Por el florecimiento de los jacarandás, la Ciudad se teñirá de violeta en noviembre

Hay más de 14 mil ejemplares distribuidos en veredas, plazas y parques porteños.

  • 263
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El florecimiento de los jacarandás es un espectáculo natural que sucede cada mes de noviembre y tiñe de violeta diferentes rincones de la Ciudad de Buenos Aires, para deleite de vecinos y visitantes. De acuerdo a los datos oficiales, en la Capital Federal hay más de 14 mil ejemplares de esta especie, distribuidos en veredas, plazas y parques.

Se trata del cuarto árbol con más presencia en el espacio público porteño, detrás del fresno americano, el plátano y el tilo. Los barrios con más población son Palermo, Recoleta y Belgrano, y pueden verse en cantidad a lo largo de las avenidas Del Libertador, Figueroa Alcorta y Cabildo. En Villa Urquiza se destacan en la Plaza Echeverría, en Holmberg y Olazábal y en Larralde y Burela, entre otros sitios.

El jacarandá, símbolo de la primavera en la Ciudad de Buenos Aires. Foto: GCBA.

Además de su belleza, el jacarandá presenta como ventajas que sus raíces no son invasivas, su madera es resistente y su follaje genera una amplia sombra. Aunque no se trata de una especie autóctona, ya que es originaria del noroeste de Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay, se volvió parte de la geografía urbana y de la historia porteña, al punto que en 2015 fue declarado árbol distintivo de la Ciudad por la Legislatura.

Cabe recordar que el jacarandá fue incorporado al paisaje urbano por el reconocido diseñador francés Carlos Thays a finales del siglo XIX. Como director de Parques y Paseos, creó el Jardín Botánico y organizó expediciones al norte argentino para buscar flora con valor ornamental que pueda habitar en la Ciudad. El ibirapitá, el lapacho rosado, el palo borracho y el jacarandá fueron las especies que trajo, aportando gran belleza al paisaje urbano.

Comentarios Facebook
  • 263
  •  
  •  
  •  
  •  
  •