El periódico El Barrio nació el 4 de abril de 1999, con apenas ocho páginas y 3.000 ejemplares. Una década más tarde multiplicó por siete su contenido y tirada. En 2004 fue distinguido por la Legislatura porteña y hoy es uno de los medios zonales más importantes de la Ciudad. Recorremos su historia con el testimonio de Marcelo Benini, su director.

“A fines de 1998 mi vida profesional transcurría con normalidad. Era redactor de la revista del Banco Provincia, colaboraba con algún otro medio y vivía sin mayores sobresaltos. Pero con algunos amigos resolvimos juntarnos para proyectar algún emprendimiento comercial que no requiriera una gran inversión y sirviera de complemento a nuestros trabajos estables. En noviembre de ese año tuve varios desayunos de trabajo con Adrián Alauzis y Daniel Marcovecchio, compañeros del colegio secundario, donde discutimos algunas ideas. Che, ¿y si hacemos un periódico zonal?, propuso alguno de ellos”.
La primera reacción de Marcelo Benini fue de escepticismo, pese a que conocía el tema por haber colaborado en la revista barrial Génesis y haber dirigido junto a Daniel Artola el periódico Saavedra al día entre 1991 y 1992, con apenas 22 años de edad. Su temor radicaba en la economía del país, que empezaba a dar señales de paralización y no parecía aconsejar la puesta en marcha de un medio gratuito, que dependería exclusivamente de los ingresos publicitarios.
“Al final de ese día mi cabeza estaba dominada por la excitación de volver a fundar un medio de comunicación barrial, distinto de los que conocíamos por entonces -recuerda Benini-. Así fue como empecé a delinear el nuevo proyecto editorial, tomando como base el mismo modelo de Saavedra al día que había sido bocetado por mi gran amigo y actual Fiscal de las Calles, Sergio Calandra”. En cuanto a los contenidos de El Barrio, nombre con el que se bautizó a la flamante publicación, la premisa siempre estuvo clara: en su totalidad serían temas locales y abordados desde un criterio de producción similar al de las redacciones profesionales. También se determinó la frecuencia de aparición, el primer domingo de cada mes, que hasta la actualidad se respeta a rajatabla en los kioscos de Villa Urquiza, Coghlan, Saavedra y Villa Pueyredon.

La estafa de San Sebastián Propiedades fue el tema de tapa de la primera edición del periódico.

“El proyecto iba tomando forma y ya en febrero de 1999 teníamos un boceto en tamaño real, que fuimos dando a conocer en los comercios de la zona -continúa Benini, desde entonces director editorial del periódico-. También redactamos una carta de presentación que enviamos a través de un mailing, en la que anunciamos nuestra salida el domingo 4 de abril de ese año. La primera señal positiva fue el llamado de Norberto Cahe, director de la Escuela de Natación del Círculo General Urquiza, quien compró el pie de tapa del número inaugural con 45 días de anticipación y hasta el día de hoy anuncia en el periódico”.

Había una vez…
La primera edición llevó en la portada una crónica sobre la estafa de San Sebastián Propiedades, tomando como eje la historia de un joven matrimonio damnificado. Fueron 3.000 ejemplares de ocho páginas en blanco y negro y 36 avisos, que se distribuyeron en los kioscos de Olazábal y Triunvirato, la Estación Coghlan, Balbín y Acha y Balbín y Vedia. A fines de 2000, con el Nº 21, el periódico alcanzó los 8.000 ejemplares y, por primera vez, las 12 páginas. En octubre del año siguiente se produjo un hecho que marcaría un antes y un después en la historia de esta publicación: la incorporación de María Eugenia Surin, hoy director comercial.
La progresiva expansión editorial y publicitaria de El Barrio permitió llegar a las 20 páginas en marzo de 2003 y en abril del 2004, en el quinto aniversario, a los 12.000 ejemplares, impresos en los Talleres Gráficos del Diario La Prensa, donde seguimos en la actualidad. A fines de ese año llegaría otro hito: el periódico fue declarado de Interés Cultural por la Legislatura porteña, gracias a la gestión de Norberto La Porta. En marzo de 2005 la publicación incorporaría el color a en su tapa e interior, ya con 48 páginas y 15.000 ejemplares certificados por el remito de tirada.
Antes del final de ese año comenzó a trabajar Eduardo Torramorell, actual diseñador, y el periódico incorporó nuevos recursos estéticos. Se puede decir que 2005 fue el año de la consolidación de El Barrio, que se convirtió en uno de los periódicos más reconocidos de la Ciudad de Buenos Aires y alcanzó a tocar los 25.000 ejemplares.
El tiempo transcurrió como en un abrir y cerrar de ojos y hoy el periódico está celebrando su vigésimo aniversario. A pesar de las dificultades económicas, las ganas de ejercer el periodismo y el acompañamiento de los vecinos se mantienen intactos.

Comentarios Facebook
https://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2019/04/Tapa-150x150.png

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.