.

  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Marcelo Benini
mbenini@periodicoelbarrio.com.ar

 

Dalia Ber (1976) es periodista y una muy divertida tuitera, que reflexiona con acidez bajo el nick @dollysgom. Durante muchos años estuvo vinculada a la producción de documentales para la televisión, pero las moléculas de su ADN son literarias. Junto con su primo José Esses escribió un voluminoso libro dedicado a la década que más los marcó: Los 80. Desde el verano está instalada en Entre Ríos, a 500 kilómetros de Buenos Aires, pero alterna su estancia con Villa Urquiza por razones laborales.
“Viajo mucho por la Ruta 14 y siento que hay una conexión entre Villa Urquiza y Entre Ríos. No sé si será una locura mía, pero lo sentí de entrada”, dice. No es descabellada su impresión. Para empezar, el nombre del barrio homenajea al caudillo entrerriano Justo José de Urquiza. Como si fuera poco, los primeros habitantes de la zona fueron obreros de esa provincia contratados por Francisco Seeber, fundador de la primitiva Villa de las Catalinas, tal como se conoció a Villa Urquiza entre 1887 y 1901. Ciertamente hay una conexión entre ambos destinos y no sólo por la Ruta 14…

-¿Cómo recordás la década del 80? ¿Vivías en Villa Urquiza en esos años?
-Todavía no. En esa época, mi vida transcurría en varios barrios de la Capital. En Villa Urquiza estaba mi tío, que es a quien le dedico el libro. Él fue uno de los primeros compradores en el edificio que era de El Hogar Obrero, donde ahora está el supermercado Coto. Como yo era de Caballito, mi referencia de Villa Urquiza era esa esquina de Cullen y Triunvirato. Ya hace más de diez años que vivo acá, pero tengo un recuerdo muy diferente  al Villa Urquiza de hoy. Ahora es un barrio con mucho más dinamismo, que se fue llenando de gente. Antes se hablaba de Villa Urquiza como si fuera un mundo aparte. Hoy en día está mucho más integrado.

-¿Siempre fue estrecha tu relación con José Esses, coautor del libro?
-Sí, por el hecho de ser primos tenemos muchos recuerdos en común. Además, los dos somos periodistas. Cuando tuvimos la idea de concretar un proyecto juntos, naturalmente empezaron a caer sobre la mesa nuestros recuerdos: la final del Mundial 86 en la casa de mis tíos, las obras infantiles de Berugo Carámbula

Los 80

-¿Cómo fue la producción del libro?
-Hicimos un trabajo de hemeroteca y revisamos día por día las ediciones de los diarios de la década. Nos llevó cuatro años, fue muy exhaustivo. A veces nos rebalsaba la información y flaqueábamos, pero fue lo que nos propusimos hacer. Jamás hubiéramos imaginado que nos iba a llevar tanto trabajo.

-La década del 70 fue feroz por los conflictos sociales y políticos. ¿Cómo definirías a la del 80?
-Tampoco fue una década inocente. Pensábamos que era Madonna y Michael Jackson, pero no. Eso nos sorprendió mucho. Veníamos de tierra arrasada y, aún con la llegada del gobierno de Alfonsín y la apertura democrática, no se hizo borrón y cuenta nueva. Nos llamó la atención que en ningún momento se terminó de ir toda la etapa anterior.

-¿Cuáles son los personajes excluyentes de la década?
-Uno de ellos es Carlos Menem, porque empieza los 80 preso y los termina como presidente. También Maradona y Guillermo Vilas. Alfonsín, por ejemplo, no fue tan preponderante a nivel mediático como Menem.

-¿Cómo llegaron a tomar contacto con una editorial tan reconocida como Planeta para que se interese en tu proyecto?
-Le presenté la propuesta a los editores y les pareció atractiva porque era un tema que podía llegar a muchos lectores, ya sea por la nostalgia de los que fuimos parte de la década o por la curiosidad de aquellos que no la vivieron.

-¿Les costó imponer el libro en el mercado?
-Hay una cantidad enorme de libros que se publican diariamente, pero en nuestro caso tuvimos la suerte de que profesionales vinculados a la enseñanza y el periodismo nos demostraron su interés. Sabemos que la venta de libros es un mercado difícil pero, por la oferta que hay, estamos contentos.

Comentarios Facebook
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •