Sin respeto por el pasado, no hay identidad

La protección del patrimonio es lo que permite sentar las raíces de una sociedad. Sin embargo, en la Ciudad esto no parece ser una prioridad, ya que se han perdido muchas joyas arquitectónicas.