Tirarán abajo una esquina histórica de Villa Urquiza, obra de Ángel Gasparutti

La propiedad, en perfecto estado, se encuentra ubicada en Blanco Encalada y Bucarelli. El Gobierno de la Ciudad había autorizado “demoliciones y excavaciones cuya paralización implica riesgos”.

  • 3.1K
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La inminente desaparición de una hermosa propiedad de Bucarelli y Blanco Encalada, obra del célebre arquitecto Ángel Gasparutti, motivó que una vecina de Villa Urquiza advirtiera en las redes sociales un posible incumplimiento legal en el procedimiento del Gobierno de la Ciudad en relación a las demoliciones. Aunque a comienzos de 2020 este periódico había anticipado el destino de la histórica esquina, la pandemia de Covid-19 hacía presumir que la decisión podía verse demorada en este contexto de severas restricciones en el sector de la construcción. 

“Indigna que en plena cuarentena el Gobierno de la Ciudad autorice la demolición de una casa que estaba perfecta“, se quejó con amargura la usuaria de Twitter Verde Metal, quien incluye en la queja el link donde consta el permiso otorgado por la Ciudad para proceder con el derrumbe del inmueble el 13 de abril pasado. En el documento puede leerse la leyenda “COVID-19 – Reinicio de Obra Autorizado”.

El malestar de la vecina radica en que la propiedad que será tirada abajo se encuentra en perfecto estado de conservación, sin peligro de desmoronamiento. Aclaremos que el 13 de mayo la Ciudad de Buenos Aires flexibilizó parcialmente la cuarentena en el sector de la construcción, pero sólo para demoliciones y excavaciones cuya paralización implica riesgos. “Esta obra no estaba iniciada y claramente no implicaba ningún riesgo”, enfatizó la lectora, una seguidora de nuestras publicaciones que permanentemente aporta una mirada lúcida sobre los temas urbanos de la Comuna 12.
“Demolición total y obra nueva”, puede leerse el el permiso otorgado por el Gobierno de la Ciudad.
Perfecta simetría
Sobre el valor histórico de la casona, reflexionábamos con nostalgia en el artículo que publicamos hace algunos meses: “La propiedad en cuestión, que tiene una antigüedad superior a los 80 años ya que aparece en una fotografía aérea de la Ciudad de Buenos Aires de 1940, se espeja con su gemela de la vereda de enfrente, de la misma época y con una fachada curva justo sobre la ochava, por lo que cuando sea demolida esa curiosa simetría se perderá”.
Las propiedades que ocupan las ochavas de Blanco Encalada y Bucarelli están hermanadas en el diseño, una simetría que se perderá.
La obra, dijimos, pertenece a Ángel Gasparutti, legendario constructor de Villa Urquiza y hermano de Máximo, creador del Cine Teatro 25 de Mayo. Su valor arquitectónico es evidente, pero eso no le alcanzará para salvarse de la piqueta. Si bien los inmuebles de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires cuyos planos fueron registrados antes del 31 de diciembre de 1941 no pueden ser demolidos, reformados, ampliados ni intervenidos con nuevas construcciones sin una previa evaluación, esta vivienda no pasó la prueba: su suerte está echada.
Comentarios Facebook
  • 3.1K
  •  
  •  
  •  
  •  
  •