Parque Chas: proponen renombrar la calle Gándara en homenaje a una vecina desaparecida

Se trata de Esther Ballestrino de Careaga, activista social paraguaya que se exilió en la Argentina y fue una de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Cámpora de Parque Chas propone rebautizar a la calle Gándara como Esther Ballestrino de Careaga, en homenaje a la activista social desaparecida, fundadora de Madres de Plaza de Mayo y vecina del barrio. “Por la memoria de nuestra querida compañera impulsamos esta iniciativa que, junto a tu firma, llevaremos como pedido y como bandera a la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires”, afirman desde la agrupación a través de las redes sociales.

En los fundamentos de la solicitud destacan que la mujer “fue ejemplo de compromiso y entrega hacia las causas justas, un emblema del coraje y lucha que perdura en las calles de nuestro querido barrio”. También recuerdan que, en la actualidad, “solo el 3% de las calles de Buenos Aires llevan el nombre de mujeres y en nuestra comuna 15 solo tres”.

Su historia

Esther Ballestrino nació el 20 de enero de 1918 en Paraguay. Según relata La Cámpora de Parque Chas, “desde chica comenzó a vincularse con las causas justas de su país, donde emprendió su carrera de luchadora y militante, y en la década del 40 fundó el primer Movimiento Femenino del Paraguay”. Además se recibió de maestra y doctora en Bioquímica y Farmacia, en la Universidad Nacional de Asunción. En su tierra natal conoció a su marido, Raymundo Careaga, con quien tuvo tres hijas.

“Al ser perseguida por la dictadura de Higinio Morínigo, en 1947 migró exiliada a la Argentina, lugar en el que se reencontró con su esposo. Las calles de nuestro querido barrio, Parque Chas, la vieron llegar el 20 de enero de 1955. En la casa de ‘puertas abiertas’ de Hamburgo y Copenhague forjarían un espacio familiar, de contención, de amistades y perseguidos de Argentina, Paraguay, Chile y Uruguay”, cuenta la agrupación política, que en el barrio tiene una sede en Victorica 2743.

“El compromiso y la solidaridad serían el emblema que determinaría la persecución que sufrirá Esther en manos de la dictadura en Argentina: su hija Ana María y dos yernos fueron secuestrados en junio de 1977 -agrega-. En esa búsqueda llena de coraje que sólo una mujer puede lograr, comenzaría a consolidar la Asociación Madres de Plaza de Mayo, convirtiéndose en una referente”.

Tras ser liberada Ana María, Ballestrino decidió exiliarse en Brasil y luego en Suecia, junto con su familia. Pero decidió volver para “seguir buscando hasta que aparezcan todos” y finalmente fue secuestrada el 8 de diciembre del mismo 1977 en la Iglesia de la Santa Cruz, ubicada en el barrio de San Cristóbal, donde las Madres organizaban la búsqueda de sus seres queridos.

El 8 de diciembre de 2007, a 30 años de su desaparición, se colocó una baldosa en su homenaje en la plaza Éxodo Jujeño, ubicada entre las calles Liverpool, Dublín, Bauness y Gándara, que ahora también proponen que lleve su nombre.

Comentarios Facebook
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •