Platense, “el más grande de los chicos”, y su 7º lugar en una estadística histórica

Con 43 años consecutivos en la máxima categoría del fútbol argentino antes de su primer descenso, entre 1913 y 1955, se ubica detrás de Boca, River, Independiente, Huracán, Racing y San Lorenzo.

  • 231
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Archivo Fútbol, que desde Twitter e Instagram brinda información y estadísticas del archivo histórico del fútbol desde sus orígenes en el siglo XIX, publicó en sus redes sociales un cuadro estadístico con los clubes argentinos que más años se mantuvieron en la Primera División hasta su primer descenso.

La lista es encabezada por Boca con 108 (entre 1913 y 2021), River con 103 (entre 1909 y 2011), Independiente con 102 (entre 1912 y 2013), Huracán con 73 (entre 1914 y 1986), Racing con 73 (entre 1911 y 1983) y San Lorenzo con 67 (entre 1915 y 1981). Hasta aquí nada extraño, ya que se trata de los seis grandes del fútbol argentino.

Pero la sorpresa, o no tanto, es que el séptimo lugar lo ocupa Platense, quien permaneció 43 años ininterrumpidos en la A entre 1913 y 1955. No en vano al club de Saavedra se lo conoce como “el más grande de los chicos”. Al Calamar  lo siguen Estudiantes con 42 temporadas en Primera entre 1912 y 1953, Lanús con 30 entre 1920 y 1949, Gimnasia con 28 entre 1916 y 1943, Vélez con 22 entre 1919 y 1940 y Newell’s con 22 entre 1939 y 1960.

Platense en sus orígenes
Es digna de destacar la trayectoria de Platense en aquellos años de deporte romántico. El glorioso Calamar no fue un equipo más; a lo largo de la infancia del fútbol se convirtió en gran protagonista de varios de los torneos que por entonces eran representativos de un juego lírico, de amor sincero por la camiseta, todavía lejos de las garras del mercado.

Con el siglo transitando sus primeros años, allá por 1916, el Marrón -que había ascendido tres años antes a la Primera División- logró cristalizar su mejor campaña. A tan sólo cuatro puntos de Racing, el gran multicampeón del amateurismo apodado Academia por sus inmensos logros alcanzados, Platense obtuvo el único subcampeonato de su historia. El club estaba en constante crecimiento y, luego de actuar como local durante algunos años en Libertador y Manuela Pedraza, en julio de 1917 se mudó a la legendaria cancha en la que jugaría como local durante más de medio siglo, ubicada en Manuela Pedraza y Crámer. El primer partido oficial que Platense disputó en su legendario terreno fue el 22 de julio frente a Porteño. Empate 0-0.

Entre 1917 y 1971 Platense tuvo su cancha en Manuela Pedraza y Crámer, Saavedra.

Luego de una gran campaña en 1924 -estadísticamente la de mejor rendimiento gracias a la obtención del 78 por ciento de los puntos disputados- llegó otro año inolvidable: 1926. Antes del comienzo de la temporada, la revista El Gráfico había hecho una encuesta donde aparecían como favoritos a ganar el campeonato Platense e Independiente. Ninguno de los dos defraudó; el Rojo fue campeón y el Calamar finalizó tercero con una racha de once triunfos consecutivos.

La exitosa trayectoria del Marrón en el amateurismo se ve reflejada en los números: ocupa el octavo lugar en la tabla de posiciones general -desde 1893 a 1934- con 199 partidos ganados, 107 empatados y 145 perdidos; marcó 618 goles y recibió 504. Su porcentaje de efectividad superó el 55 por ciento y le permitió coronar una etapa brillante en la historia del club.

El año que pudo haber cambiado la historia
Tras la llegada del profesionalismo, el Calamar estuvo en primera 43 temporadas consecutivas, de las cuales 39 las pasó en su legendario estadio de Manuela Pedraza y Cramer. Descendió por primera vez en 1955 y regresó diez años después. Doce años después de ese ascenso sería gran protagonista de un partido que, en retrospectiva, pudo haber cambiado la historia del fútbol argentino: en el Metropolitano de 1967 el Calamar, con Ángel Labruna como DT, alcanzaría las semifinales tras imponerse en su grupo. Allí fue derrotado 4-3 por Estudiantes de La Plata, tras ir ganando 3 a 1.

Gol de Bulla en la Bombonera, para que Platense se adelante 3 a 1 sobre Estudiantes de La Plata el 3 de agosto de 1967.

Un nuevo descenso lo sorprendería en 1971, para sumergirlo en una profunda debacle económica y deportiva. Esta crisis lo llevaría a perder el terreno de Manuela Pedraza y Crámer, como le pasaría a San Lorenzo a fines de esa misma década con el Gasómetro de Avenida La Plata. El último juego en Saavedra fue el 26 de setiembre: triunfo 2-0 frente a Newell’s Old Boys. Platense recién volvería a tener estadio propio en 1979, esta vez en Vicente López.

Luego de grandes campañas y planteles inolvidables, Platense descendería por tercera vez en su historia en junio de 1999 tras ser derrotado por River Plate en su cancha. Pasarían 22 dolorosas temporadas entre la B Metropolitana y el Nacional B antes de que el 31 de enero de 2021 el Calamar ganara el reducido por el ascenso a la máxima categoría del fútbol argentino ante Estudiantes de Río Cuarto, en una infartante definición por penales.

Hoy Platense, como casi siempre lo hizo en su extraordinaria historia, vuelve a dar pelea entre los grandes.

Comentarios Facebook
  • 231
  •  
  •  
  •  
  •  
  •