Preocupante aumento en los costos de impresión

En los primeros dos meses del año este periódico ya debió afrontar un 30 por ciento de aumento sólo en gastos de impresión, tinta y -básicamente- papel. No se trata … Read More

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En los primeros dos meses del año este periódico ya debió afrontar un 30 por ciento de aumento sólo en gastos de impresión, tinta y -básicamente- papel. No se trata de los únicos incrementos, por supuesto: honorarios profesionales, fletes, combustibles y tarifas de servicios públicos, entre otros rubros, se suman a la enorme presión inflacionaria que desde hace al menos una década padece la Argentina.

Para comprender mejor, en marzo de 2004 -cuando iniciamos la relación comercial con el diario La Prensa– la impresión de cada ejemplar de 32 páginas costaba unos 30 centavos. La tirada, por entonces, era de 10.000 ejemplares. Diez años después, en marzo de 2014, el precio unitario de cada periódico impreso -22.000 ejemplares de 56 páginas- ascendía a 1,50 pesos. Es decir un 500 por ciento de aumento, aunque corresponde aclarar que el producto tenía un 75 por ciento más de papel. Por lo tanto, haciendo cálculos proporcionales, un ejemplar de 32 páginas debería costar hace dos años entre noventa centavos y un peso. De esta manera, el aumento acumulado de los costos en el período 2004-1014 fue cercano al 300 por ciento, que de algún modo se corresponde a una inflación promedio del 30 por ciento anual.

Pero el mayor impacto inflacionario sucedió en los últimos dos años, los que van de marzo de 2014 al presente. En ese lapso se produjeron al menos cuatro aumentos de precios que, acumulados, incrementaron la factura de impresión en más de un 100 %. Es decir, un 50 por ciento de inflación cada doce meses. “El alto precio del papel para diario no sólo incide negativamente en los costos de las editoriales sino que, fundamentalmente, atenta con la cantidad -y por qué no calidad- de los contenidos que se le ofrecen a los lectores. El precio del papel en la Argentina no se condice con el que rige a nivel mundial y mucho menos con el que se produce en Chile o Canadá, por tomar dos ejemplos”, opina Guillermo Fossaluzza, secretario de la Cámara de Diarios y Periódicos Pymes de la Provincia de Buenos Aires (Cadypba).

No responsabilizamos de este problema a nuestro proveedor, el diario La Prensa, con quien nos une una entrañable relación de doce años. Nos consta además que ellos mismos resultan perjudicados por los aumentos en los costos, ya que recurren para la compra de papel al único proveedor existente en el país: Papel Prensa S.A. Al ser accionistas de la empresa, los diarios Clarín y La Nación accederían a precios preferenciales en las bobinas de papel. También se ha denunciado que el Directorio de Papel Prensa ha regulado el mercado de este insumo básico para la industria editorial mediante precios y volúmenes producidos. De más está decir que quien controla el acceso al papel puede controlar también la información. Bajo estas circunstancias, muchas publicaciones pueden ver afectado su futuro en el corto plazo.

Durante 2016 la escalada inflacionaria se ha vuelto una amenaza para cualquier emprendimiento comercial, no sólo el periodístico. Desde El Barrio pedimos mesura a los responsables de fijar los precios. Y al gobierno nacional que intervenga en aquellos mercados donde el abuso de la posición dominante se convierta en un peligro para quienes dependen de sus productos y/o servicios.

Comentarios Facebook
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •