Nuevo milagro en el Hospital Pirovano: “Mi papá venció al Covid y ya está en casa”

A través de Facebook, Pablo Reinante agradeció al personal de la institución de Coghlan por haberle salvado la vida a su padre, que estuvo casi tres meses internado. El año pasado habíamos contado un caso similar.

  • 219
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El usuario de Facebook Pablo Reinante publicó en su muro un conmovedor posteo en agradecimiento al personal del Hospital Pirovano, particularmente del SARIP (Sala de Rehabilitación Intensiva post Covid-19), por haberle salvado la vida a su papá tras más de dos meses de internación crítica a causa del coronavirus.

“Del 8 de septiembre al 25 de noviembre de 2020 mi padre Ricardo Reinante -de 75 años, sin ninguna enfermedad preexistente- ingresó sorpresivamente y de urgencia al hospital con sintomatología de un cuadro agravado de neumonía más posible Covid, confirmado 24 horas después de su internación”, comenzó el relato.

“En los casi tres meses que permaneció en el hospital atravesó escenarios severos con los peores pronósticos: desde un estado de coma farmacológico hasta una traqueostomía de urgencia. Los días pasaban y la situación no parecía tener esperanzas. Sin embargo, el personal de Terapia Intensiva y del SARIP lo han dejado todo para que hoy el final de la historia sea diferente al esperado: mi papá venció al Covid y está en casa nuevamente”, celebró en el texto, que acompañó con dos fotos: una durante la internación de su papá, entubado y en estado delicado, y la otra posterior, ya recuperado.

Ricardo Reinante en los momentos más críticos del coronavirus, que pudo superar gracias al personal del Hospital Pirovano.

Reinante destacó el trabajo de “enfermeras, médicos que día a día llamaban para darme el parte, psiquiatras, kinesiólogos, servicio social y cirujanos: la labor que han llevado a cabo denota una ferviente pasión a la profesión que han elegido seguir, porque no sólo salvaron la vida de mi padre en varias oportunidades, sino que además nos acompañaron a nivel emocional”, aseguró.

“Estamos eternamente agradecidos al profesionalismo de cada ser humano con el que nos topamos: son extraordinarios. Sin duda, mi padre ha sido afortunado de haber estado en sus manos en el peor momento de su vida. Ojalá nadie tuviera que pasar por lo que él pasó, pero en el caso que así fuese, deseo de corazón que todos cuenten con los ángeles que contamos nosotros. Gracias por ese amor a resguardar la vida”, escribió conmovido.

Final feliz: Pablo Reinante publicó la imagen de su papá, ya recuperado de Covid, de regreso en su casa.

A través de Facebook, los integrantes de la Terapia Intensiva del Hospital Pirovano se mostraron agradecidos por el testimonio: “Pablo, nos emocionan tus palabras. El equipo multidisciplinario de esta unidad trabaja las 24 horas, los siete días de la semana, para salvar vidas. Pocos pacientes se acuerden de nosotros después de la internación. Gracias por hacerlo”.

Otra vida salvada

En octubre pasado habíamos compartido otra emotiva carta, firmada por Damián Pigliapoco, vecino de Villa Urquiza y lector de El Barrio, quien también agradeció al personal del Hospital Pirovano por haberle “salvado la vida” a su padre Leonel, recuperado de coronavirus tras un mes y medio de internación.

“Destaco el acompañamiento del área médica, que nos informó con llamados diarios la evolución de papá, así como también de área social del hospital. En estos momentos tan difíciles, en donde la presencia de un virus peligroso obliga al paciente a transitar de manera solitaria todo el proceso de la enfermedad, han logrado llevar certeza a la familia, haciéndonos sentir cerca y saber que estaba en las mejores manos”, contó en aquella oportunidad.

Leonel Pigliapoco también superó la enfermedad gracias al destacado trabajo del personal de Terapia Intensiva.

Tras superar la terapia intensiva su padre fue trasladado, dentro del mismo hospital, a las Salas de Rehabilitación Intensiva post Covid-19 (SARIP), donde “en poco tiempo lograron que volviera a la vida casi normal”. El 19 de octubre fue dado de alta y luego continuó con rehabilitación y curaciones de forma ambulatoria.

“A todos/as ustedes no me alcanzan las palabras para agradecer lo que han hecho durante todo este mes y medio de internación en el hospital. Gracias al trabajo que realizaron, mi padre volvió a vivir y hoy lo tenemos en casa”, concluyó emocionado.

Comentarios Facebook
  • 219
  •  
  •  
  •  
  •  
  •