La Terapia Intensiva del Hospital Pirovano recibió una valiosa donación de máscaras

El material fue aportado por Otra forma de aplaudir, una campaña solidaria que encabezan técnicos del CONICET y el Instituto Balseiro. Los profesionales del centro médico de Coghlan, agradecidos.

  • 3.2K
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En el momento más complicado de la pandemia de coronavirus en Argentina, la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Pirovano recibió una importante donación de máscaras para reducir los contagios entre su personal. El gesto fue cristalizado por Otra forma de aplaudir, una iniciativa solidaria que llevan adelante técnicos y profesionales del CONICET y el Instituto Balseiro de Bariloche.

La máscara “Full Face”, como la nombraron, “es un kit de piezas que consta de una máscara de snorkel lista para usar, un adaptador personalizado y un cartucho de filtro igual o superior en su calidad de filtrado al barbijo N95”, explican los donantes. “El principal beneficio es que proporciona un escudo de cara completa y un sello de aire, al tiempo que permite un flujo controlado de admisión y escape a través de la máscara-filtro y se puede esterilizar”, destacan.

Cabe recordar que los equipos de protección personal son una de las necesidades más importantes para los trabajadores de la salud en el marco de la crisis sanitaria del COVID-19 en todo el mundo. Las máscaras que cubren ojos, nariz y boca son la primera línea de defensa y un elemento clave para la seguridad del personal, que diariamente se expone a altas probabilidades de contagio.

“El barbijo respirador N95 puede bloquear al menos el 95% de las partículas bacterianas y virales en una escala de longitud submicrométrica, y es el elemento habitual y necesario para uso de los trabajadores de la salud que tratan con pacientes infectados con SARS-CoV-2. Sin embargo, la mayoría de estos respiradores fueron diseñados como desechables, lo que significa que no son aptos para ser re-utilizados o retenidos por un período prolongado de tiempo”, explican los profesionales de Otra forma de aplaudir sobre los motivos que los impulsaron a encarar la iniciativa solidaria.

“El rápido agotamiento de los suministros -agregan- ha provocado que muchas instituciones de salud exhorten a sus trabajadores a usar varias veces sus respiradores desechables N95, lo que puede producir un riesgo extra de infección. Además, estos barbijos no cubren la totalidad de la cara, quedando expuestos a fluidos contaminados ojos y zonas cercanas a nariz y boca”.

El personal de Terapia Intensiva del Hospital Pirovano ya cuenta con las máscaras protectoras que recibieron en concepto de donación.

Los profesionales aclaran que “estas máscaras no se comercializan, sino que son entregadas de forma gratuita al personal de salud que las solicite online completando un formulario”. Hasta el momento se donaron cerca de 2.000 piezas a más de 130 centros de salud de todo el país, entre ellos los hospitales Garrahan, el Zonal de Bariloche, el Dr. Cosme Argerich, el San Martín, el de La Plata y ahora el Pirovano, ubicado en Monroe 3555, barrio de Coghlan.

“En tiempos donde enfrentamos una emergencia sanitaria es imprescindible cuidar a los profesionales de la salud que se exponen día a día a altas probabilidades de contagio del Coronavirus. En ese sentido, el grupo de profesionales de Otra forma de aplaudir, de forma independiente y en modalidad teletrabajo, aporta sus capacidades para atender esta demanda urgente proveyendo al personal de máscaras que cubran todo el rostro”, subrayan.

Comentarios Facebook
  • 3.2K
  •  
  •  
  •  
  •  
  •