(Edición del Mes: 6 Año: 2013 )

Hinchas de San Lorenzo de Almagro y Huracán dejaron de lado sus diferencias para asistir a personas en situación de calle y colaborar en comedores. En mayo recorrieron diversas esquinas de Villa Urquiza, donde entregaron donaciones recolectadas en la Parroquia de la Anunciación. Un mensaje de paz para todo el mundo futbolero.

Desde hace dos años, San Lorenzo está movilizado detrás de un objetivo: volver a Boedo. En ese contexto, el 8 de mayo de 2010 se realizó una multitudinaria marcha a Plaza de Mayo reclamando el regreso a casa. Obviamente, el acontecimiento fue tapa de todos los diarios del día siguiente, pero casi en forma involuntaria se estaba gestando una idea solidaria. El responsable del Grupo Social y Cultural de San Lorenzo de Almagro, Alejandro Fernández, observó con emoción cuerva cómo los diferentes medios de comunicación abordaron el tema.

Pero lo que le llamó la atención fue un recuadro pequeño en Diario Popular: una madre con su hijo de diez años, hincha de Huracán, enfermo de cáncer de próstata que necesitaba ayuda. “Como responsable del área social y cultural de San Lorenzo decidimos ayudar a la señora para el tratamiento de Agustín -explica Alejandro-. Hace ocho años que realizamos acciones solidarias, pero nunca nos había planteado qué pasaba si lo hacíamos junto con la gente de Huracán. Entonces nos contactamos con la ONG Corazón Quemero y empezamos a trabajar juntos”.

Por el lado de Huracán también la necesidad de la solidaridad latía al ritmo de los goles. Viviana Cialdella, hincha del Globo, explicó el proyecto de Corazón Quemero: “Tiene como fin la inclusión social a través de la actividad deportiva y la educación. Para ello comenzamos distintas acciones relacionadas con la enseñanza, la cultura y el deporte. También tratamos de brindarles a los vecinos de Pompeya y Parque de los Patricios recursos para incluirlos socialmente a ellos y a sus hijos”. Cuando Alejandro le propuso esta idea a Viviana, las diferencias se desvanecieron ante las ganas de ayudar: “Fue una sorpresa muy grata que hinchas de un club rival nos llamen para eso -cuenta Viviana-. Luego siguieron una sucesión de acciones en conjunto que se mantiene. Hay una forma de trabajo que ni siquiera con los propios hinchas de Huracán tenemos”.

Una oportunidad a la solidaridad

Esta acción conjunta fue bautizada “Más allá de los colores” y en mayo llegó a Villa Urquiza. A partir de la iniciativa de un integrante del coro de la Parroquia de la Anunciación, estos hinchas solidarios se juntaron el jueves 9 de mayo en el templo de Altolaguirre 2041. Desde allí partieron a diversas esquinas del barrio con todo lo reunido por el templo, más las donaciones que el propio contingente cuervo-quemero recolectó. Fernández recuerda cómo surgió la idea de llegar al barrio: “Uno de los muchachos de la Subcomisión del Hincha de San Lorenzo está en el coro de la iglesia y nos habló de las acciones solidarias que ellos hacen los días jueves. Reparten donaciones entre las personas en situación de calle y nos invitó a sumarnos. Nos pareció piola para colaborar y de paso aprovechamos para juntarnos con la gente de Huracán”.

Algunas de las esquinas visitadas por este contingente solidario fue Roosevelt en sus cruces con Bucarelli y Triunvirato. Estas acciones sociales entre dos grupos aparentemente antagónicos también tienen como fin concientizar a la sociedad, sobre todo a la futbolera, que la rivalidad debe limitarse a los 100 por 60 metros del campo de juego. “Están matando al fútbol: no puede ser que cuando juega San Lorenzo de local no vienen los de Huracán o al revés. Cantarle a las tribunas vacías no tiene sentido”, protesta Alejandro.

-¿Qué tipo de acciones solidarias realizan?

-Trabajamos mucho en comedores y asistiendo a gente de la calle. Lo que hicimos por Agustín también lo seguimos con Lucas, un pibe de San Lorenzo que está muy enfermo. Es una forma de demostrar que se puede.

-¿Los clubes acompañan estas movidas?

-Alejandro: En toda comisión directiva siempre tiene que haber una persona que se encargue de la parte social. En San Lorenzo eso no existe. Hace ocho años que estamos trabajando en el club y al principio teníamos que pedir permiso para hacer donaciones en nombre de San Lorenzo, hasta que nos cansamos y nos cortamos solos.

-Viviana: En Huracán ocurre algo similar. Nos tuvimos que abrir para cumplir con nuestro trabajo social. Cuando plateamos el proyecto era porque en el Parque Patricios, que todavía no estaba enrejado, había mucha gente en situación de calle frente a la propia sede del club. Nosotros entregamos el proyecto de la ONG para que hicieran lo que quisieran, pero en vez de eso crearon un área social que no funciona.

-¿Qué les dicen los hinchas de sus clubes cuando se enteran de esto?

-Viviana: En nuestra página Corazón Quemero tenemos 5.600 usuarios. Nos sorprendió el apoyo por lo que hacemos. De alguna manera fue legitimar una situación que algunos no se animaban a exponer para no quedar como vendidos.

-Alejandro: Mucha gente no se anima. Yo tuve varios cuestionamientos de hinchas caracterizados, no de dirigentes, y les respondí que prefiero entregar caramelos a un pibe junto a una quemera y no andar a los tiros con ellos.

-¿Cuando se juntan hablan de fútbol?

-Viviana: No mucho porque entramos en rispideces, pero las cargadas son con buena onda.

-Alejandro: Yo siempre digo que a Huracán lo quiero en primera. Quiero jugar el clásico con ellos, no con Vélez o Boca. Además tenemos seis puntos seguros (risas).

Comentarios Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.