Reconocido economista y periodista, vive en el barrio desde hace más de 25 años y asegura que nunca pensó en mudarse. Disfruta de salir a correr por el Parque y destaca la gestión del PRO en la Ciudad. Habla de la difícil situación económica -“está todo mal”- y de las próximas elecciones presidenciales. “No descarto que Macri no llegue al balotaje”, pronostica “Zloto”.

Por Tomás Labrit
tlabrit@periodicoelbarrio.com.ar

-Vivís en Saavedra desde hace más de 25 años. ¿Qué te sigue enamorando del barrio?
-Estoy contento de haber mantenido una casa en la que vivo cómodo y disfruto mucho. La mejoré un poco cuando hice una pileta, hace muchos años, pero ya es suficiente. El barrio nos encanta y en lo personal disfruto mucho corriendo por el Parque Saavedra. Últimamente me está molestando el tránsito, en especial cuando agarrás Zapiola para ir al Centro en hora pico, pero Saavedra sigue siendo lindo. Tiene una buena ubicación, es bastante seguro y todavía conserva características de barrio porque, dentro de todo, la construcción en altura está controlada. García del Río se está poniendo más linda, me gusta caminar por ahí  veces, y el Metrobús de Cabildo ayudó.

-¿Cómo te llevás con los vecinos?
-Los conozco y nos saludamos. La madrina de mi hija es una vecina de acá. Imaginate que ya llevamos 25 años en esta casa y uno se va encariñando con el lugar donde se afinca. Lo siento como propio, nunca pensé en mudarme.

-En las entrevistas anteriores que te hicimos nos contabas que tu lugar favorito era el Parque Saavedra. ¿Lo sigue siendo?
-Sí, corro mucho por ahí. Ahora me enganché un poco con el gimnasio, porque aprovecho a ver fútbol mientras estoy en la cinta o en la bici, pero el Parque está muy lindo, te diría que demasiado lindo. En un momento me enojé porque la Ciudad tiene otras prioridades antes. El Parque estaba bien y ahora muy bien, por los arreglos que le hicieron. Lo mismo ocurrió con una plaza cercana a mi casa, que hicieron a nuevo pero no hacía falta. A Conesa la asfaltaron como para que aterrice un Jumbo. Me pregunto para qué invertir tanta plata, habiendo otras prioridades. Eso me enojó un poco y lo charlé con Horacio Rodríguez Larreta. Él tiene sus argumentos, pero yo soy más del criterio de invertir en donde es prioritario: escuelas, hospitales, urbanización de villas.

-¿Qué balance hacés de esta década del PRO gobernando la Ciudad?
-¡Estás gobernando Bélgica! Al margen de las cuatro o cinco villas que hay, es el lugar del país con mayor poder adquisitivo y muchos recursos. Sin embargo, sigue postergada la promesa de los diez kilómetros de subte por año. Lo discutí con Dietrich cuando era ministro de Transporte porteño y tenía sus argumentos. En general, diría que la evaluación de la gestión es buena. El transporte ha mejorado claramente, por ejemplo.

-¿Cómo te movés por la Ciudad?
-Cuando voy al Centro, religiosamente tomo el subte. En los últimos años, las radios en las que trabajé estaban todas en Palermo, entonces dejaba el auto ahí y después me tomaba el subte D o B. No voy al Centro en auto hace años, salvo a la noche, si voy a ver algún espectáculo.

Actualmente, Zloto conduce «El horno está para bollos» en Radio con Vos (FM 89.9).

-Yendo al plano nacional, falta muy poco para las presidenciales. ¿El escenario electoral se va a reducir a Macri y Cristina?
-No necesariamente. Es lo más probable, pero está muy abierto. Macri está muy castigado y derrumbado en las encuestas, aunque es claramente el jefe y quiere serlo. Alguien me dijo que el único que puede convencerlo para que se baje es Durán Barba, mostrándole los números. Si el peronismo federal se las ingenia para presentar alguna fórmula de acumulación, no descarto que Macri no llegue al balotaje.

-¿Es Roberto Lavagna, también vecino de Saavedra, el indicado para ser el candidato de la unidad?
-En ese espacio pareciera ser el que más proyección tiene, pese a que dijo que no iba a competir en las PASO. ¿Se va a bajar Massa, entonces? Está muy abierto ese frente. Faltan tres meses para que conozcamos las listas y puede pasar de todo. El nuevo índice de pobreza fue muy fuerte y le va a pegar al Gobierno. Pobreza, recesión, caída salarial… Está todo mal, empeoró todo.

-¿Cuán grave es la situación económica, si por ejemplo se la compara con 2001?
-Tienen algunos puntos en común, pero recordá que en ese entonces estaba la convertibilidad. Veníamos de varios años de recesión  y tenías el sistema financiero tecleando. Ese fue uno de los disparadores -sino el más importante- del estallido y hoy eso no lo tenés. Hoy hay un momento recesivo, más el problema recurrente de la falta de dólares, pero está la banca del Fondo. El FMI se juega una patriada con Macri porque, si cae él, caen ellos también. Lo están apoyando claramente y de hecho han venido flexibilizando los acuerdos, entonces Macri tiene ese hándicap. Dicho esto, la dinámica psicológica de la economía y la corrida es imprevisible. Hoy hay en depósitos a plazo fijo en pesos el equivalente a 25 mil millones de dólares, pero el Gobierno asegura que, aunque toda esa masa se vaya al dólar, tiene cómo bancarlo. Nadie pensaba que en abril y mayo del año pasado se iba a desatar con esa velocidad la devaluación y la corrida, entonces nada se puede descartar. Más aún si en el escenario está una posible vuelta de Cristina, con todo lo que eso genera en el poder económico.

