Luis Garibotti

El 3 de julio se conmemoró el Día del Locutor. En homenaje, El Barrio se entrevistó con Luis Garibotti, notable profesional de la radio y vecino fervoroso de Villa Urquiza

  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

(Edición del Mes: 7 Año: 1999 )

El 3 de julio se conmemoró el Día del Locutor. En homenaje, El Barrio se entrevistó con Luis Garibotti, notable profesional de la radio y vecino fervoroso de Villa Urquiza

Luis Garibotti

“POR NADA DEL MUNDO ME MUDARIA DEL BARRIO”

El 3 de julio se conmemoró el Día del Locutor. En homenaje, El Barrio se entrevistó con Luis Garibotti, notable profesional de la radio y vecino fervoroso de Villa Urquiza. Nos contó cuáles son sus paseos favoritos y recordó a la Peña “El sauce”, donde se reunía a charlar con los vecinos. También detalló parte de su carrera y la relación entrañable con su Gualeguay natal.

Por Daniel Artola

-¿Por qué elegiste Villa Urquiza para vivir con tu familia?

-Porque es el mejor barrio de Buenos Aires. Porque está tu diario, por que estás vos (risas). Yo estoy muy feliz de haberme radicado allí. Yo vine de Entre Ríos hace más de treinta años y pasé por varias zonas. Y cuando me contaron el motivo por el cual el lugar lleva ese nombre, me enamoré aún más. Cuando deciden poner el nombre a la estación se dan cuenta de que había una colonia de entrerrianos muy importante y en homenaje a ellos deciden bautizarla General Urquiza. Así me contó la historia el Padre Boris, de la Iglesia del Carmen.

-¿Cuáles son los lugares que más frecuentás del barrio?

-Camino, bicicleteo mucho. Me gustan las avenidas De los Incas y Mendoza, Parque Chas…

-¿Nunca te perdiste en Parque Chas?

-Entré una vez y estuve dos semanas, pero ya aprendí la salida.

-¿En Urquiza existe todavía una relación estrecha entre los vecinos?

-Yo tengo la suerte de vivir en una cuadra donde se mantiene ese espíritu de barrio. Y lucho por ello. A la vuelta de mi casa había una peña que se llamaba “El sauce” y nos juntábamos a charlar todas las tardes. Ahora ya no existe más; construyeron y tiraron el árbol. Ese sauce fue motivo de muchas notas. Porque Tito –un tipo que lamentablemente no está, ya que lo mataron en un accidente injustificado– había puesto un tablero de ajedrez donde había jugado Capablanca, los zapatos de Gardel, el portafolios de Amira. Estaba todo en el árbol y venían de los diarios a sacar fotos. Y ahí todas las tardes de verano no sentábamos a conversar y en invierno jugábamos en un cuartito a las cartas. Lo hacía en homenaje a mi padre, el descubridor del lugar. Como buen pueblerino tenía esta costumbre de frecuentar la peña.

-¿La sociedad actual es muy hostil?

-El barrio nos está salvando de la violencia, no sé hasta cuando. Yo conozco a Chiqui, de la otra cuadra, a Leo, de enfrente. Sé del otro, sé de su historia. Esto me salva de ser un numero más. Por mi trabajo me convendría tener una casa en el centro, pero no me mudaría por nada del mundo.

-¿Cómo se compone tu familia?

-Esposa, dos hijos y dos perros que se llaman Felpudo y Mai. Felpudo es uno de mis mejores amigos. Con él tenemos unos diálogos interesantísimos.

-¿Es un perro de raza?

-Es puro pastor entrerriano. Me cansé de que en la veterinaria trataran de saber qué era. Y le digo a mi hija que el nuestro era un auténtico perro de raza. Y la gente se sorprende. Es un perro que trajimos de una estación de servicio de la ruta.

-¿Volvés a menudo a tu Gualeguay querido?

-Sí, periódicamente. Allí tengo a mi madre. Además yo digo que vivo en Gualeguay y trabajo en la Capital Federal. Alguna vez dije que me gustaría pasar los últimos cincuenta años de mi vida en Gualeguay; ya me tendría que haber ido hace un rato.

-¿Dios es importante en tu vida?

-Soy un tipo de una profunda necesidad de Dios. Y lo encuentro a través de sus criaturas y sus obras.

-¿Cómo observás el fenómeno de los multimedios de comunicación?

-Con mucha preocupación. Yo vengo de una época donde cada radio de Buenos Aires era una oportunidad de trabajo. Hoy esa posibilidad se redujo. El que se lleva mal con Eurnekián no podrá trabajar en América, en Del Plata, en Aspen, en Canal 2… Y así con Clarín, que es Canal 13, Mitre, FM 100…

-Vos sos un artesano de la palabra. Tu forma de expresarte es muy cuidada y accesible para cualquiera.

-Te agradezco, sos un amigo (risas). Creo que a la palabra se la bastardea mucho. Hay que cuidarla. Uno tiene que honrar su oficio. Yo digo que me hubiese gustado ser carpintero. Mi padre era zapatero. Entonces, cuando ves una media suela que la pusiste bien, comprobás que tu esfuerzo se materializó. Y de mí, que soy locutor, ¿qué quedará? Quizá, una palabra bien puesta.

-¿Te gusta leer?

-Sí, me gusta mucho. Por momentos fantaseo con retirarme a leer todo lo que tengo pendiente.

-Esta forma campechana, producto de tu origen pueblerino, ¿la trasladás a la radio para comunicarte con los oyentes?

-Me sale naturalmente. Consiste en ser uno mismo. Yo no lo noto, se me escapa. No está propuesto.

-¿Tus programas cambian según el estado de ánimo?

-El ánimo te condiciona mucho. Hay días en que notamos en el equipo que tenemos más ida y vuelta con el otro. Pero el esquema se mantiene: noticias, los cortes de calles, servicios. En muchas ocasiones la actualidad viene dura y el operador Omar Arriola me dice: “Luis, venimos muy cargados de noticias, hagamos un recreo con un chiste o algo distendido”. Y lo hacemos.

-¿Cómo evaluás tu carrera profesional?

-Me considero un afortunado. En una oportunidad me llamaron para hacer Charlando las noticias y ese espacio significó que me hiciera conocido en el gran mundo de la radio. Hasta entonces trabajaba en los informativos como uno más. Después, con Radioshow en Del Plata, ganamos varios premios. Cuando estás convencido de que te quedás sin trabajo surge otra oportunidad. Yo estaba en Continental y no me renovaban el contrato; entonces me llama Julio Moyano para hacer FM Inolvidable y fue sensacional. Gané un Martín Fierro y el Ondas de España. Y ahora en Feeling estoy felicísimo, con un público muy lindo y un equipo muy bueno.

Comentarios Facebook
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •