Un meteorito histórico surcó el cielo de Villa Urquiza el pasado 7 de mayo

Se trató de un fragmento del cometa Halley y fue fotografiado por un vecino desde su balcón. Cada año la Tierra pasa por una zona de escombros que el cuerpo celeste dejó hace siglos.

El pasado 7 de mayo a las 18.35, el vecino de Villa Urquiza Mario Corti se asomó al balcón dispuesto a observar la superluna. Sin embargo, vio algo que le llamó la atención. No supo si correspondía al paso de un avión -no se escuchó ningún sonido y en cuarentena no había vuelos- o a algún fenómeno atmosférico. “Se trataba de una estela de humo que pasaba de este a oeste y se perdía en el horizonte. Algunos amigos me comentaron que vecinos suyos de la zona de Olivos escucharon una explosión, pero hasta el momento no hubo ninguna noticia sobre incendios o accidentes que pudieran provocar tales hechos”, nos escribió, pidiéndonos mayor información.

El vecino Mario Corti fotografió el fenómeno desde su balcón de Villa Urquiza.

La explicación la dio al día siguiente Diego García Lambas, director del Instituto de Astronomía Teórica y Experimental (IATE) del Observatorio Astronómico de Córdoba (OAC), al diario Clarín. “Por lo general las bolas de fuego son meteoritos, que entran a la atmósfera a gran velocidad. No es que la Tierra los atraiga. Entran porque están en órbita y les toca cruzarse con la Tierra”, explicó.

“Hay nubes de escombros en el sistema solar. Estamos todos orbitando alrededor del Sol y la Tierra en algún momento se cruza con alguno de esos escombros, que varían en su tamaño y pueden venir en forma radial y chocar contra el suelo o tener un recorrido más rasante, y uno lo ve como una bola de fuego porque hay una entrada de un objeto compacto, que cruza en forma transversal a la atmósfera a altísima velocidad y se recalienta”, comentó.

El 7 de mayo se produjo una lluvia de restos del cometa Halley, fenómeno que se repite todos los años.

“Cuando entran, se desarman y se prenden fuego, por así decirlo. Se ponen incandescentes y cruzan el cielo. Algunas veces llegan a la superficie, en forma de meteoritos. Pero estas bolas de fuego por lo general tienen trayectorias rasantes a la atmósfera. Por eso uno los ve como una bola de fuego y no necesariamente chocan con el suelo. Por lo general son pedazos de cometas que están en el sistema solar”, añadió.

Justo ese jueves 7 de mayo se produjo una lluvia de meteoritos provenientes del cometa Halley, fenómeno que se repite todos los años y lleva el nombre de Eta Acuáridas. En los meses de abril y mayo la Tierra pasa por la zona donde están los restos dejados por el cometa Halley hace siglos.

Al igual que la Tierra, el cometa Halley orbita el Sol. Además, va dejando una nube de escombros conforme sigue su trayectoria en el Sistema Solar. El evento ocurre entre el 19 de abril y el 28 de mayo, pero este año el pico de la lluvia de meteoritos fue entre el 5 y 8 de mayo, cuando se produjo el ingreso a la atmósfera de cerca de 50 meteoritos por hora.

Comentarios Facebook