La Parroquia Santa María de los Ángeles, faro espiritual de Coghlan, cumple 92 años

Evocamos la historia del templo de Rómulo Naón 3250.

  • 119
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Con un posteo en su perfil de Facebook, la Parroquia Santa María de los Ángeles conmemoró este 12 de octubre su 92° aniversario. “Celebramos con inmensa gratitud a todos los que participan de ella y hacen posible cada día la apertura de sus puertas”, agradecieron desde el templo ubicado en Dr. Rómulo Naón 3250, barrio de Coghlan, y destacaron “el acompañamiento a nuestros párrocos, los grupos que en cada encuentro hacen momentos especiales y todas las personas que hacen posible que día a día renovemos algo más de nuestra querida parroquia”.

https://www.facebook.com/santamaria.delosangeles.3994/posts/343682630039316

 

Los inicios

Durante los primeros años del siglo XX, Coghlan careció de lugares consagrados al culto, por lo que sus vecinos practicantes debían movilizarse hacia parroquias como la Inmaculada Concepción, en Belgrano, o Nuestra Señora del Carmen, en Villa Urquiza, para ser partícipes de los oficios religiosos. Hacia 1906 fue inaugurada la capilla del Hospital Pirovano, considerado el primer centro de culto católico en Coghlan, que a lo largo de dos décadas fue elegido por los padres capuchinos que actuaban en el barrio para realizar su labor evangelizadora y efectuar ceremonias religiosas.

Distintas fuentes coinciden en constituir a noviembre de 1927 como punto de inicio de la Parroquia Santa María de los Ángeles cuando, ante la escasez de espacios consagrados en el sector metropolitano, Fray José María Bottaro -quien se desempeñaba como Arzobispo de Buenos Aires- decide decretar la creación de 19 parroquias.

En julio de 1928, mediante los buenos oficios del Nuncio Apostólico del Papa en Argentina, Monseñor Felipe Cortesi, la curia eclesiástica de Buenos Aires ofreció a la comunidad capuchina genovesa, presente en Buenos Aires desde el siglo XIX, la administración de la nueva parroquia. Debía erigirse en una lejana localidad junto a la estación ferroviaria denominada Coghlan, con el propósito de atender las necesidades de los inmigrantes y residentes italianos de la zona.

La parroquia se ubica en la calle Naón 3250 y es un emblema de Coghlan.

Un frío 16 de julio de 1928 llegaron a Buenos Aires el reverendo padre Joaquín de Monterosso y el Fray Félix de Artegna para tomar posesión de la novel parroquia. Dos días más tarde se afincaron en una casa alquilada, sita en la calle Congreso 3742, donde una pequeña pieza oficiaría de capilla. La mañana del 22 de julio Monseñor Fasolino celebró la Santa Misa y pronunció el sermón de circunstancia. De esta forma quedaba inaugurada la capilla provisoria y, con ello, se inició en Coghlan un proceso de transformación social, cultural y espiritual.

La llegada de Fray Antonio

Notables cambios se produjeron hacia fines de 1928; el 24 de diciembre, procedente de Montevideo, llegó a la residencia capuchina de Coghlan, bajo el cargo de Superior de la Casa, quien se transformaría en un emblema de la institución parroquial: Fray Antonio de Monterosso, hermano de Joaquín. Pocos días después fue designado por la curia Vicario Ecónomo de la Parroquia Santa María de los Angeles. Debido a la precaria condición económica de nuestros frailes, el 7 de noviembre de 1929 se trasladó provisoriamente la capilla. El nuevo destino fue una casa cedida en préstamo gratuito situada Congreso 3790, a pocos pasos de su precedente. El aumento del número de fieles condujo a Fray Antonio Monterosso y su comunidad religiosa a soñar con adquirir un terreno para fijar definitivamente su residencia y edificar su parroquia.

Fue elegida a este efecto una pequeña parcela sobre la calle Guayra (actual Tamborini), a metros de la Avenida Forest (Naón). Una casita de 16 metros cuadrados existente en el predio que funcionaba como oratorio actuó inicialmente como capilla provisional. Debió añadírsele una carpa donada por el ferrocarril para cobijar mayor cantidad de personas. Sirvieron como despacho, cocina y habitaciones de los padres unas barracas de madera. Asistidos por la Primera Comisión Pro Templo, conformada en 1929 con el objeto de cooperar con las obras, tras adquirir los terrenos lindantes comenzó a edificarse una amplia capilla en el espacio que hoy comprende la Fundación El Pobre de Asís y La Liga de Madres de Familia. Los trabajos culminaron con su bendición el día 6 de abril de 1930, acto en el que Antonio de Monterosso fue receptor de la investidura de cura párroco.

Este 12 de octubre el templo conmemoró su 92° aniversario.

Durante los primeros años de la década del 30 la persona de Antonio empezó a tomar notoriedad entre los habitantes de “el Barrio de Santa María de los Ángeles”, como se hacía llamar en ese tiempo la zona de Coghlan. Los frailes, insatisfechos con la novel capilla-salón, comenzaron a hablar de edificar una iglesia. Aquello que se asemejaba a una utopía comenzó a tomar cuerpo y forma en 1935, tiempos del Padre Filomeno de San Secondo como párroco. Es así como se iniciaron los trabajos para levantar el templo que hoy vemos sobre la calle Naón 3250.

Fue erigido bajo la advocación de María de los Ángeles, debido a la intima relación con su homónima basílica situada en Asís, y en conmemoración del Tratado de Letrán de 1929, acuerdo firmado entre la Santa Sede y el estado italiano gobernado por Mussolini. La colocación de su piedra fundamental tuvo lugar el 8 diciembre de 1935, fiesta de la Purísima, mediante una solemne ceremonia.

La Parroquia Santa María de los Ángeles, en proceso de construcción.

El paradigma franciscano suponía que la condición económica de los capuchinos de Nuevo Asís fuera limitada. Por ello, la compleja construcción debió ser asistida financieramente por la Comisión Pro Templo, que en un principio reunía pequeñas donaciones particulares. No obstante, es allí cuando surgió la figura de Juan Pozzo. De origen genovés y reconocido como el máximo contribuyente, fue quien permitió edificar sobre la antigua Avenida Forest lo que hoy constituye la parroquia. Elevada sobre los planos del arquitecto Raimundo Horne, primer presidente de la Acción Católica, se celebró la primera misa en el templo a fines de 1937 aunque, según archivo fotográfico, las obras finalizarían recién en 1940.

Por entonces, la población de Coghlan ascendía a 35.000 habitantes distribuidos en casi 120 manzanas. En comunión con los vecinos, con el paso de las décadas Santa María de los Ángeles fue creciendo en su faz arquitectónica y social hasta consolidarse como un faro espiritual para el barrio.

Comentarios Facebook
  • 119
  •  
  •  
  •  
  •  
  •