Un loteo de 1912 ofrece pistas de cómo era Villa Urquiza en sus primeros años

Hace más de un siglo se realizó la venta de 86 terrenos ubicados en tres manzanas de Pampa y Alvarez Thomas, “sobre adoquinado y a 100 metros del tranvía”, en 48 mensualidades sin interés.

  • 56
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Marcelo Benini
mbenini@periodicoelbarrio.com.ar

 

Con 25 años recién cumplidos, Villa Urquiza  era hacia 1912 un vecindario pujante que se ofrecía como una atractiva opción para vivir en los suburbios de la Ciudad de Buenos Aires, aunque conectado a través de numerosas líneas de transporte y próximo a Belgrano. Regularmente salían a la venta terrenos muy bien ubicados y en condiciones de pago flexibles, que se anunciaban en importantes revistas de la época.

Una de esas tantas operaciones inmobiliarias sucedió el domingo 27 de octubre a las 14.30, cuando V. S. Lobato y Cía realizó la venta de 86 lotes ubicados en tres manzanas de Pampa y Alvarez Thomas, “sobre adoquinado y a 100 metros del tranvía”. La firma de bienes raíces describió como espléndida la ubicación de los terrenos, situados en “uno de los parajes más lindos y edificados y de porvenir seguro e inmediato”, entre Belgrano y Villa Urquiza.

Panorámica del barrio de Villa Urquiza a mediados de la década del 20, con la traza de la Av. Triunvirato como guía.

“Dan frente a la importante calle Pampa, con adoquinado recién construido, a las avenidas Alvarez Thomas y Bella Vista, y a las calles Miller, Sucre y Echeverría; entre dos líneas de tranvías: el 96, a 100 metros, sobre la calle Acha, y el de Lacroze a Villa Urquiza, por el bulevar Triunvirato, a cuadra y media”, dice el aviso, publicado en la revista Caras y Caretas. La citada avenida Bella Vista es la actual Combatientes de Malvinas, que también supo llevar el nombre de Donato Alvarez antes de adoptar su denominación actual en 1994.

Aviso a toda página publicado por el semanario “Caras y Caretas” el sábado 26 de octubre de 1912.

La venta de los terrenos fue anunciada sin precio base, “a tanto la vara cuadrada”, en 48 mensualidades sin interés: tres de seña en el acto del remate, otras tres a los 20 días (al momento de escriturar en las oficinas de Teófilo Lescurat y Sanguinetti) y las 42 restantes a contar desde el 1 de diciembre de ese 1912, con un descuento del 6% anual a quienes anticipen mensualidades.

La posesión de los lotes era inmediata. Todos ellos medían entre 10 y 12 varas de frente (8 a 10 metros) y entre 15 y 60 varas de fondo (12 a 50 metros). Once de ellos se ubicaban en esquinas, “con sus correspondientes ochavas ya hechas y cedidas a la Municipalidad, lo mismo que todas las calles a que dan frente los terrenos”. Se aclara además que “la segunda sección que se construirá de la cloaca máxima, cuya obra ya había sido adjudicada, pasa por la calle Pampa, frente a los terrenos”.

La promesa era cierta: una de las 80 chimeneas que existen en la Ciudad de Buenos Aires para ventilar el sistema de cloacas se ubica en Alvarez Thomas y Forest, a un kilómetro de distancia de los lotes comercializados hace 109 años.

Comentarios Facebook
  • 56
  •  
  •  
  •  
  •  
  •