Un corralón cumple 100 años de actividad en el límite de Belgrano y Coghlan

Se trata de Sanitarios Tocco, ubicado en Monroe 3500, frente al Hospital Pirovano. Lo fundó un inmigrante italiano y hoy es continuado por sus bisnietos. Evocamos su historia.

  • 93
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

A finales del siglo XIX, cuando la Argentina comenzaba a recibir la gran inmigración europea, llegaba desde el pueblo italiano San Giuseppe Jato, en la provincia de Palermo, Sicilia, Giuseppe Tocco. Como todo inmigrante, José desembarcaba con el anhelo de “hacer la América”, pero también con el dolor del desarraigo. “Yo vine millonario, millonario en sueños y en piojos”, decía con ironía.

Retrato de Guiseppe “José” Tocco, el fundador.

Tras un comienzo en el campo y luego en el ferrocarril, al poco tiempo pudo empezar a darle forma a su sueño: en 1920 fundó en Monroe 3500, frente al ya activo Hospital Pirovano, un corralón que este 5 de octubre está cumpliendo 100 años de actividad ininterrumpida en el límite de Belgrano y Coghlan y es continuado por la cuarta generación de la familia.

Los primeros años del corralón, que hoy está celebrando su centenario.

Hoy llamado Sanitarios Tocco, en sus orígenes se trataba de un negocio que abarcaba todos los rubros: pinturería, ferretería y venta de materiales de construcción, entre ellos hierros y maderas. A la par del trabajo, José edificó su familia. Se casó con Lucía, también inmigrante española, y tuvieron tres hijos: Livio Adelmo (conocido como Quique), que se incorporaron al comercio, y luego llegó Rómulo, quien siguió una carrera universitaria y se recibió de odontólogo.

Quique, más tarde, tuvo dos hijos. El primero fue Julio, que trabaja en el negocio desde los 22 años y lo fue convirtiendo en un local inclinado a la venta de instalaciones sanitarias, accesorios, repuestos, griferías y amoblamientos de baño. La segunda fue mujer, Silvia, que se dedicó a la medicina.

Quique y Julio posan, hace ya varios años, en la vereda del local.

En la actualidad, Sanitarios Tocco es administrado por Julio y también por sus hijos, Marcelo Florencia. “Nada podría haber sido posible sin el acompañamiento de las mujeres: mi bisabuela Lucía, que apoyó al fundador José; mi abuela Laura; Cristina, mi madre; y Gabriela, que me acompaña a mí y somos padres de Isabel y Valentina“, destaca Marcelo Tocco.

Julio y Marcelo, padre e hijo, felices por el siglo de actividad de Sanitarios Tocco.

Hoy el local está cumpliendo 100 años de historia en el barrio de Belgrano, en el límite que lo divide de Coghlan, “con el orgullo de haber podido mantener con gran esfuerzo un negocio familiar pese a los avatares propios de un país inestable”. “Lo más significativo para nosotros es rendir homenaje y reconocimiento a todos los que formaron parte de este negocio, tanto la familia como los empleados -asegura Marcelo-. Mi abuelo dedicó toda su vida al negocio, llegaba todos los días como si fuera el primero y aún en la actualidad recibimos clientes y amigos que lo recuerdan con mucho cariño”.

El corralón celebra sus 100 años con un imponente cartel.

La familia adoptó como fecha de aniversario el 5 de octubre, el día de nacimiento del bisabuelo fundador. “Nuestro gran agradecimiento es para todos los clientes y proveedores que nos acompañaron y acompañan en el presente. Somos la cuarta generación de la familia Tocco y continuaremos -Dios mediante- con la tradición de trabajo y amistades que supieron forjar nuestros antecesores a través de tantos años”, concluye emocionado Marcelo.

Comentarios Facebook
  • 93
  •  
  •  
  •  
  •  
  •