Recordamos a los historiadores de la Comuna 12, colaboradores de El Barrio

Eduardo Criscuolo, Eduardo Pombo y Alfredo Noceti dedicaron gran parte de su vida a investigar los orígenes de Villa Urquiza, Saavedra y Coghlan, además de publicar notas en el periódico.

  • 74
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hoy, 1° de julio, se celebra en Argentina el Día del Historiador. El homenaje fue aprobado en 2002 por el Congreso de la Nación y evoca el nacimiento de la historiografía argentina ocurrido el 1 de julio de 1812, cuando a través del decreto del Primer Triunvirato se determinó que se asentasen por escrito los acontecimientos de la Revolución de Mayo.

La jornada motiva el recuerdo de tres historiadores que dejaron su legado en los barrios de la Comuna 12. Hablamos de Eduardo Criscuolo, Eduardo Pombo y Alfredo Noceti, quienes dedicaron gran parte de su vida a investigar el pasado de Villa Urquiza, Saavedra y Coghlan.

Eduardo Criscuolo

Nació en Palermo el 16 de julio de 1928, durante un cuarto de siglo residió en Saavedra y vivió el último tramo de su vida en Coghlan. Escritor e historiador de vocación, poseía una biblioteca con alrededor de 4.500 volúmenes y transmitió sus saberes como destacado colaborador de El Barrio de 1999 hasta su muerte, el 22 de julio de 2012.

En su trayectoria se desempeñó como Secretario de Cultura de la Biblioteca Popular “Cornelio Saavedra”, dictó varias conferencias en la Fundación Banco de Boston y en el Auditorium del Museo de Ciencias Naturales de La Plata, colaboró en el diario La Prensa, codirigió la página literaria del diario El Pueblo y fue miembro fundador y vicepresidente de la primera Comisión Directiva de la Junta de Estudios Históricos de Coghlan.

A principios de siglo, el Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires -dependiente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires- editó su primer libro, Bibliografía sobre la Ciudad de Buenos Aires. Contribuciones, un aporte invalorable para los investigadores y el mayor legado del recordado Teddy.

Eduardo Pombo

Nació en Palermo en 1926, pero antes de cumplir un año de edad sus padres adquirieron una chacra en el partido de Lobería, provincia de Buenos Aires. Allí vivió hasta 1933, año en que vendieron el campo y construyeron su casa en Villa Cerini, en Mariano Acha 4528.

Desde que era un adolescente concurrió a la Asociación de Fomento de Villa Cerini, ubicada en Arias 4745, de la que fue presidente entre 1953 y 1962. Ese año debió alejarse por razones laborales y se radicó en la provincia de Tucumán. A su regreso a Saavedra volvió a ser titular de la institución entre 1964 y 1973. En 1971 presidió la Junta Vecinal de Saavedra y editó la revista Vida Social Saavedra. Saavedra. Un barrio y un tiempo añorados, fue su gran libro publicado.

Desde la creación de nuestro medio, en 1999, su relación fue frecuente: solía enviar colaboraciones y aportes históricos por correspondencia, desde Mar del Plata, donde estaba radicado, y era un lector fiel a la distancia, ya que le enviábamos el periódico todos los meses. En la Ciudad Feliz falleció el 11 de febrero de 2015.

Eduardo Pombo fue el gran historiador del barrio de Saavedra.

Alfredo Noceti

Nació el 13 de febrero de 1928 en Anchorena y Arenales y falleció el 7 de enero de 2005 en Coghlan, barrio al que llegó el 14 de julio de 1928 para ocupar la casa de la Av. Congreso 3634. Cabe destacar que cumplida su educación primaria ingresó al Instituto Nacional del Profesorado, donde se recibió de Profesor en Historia, aunque nunca ejerció el magisterio en forma permanente. En su faz laboral se desempeñó largos años en la fábrica de chocolates Nestlé, con sede en Coghlan, donde llegó a ocupar su gerencia. Fue allí donde se jubiló.

Noceti desempeñó cargos de jerarquía en la Junta de Estudios Históricos de Belgrano y fue vicepresidente de la Junta Central de Estudios Históricos de la Ciudad de Buenos Aires, como también miembro de número de la Academia de Historia de la Ciudad de Buenos Aires. En julio de 1988, y gracias a su iniciativa, se fundó la Junta de Estudios Históricos de Coghlan.

El profesor Alfredo Noceti transitó con éxito el difícil camino de la historia barrial, en particular la de su amado Coghlan.

Escribió La Reconquista de Buenos Aires: 1806 – 12 de agosto – 1995. 189 aniversario”, editado por la Fundación Urbe en 1995. Dos años después, y con el apoyo de la Sociedad de Fomento de Belgrano R, publicó Historia de Belgrano R. En el año 2000 apareció Coghlan: una estación, un barrio, escrito en colaboración con Emilio Bence. En idioma lunfardo, publicó en 1996 Antiguo Testamento y Evangelio San Lunfa, bajo el sello editorial Guadalupe.

Comentarios Facebook
  • 74
  •  
  •  
  •  
  •  
  •