-¿Es descabellado un dólar a 50 pesos en un futuro cercano, como algunos economistas sostienen?
-Para nada. Acordate que la banda superior de no intervención del Banco Central se fue ajustando y hoy está en 51 pesos. O sea que el mismo Gobierno te está diciendo que, sin intervenir, el dólar puede subir hasta esa cotización. Ahora apareció la habilitación para usar parte de lo que el Fondo le presta al Tesoro, pero la situación es muy inestable. La falta de dólares sigue siendo el gran problema económico de Argentina.

-¿Cuánto de la crisis es producto de la “herencia” recibida, como el Gobierno argumenta, y cuánto de errores propios de gestión?
-No te lo puedo poner en porcentaje, pero que recibió problemas muy complejos no hay duda. Había falta de dólares, en ese momento contrarrestada con el cepo cambiario, inflación y un retraso tarifario absurdo, además de la falta de inversión. Ahora, Macri no mejoró nada. Vos recibís una herencia, te hacés cargo del Gobierno y tenés que mejorar e ir resolviendo problemas, o por lo menos alivianarlos, pero Macri no lo logró en nada. En términos socioeconómicos seguro que no, en lo institucional sí es un tema de relevancia la recuperación del INDEC.

En TV, está al frente del programa «Desafío 20.19», por la pantalla de C5N.

-¿Cómo se encara una elección ante un contexto tan adverso?
-El Gobierno está proponiendo una campaña basada en la polarización y el fantasma del populismo, con una inclinación en los últimos meses a políticas de mano dura y cierta decencia, aunque precisamente no se haya caracterizado por eso. Ahora, así como Macri asegura que no existen las “soluciones mágicas”, creo que lo mágico sería que ganara la elección después de los resultados de sus cuatro años de Gobierno. Sin embargo, no es para nada descartable que eso ocurra, por la polarización, la división de la oposición y la falta de propuestas seductoras. En la oposición no hay nadie que entusiasme, sacando a Cristina, que forma parte de la dinámica de la polarización. Las últimas encuestas que vi dan un panorama parejo en la segunda vuelta.

-Hablando de herencia, ¿cuál va a ser la que dejará Macri? ¿Hay riesgo de default?
-Default no, sí de reestructuración. Si gana la oposición, seguro va a ir a una negociación con el Fondo, porque no se puede devolver semejante cantidad de dinero. El default de prepo creo que está fuera del radar. Si gana Macri, está claro que va a tener más facilidades de negociación que la oposición. El resto, no es mucha plata. Se endeudó exageradamente y llegó un momento en que dijo basta, pero cuando medís el total de la deuda no diría que es el principal problema de Argentina hoy. El tema es cómo hacés para movilizar la economía, eso que Macri creyó que iba a suceder por el sólo hecho de que él llegara al Gobierno.

-En los 90, junto a Jorge Lanata, impulsaste desde los medios una fuerte agenda de lucha contra la corrupción. ¿Te sorprendió el alcance de la causa de los cuadernos y luego la derivación en la denuncia contra el fiscal Stornelli?
-Sí, no deja de sorprenderme por la dimensión y por la peculiaridad del tipo que anotaba. En cuanto a lo de Stornelli y la supuesta extorsión, llama la atención la impunidad y lo burdo de la maniobra. Por el momento, el Gobierno viene zafando en ese caso, aunque Stornelli es un tipo del oficialismo. Si se terminan de comprobar las maniobras de extorsión y cae involucrado alguien del Gobierno, lo va a complicar. De todas maneras, en términos de corrupción se dicen muchos disparates, como por ejemplo la frase “se robaron un PBI”. Se manejan cifras con una liviandad y falta de rigurosidad llamativas.

-¿Cómo es hacer periodismo político en tiempos de grieta tan exacerbada?
-Hay momentos desagradables y me distancié de un par de amigos, pero no tuve ningún tipo de conflicto porque seguí haciendo lo mismo de siempre. En algún momento, cuando llegaban puteadas, me tuve que poner una coraza. En agosto de 2017 me sumé a Twitter con la premisa de no responder a los insultos, hasta que hace unos meses me empecé a divertir ejerciendo la ironía y el sarcasmo, entonces contesto con disparates.

-¿Por ejemplo?
-Cuando me dicen que soy un mercenario que recibo sobres, les digo que cobro en cajas, porque es mucho dinero. También me dicen que colaboré para que Macri fuera Gobierno y yo les respondo que no sólo eso, sino que también considero que es el mejor equipo de los últimos 50 años. Me divierto con lo que dicen. Siempre laburé con absoluta libertad: en TN en momentos de guerra o en Radio Del Plata durante el kirchernismo. En 35 años de periodismo, nunca tuve una incomodidad laboral.

Comentarios Facebook
https://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2019/04/Marcelo-Zlotogwiazda-150x150.jpg

Una Respuesta

  1. Buen viaje, Polaco

    […] mujer Estela y sus hijas Ana e Ivana. Allí nos recibió en abril de este año, en el marco de una entrevista en la que habló de política, economía y, obviamente, de su querido barrio. “Saavedra nos […]

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.