Trabajadores del Burger King de Villa Urquiza reclaman por falta de pago

Empleados del local de comidas rápidas denuncian no haber cobrado la totalidad se sus haberes y que los obligan a reintegrarse al trabajo el lunes 13 de abril sin garantías de seguridad.

Hace pocos días, las empresas que integran la Cámara Argentina de Establecimientos de Servicio Rápido de Expendio de Emparedados y Afines recortaron hasta un 50% los salarios de marzo de sus trabajadores bajo el argumento del respaldo que les otorga una cláusula del convenio colectivo de trabajo. Algunas de las firmas que aplicaron esta polémica medida son McDonald’s, Burger King, Wendy’s, Mostaza, KFC y Starbucks. La medida generó la reacción de sus empleados, que el pasado 6 de abril manifestaron su disconformidad mediante un comunicado.

Los damnificados son unos 25.000 empleados que trabajan a tiempo parcial y cobran quincenalmente. Desde la Federación de Trabajadores Pasteleros Servicios Rápidos, Confiteros, Heladeros, Pizzeros y Alfajoreros pidieron la intervención del Ministerio de Trabajo para exigirles a las empresas el pago total de los salarios de marzo. Luis Hlebowicz, secretario general del gremio, declaró a Infobae que los trabajadores de comercios de comida rápida de todo el país percibieron recortes de hasta el 50% según el caso. “Concretamente se les descontó el presentismo de marzo y las horas que no se trabajaron durante el mes por el aislamiento obligatorio que decretó el Gobierno”, destacó. Los empleados dicen que, más allá de esta declaración, el sindicato no tomó ninguna medida en defensa de sus afiliados.

En las últimas horas el tema se reinstaló a través de un comunicado publicado en las redes sociales por un grupo de trabajadores de la sucursal Villa Urquiza de Burger King. En el flyer se informa que la empresa sigue negando a la fecha el pago de la totalidad de los sueldos de marzo, que hizo pasar la cuarentena como licencia “de manera inconsulta para no abonar el presentismo” y que les informó que debían presentarse a trabajar el lunes 13 de abril sin ofrecerles “garantías del cumplimiento de las medidas de seguridad e higiene ni cubrir los viáticos necesarios”.

El conflicto laboral abarca no sólo a los locales de Burger King, sino también de McDonald’s y Mostaza entre las hamburgueserías más conocidas. Uno de los trabajadores damnificados cuenta que en cada sucursal hay un promedio de 30 empleados y que la mayoría tiene entre 20 y 24 años. Un empleado de estas casas de comidas rápidas cobra en promedio $ 9.700 por quincena, pero la mayoría percibió menos de la mitad: apenas $ 3.600. “Hablamos de miles de pibes afectados -agrega la fuente-. La última liquidación no incluyó el presentismo y la patronal decidió pasar la cuarentena como licencia. Digo decidió porque los chicos se enteraron cuando cobraron, lo que supuso una rebaja enorme en sus sueldos”.

Con respecto al anunciado regreso al trabajo, el empleado aclara que los locales volverán a operar desde el lunes 13 de abril exclusivamente para el delivery y con menos cantidad de personal: “Cuando se inició la cuarentena despidieron a todos los chicos que estaban en período de prueba”. Cabe destacar que los locales de comidas rápidas de la Comuna 12 afectados por esta política laboral son al menos diez (tres de McDonald’s, dos de Burger King, dos de Starbucks, uno de Mostaza, uno de Wendy’s y uno de KFC) y están distribuidos en Villa Urquiza (zona de Triunvirato y Monroe), Villa Pueyrredon (Walmart) y Saavedra (Shopping Dot).

Desde este medio intentamos ponernos en contacto con algún representante de Burger King a través de su cuenta de Twitter, pero no tuvimos respuestas hasta el momento.

Comentarios Facebook