Por un caso de Coronavirus, cerró momentáneamente El Tropezón

Una empleada dio positivo y el supermercado de Villa Urquiza, el barrio que tiene más casos de Covid-19 en la Comuna 12, debió bajar sus persianas para realizar tareas de desinfección.

  • 311
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Con el avance de la pandemia en Argentina, los supermercados comienzan a convertirse, a su pesar, en lugares propicios para el contagio del Covid-19. Hace pocos días contamos que se habían producido 9 casos en el Vea de manzanares y Balbín, Saavedra, además de registrarse uno en Walmart y otro en Carrefour, ambos en Villa Pueyrredon.

Ahora fue el turno de El Tropezón, el tradicional autoservicio de Bucarelli y Olazábal, Villa Urquiza. Según puede leerse en un cartel pegado en su puerta, el local permanecerá cerrado momentáneamente mientras realiza tareas de desinfección debido a que se ha confirmado un caso positivo de Covid-19. “La colaboradora se encuentra bien y siguiendo el protocolo designado por el Ministerio de Salud”, asegura la nota. En otro párrafo, El Tropezón informa que seguirá trabajando para asegurar la salud y bienestar de los trabajadores y sus familias, al tiempo que cumplirá con el compromiso de que cada hogar pueda abastecerse de los productos que necesite.

Acerca de El Tropezón
Villa Urquiza tenía apenas 15 años de vida cuando, en la esquina de Monroe y Bauness, José Alvarez decidió abrir un bar y almacén. Si bien no hay datos precisos, la memoria se remonta a 1902: ese año El Tropezón llegó al barrio para quedarse. Tiempo más tarde se sumó su primo, Celestino Ramos, y juntos manejaron el negocio durante muchos años. Ambos eran oriundos de España y cada familiar que inmigraba se incorporaba al local. A mediados de los años 30 llegó Ángel Alvarez, sobrino de José, quien permaneció en el almacén durante seis décadas.

Con el paso del tiempo, la esquina de Monroe y Bauness se transformó en uno de los puntos de encuentro del barrio, sobre todo por el exquisito jamón crudo que allí se servía. A fines de los 60 el edificio estaba muy deteriorado y la familia tuvo que abandonarlo. Pero El Tropezón no dejó de existir: el 7 de octubre de 1968 reabrió sus puertas en el nuevo local de Bucarelli 2154, en esta oportunidad como un pequeño supermercado.

Con los años, bajo la administración de María Ramos, hija de Celestino y la única que está trabajando desde 1968 en forma ininterrumpida, junto a su esposo Carlos Sánchez, se afianzó entre los vecinos como centro de compras. Luego se anexaron unos 2.150 metros cuadrados y se agregaron nuevos sectores de carnicería, verdulería, fiambrería y panadería. “Fuimos el primer supermercado de Villa Urquiza en tener código de barras. Nosotros empezamos a cambiar el barrio”, contaba orgullosa Mary cuando el emprendimiento familiar festejaba sus Bodas de Oro.

Con más de 100 casos de Coronavirus, Villa Urquiza lidera la estadística de contagios en la Comuna 12.

Comentarios Facebook
  • 311
  •  
  •  
  •  
  •  
  •