Un viejo tala es amenazado por el fast food previsto en la Biblioteca Saavedra

La decisión de concesionar la sede cultural para uso gastronómico incluye no sólo el área cubierta sino también un sector de parque donde se ubica el árbol, declarado “especie representativa de la Ciudad”.

  • 143
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hace algunos días este medio compartió la noticia de que el Gobierno de la Ciudad concesionaría el espacio actualmente ocupado por la Biblioteca Brigadier Gral. Cornelio Saavedra, dentro del predio del Museo Saavedra, para ofrecer el servicio permanente de cafetería, repostería, sándwiches, fast food, comidas ligeras, minutas y bebidas en general.

“Llámase a Licitación Pública de etapa única N° 10002-1209-LPU21 al amparo de lo establecido en la Ley N° 2.095 (texto consolidado por Ley N° 6.347), su Decreto Reglamentario Nº 74/GCABA/21, y la documentación que se aprueba en el Artículo 1° de la presente Disposición, cuya apertura se llevará a cabo el día 22 de diciembre de 2021 a las 11:00 horas a través del Portal Buenos Aires Compras (BAC), fijándose un canon base en la suma de PESOS CUARENTA Y DOS MIL ($ 42.000.-)”, detalla una disposición publicada en el Boletín Oficial Nº 6260. El monto equivaldría al alquiler de un departamento de dos ambientes en Villa Urquiza.

Las áreas afectadas a la concesión de la Biblioteca Saavedra. En verde, el área descubierta sobre el Parque General Paz.

Luis María Saavedra, sobrino del Brigadier General Cornelio de Saavedra, adquirió los extensos terrenos en los que estableció su chacra, donde hoy se encuentran emplazados los edificios del Museo Saavedra y la biblioteca. Luego de la muerte de la viuda de Saavedra, el poder ejecutivo envía al Congreso un proyecto de declaración de utilidad pública y expropiación de la chacra, pero sólo después de 1941 la municipalidad logra tomar posesión del terreno”, se lee en la página web del Gobierno de la Ciudad.

El enorme tala, de aproximadamente 70 años, que brinda sombra en los jardines del Museo Saavedra.

El espacio asignado a la confitería se compondrá de aproximadamente 100 metros cuadrados cubiertos y 50 de expansión descubierta, dentro de los cuales hay un frondoso tala de unos 70 años de antigüedad. Cabe agregar que el 6 de agosto de 2015 la Ciudad de Buenos Aires sancionó con fuerza de ley (Nº 5337) la declaración del Tala (Celtis ehrenbergiana antes conocido como Celtis tala y también como ivirá guasú o yuasí -í-), como “especie representativa por su carácter autóctono y valor histórico”.

Si el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, la Subsecretaría de Gestión Cultural y la Dirección General de Promoción del Libro, Bibliotecas y la Cultura se exponen a la interpelación pública por alterar drásticamente la función de una sede que funciona bajo su jurisdicción, la amenaza al árbol histórico suma un conflicto de tipo ambiental.

En virtud del Artículo 1° de la presente, se establece la obligación de preservar los ejemplares existentes, la prioridad de plantar ejemplares en plazas, parques y áreas parquizadas públicas y la prohibición de podarlos o extraerlos, en concordancia con la Ley 3263. Asimismo, queda establecida su difusión en el ámbito educativo”, dice el texto de la norma, que lleva las firmas de Cristian Ritondo y Carlos Pérez.

De prosperar la iniciativa de la licitación gastronómica, el personal del Museo Saavedra deberá abandonar el sector lindero a la Biblioteca y reubicarse en un primer piso que no cumple con las normas básicas de seguridad e higiene. Al edificio de la Dirección, en tanto, se trasladarían los libros del espacio cultural desalojado. De esta manera compartirán lugar con la biblioteca histórica del Museo Saavedra, donde se hallan valiosísimos incunables que terminarán mezclados con libros de textos de menor valor. Este traumático enroque sería para hacerle lugar a una cafetería a cambio de un módico canon.

Comentarios Facebook
  • 143
  •  
  •  
  •  
  •  
  •