Pizzería Oliva ya repartió casi 30 toneladas de comida a vecinos necesitados

El comercio de Villa Urquiza está celebrando un año de las “Cenas de Amor”, la iniciativa solidaria impulsada a raíz de la pandemia con el objetivo de “partir el pan y compartirlo”.

  • 124
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Pizzería Oliva está celebrando el primer aniversario de las “Cenas de Amor”, la iniciativa solidaria que lleva adelante desde el comienzo de la pandemia con el fin de ayudar a personas necesitadas de Villa Urquiza y las zonas aledañas. “Ya llevamos entregadas 27 toneladas de alimento”, se emociona Rosul Paredes, encargado del comercio de Lugones 3010, donde todos los martes de 20 a 23 horas sigue repartiendo unas 300 viandas.

“Por la pandemia casi no teníamos ventas, estaban muy bajas, pero sentimos en nuestro corazón que, a pesar de esa situación, mucha gente necesitaba un plato de comida caliente. Entonces invertimos mil pesos para comprar lentejas y arroz y así fue como surgió la “Cena de Amor”, que organizamos todos los martes. Comenzamos con personas en situación de calle -recibimos a más de 40 en las primeras semanas-, después sumamos a jubilados y trabajadores afectados por la pandemia y progresivamente fuimos recibiendo a cada vez más personas. Hace un mes eran 200 y hoy ya estamos entregando entre 250 y 300 viandas entre los dos días”, nos contaba Rosul en septiembre pasado.

La iniciativa se fue haciendo tan popular que, además de la entrega en el comercio, desde este año “también estamos saliendo a la calle en busca de las personas que duermen en los cajeros de los bancos de las avenidas Triunvirato, Congreso, Monroe y Cabildo y les alcanzamos el pan de cada día”, relata Rosul, que atiende el local junto a su esposa Maribel.

La ayuda comprende además a vecinos de Villa Pueyrredón, Saavedra, Coghlan, Núñez, San Martín y Munro, que se acercan al barrio en busca de un plato de comida caliente. “La pandemia sigue estando y nosotros también estamos presentes”, asegura el comerciante, cuya última acción solidaria fue entregar pan casero a 150 familias en situación de calle el pasado 25 de mayo.

“Con mi mujer Maribel y mis hijos Máximo y Felipe conformamos un hogar humilde de Villa Urquiza, que entendió que este no era tiempo de ganar, sino de partir el pan y compartirlo”, reflexiona con emoción el comerciante. Aquellos que puedan y deseen colaborar con la causa, solicita acercar a Lugones 3010 leche, azúcar, arroz o fideos, entre otros alimentos no perecederos, o si no depositar una donación al CBU 0720032888000036718322, del banco Santander Rio, a nombre de Rosul Paredes.

Comentarios Facebook
  • 124
  •  
  •  
  •  
  •  
  •